¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Carpintería Moderna, una empresa familiar con compromiso y responsabilidad social que apuesta a la ciudad

El emprendimiento familiar dedicado a la fabricación de muebles y otros productos, creció hasta convertirse en una empresa líder en su rubro. Un negocio sustentado bajo la premisa de la responsabilidad social industrial, que apuesta a seguir creciendo en base a los pilares que la definen: innovación y pasión por el trabajo.

El Eco

Carpintería Moderna es un emprendimiento familiar que comenzó en el año 2009 desde abajo, con lo mínimo indispensable, en el garaje de la casa de uno de los dueños, Jorge Almenta. En 2015 inauguró su planta en el Parque Industrial y en pocos años, la empresa se ha convertido en una de las líderes del rubro. Andrea Almenta, hermana de Jorge y socia  de la empresa, junto al cuñado de ambos, Pedro Ñiguez, llevan adelante este modelo de negocio que está sustentado sobre las bases de la innovación, la pasión y la responsabilidad.

Ella es la única mujer que conforma el equipo interno de trabajo, constituido por Lino Zalazar, Alejandro Ñiguez, Leandro Islas, Víctor Vandevalle, Nahuel Formaini, Mario Gómez, Pedro Asimi. También hay un  grupo externo dedicado a otras tareas, del cual forman parte Héctor Manente,  Luz Alonso, Isabella Ibarra, Mercedes Guazzelli, Mercedes Morondo y  Andrea Ríos.

En diálogo con El Eco de Tandil, la empresaria focalizó en las fortalezas y escollos que posibilitaron su actual posicionamiento, y apuntó a un crecimiento integrado para construir un futuro mejor.

-Como empresaria y dirigente industrial, ¿qué cosas te enorgullecen tras haber transitado tantos años en el sector?

-Desde lo personal y familiar que hayamos podido formar una empresa desde cero, casi sin nada de recursos, más que las herramientas que nos ha dado la vida, el trabajar en familia manteniendo las relaciones intactas. Desde lo social, el haber generado empleo y saber que somos parte de la evolución de las personas que trabajan con nosotros  somos una empresa comprometida con el desarrollo social de la comunidad. Desde lo económico el lograr crecer y sostener la empresa  en esta coyuntura política y económica donde las empresas pymes somos el eslabón  más frágil del sector productivo, ya que nos afectan todas las decisiones macroeconómicas sin poder incidir  sobre ellos. Todo esto es un orgullo para nosotros.

-¿Cuáles son los pilares o valores que movilizan tu mayor compromiso y que creés que deberían guiar la actividad industrial/empresarial?

-Desde ese lugar, los valores que tenemos como empresa y creemos que son  los pilares: innovación, creatividad, la pasión por lo que hacemos, la flexibilidad y capacidad de adaptarnos. La ética y la responsabilidad social no deberían faltar. Los vínculos humanos y la calidad, son también valores fundamentales a transmitir en cualquier proceso  industrial.

-¿Hay algún ejemplo de prácticas cotidianas y concretas que reflejan esos valores y ese compromiso?

-En las prácticas específicas tratamos de involucrar  a nuestro personal en la toma de decisiones para que sean parte del proceso de cambio y se impliquen en ellos, porque somos un equipo de trabajo, ellos son colaboradores, somos como una familia, cuidamos a nuestros proveedores. Al momento de tratar con los clientes no vemos un mero acto  comercial sino que entendemos que tenemos que brindar un servicio en el que se sienta satisfecho. Además, apuntamos a la estrategia de la responsabilidad social.  No solo debe preocuparnos generar riqueza para la empresa, sino que procuramos generar riqueza económica y social para el entorno  protegiendo el medio ambiente. El consumidor que viene  vas a exigir que los procesos de transformación tengan en cuenta esta cuestión la transparencia y la ética en esto deben ser pilares. Cuidar los recursos y mejorar la calidad de vida de la personas, en esa ecuación todos ganamos.

-Respecto de las prácticas en la industria, ¿cuáles son las conductas de seguridad e higiene que deberían seguirse más allá de las normativas vigentes?

-Te puedo dar un ejemplo. La ley te dice que vos compres un botín de seguridad con puntera para que si se cae una madera no lastime al operario, pero se puede comprar un botín de 600 pesos de caucho duro, o uno de 3 mil pesos, anatómico, porque entendemos que la persona  va a estar parada todo el día y debe estar confortable. Hay muchas cosas que se pueden hacer desde lo cotidiano que representen esos valores en los que creemos. Desde nuestro accionar contribuir todos los días a la calidad de vida, para que todo mejore, satisfacer  las necesidades del cliente, ver todo desde una perspectiva humana. Nosotros hoy tenemos un producto de responsabilidad social empresaria Decocubo Solidario (piezas de melamina de diferentes colores, en formato cúbico), tenemos muchos recortes que se descartan de las placas. El valor de esta propuesta radica en el trabajo colaborativo entre los diferentes actores participantes de la iniciativa: Carpintería Moderna, la Facultad de Ciencias Económicas de la Unicen, aportando estudiantes y docentes voluntarios que colaboran en el plan de marketing y la comercialización de los Decocubos; el Centro de Formación Integral 1, armando estas piezas en sus talleres de oficios.  Lo recaudado va a organizaciones sociales, no a través de la beneficencia, porque consideramos que el trabajo y desarrollo de negocios se debe dar también en esos niveles para poder sustentarse.

-¿Cuáles son los obstáculos más difíciles de transitar o las carencias más difíciles de cubrir en la Pyme argentina?

-Ante lo que no se puede modificar no desesperarse. Estar abiertos al diálogo, ante una dificultad nos juntamos con el equipo de trabajo, consultamos con profesionales, hablamos con otros actores del sector cuando uno tiene un problema y lo comparte,  la perspectiva del otro ayuda  a generar la salida. En este contexto que nos ha pegado muy fuerte, pero o nos quedamos llorando sobre lo que nos pasó o vemos qué posibilidades tenemos. Desarrollamos nuevos productos, viendo en qué podemos mejorar. Abrirse y trabajar con otros es lo que salva, y la flexibilidad para poder cambiar y no quedarse enganchado con lo malo.

-De cara al Bicentenario de la ciudad, ¿cómo definirías el objetivo/el ideal para Carpintería Moderna en particular y para el sector industrial en general?

-De cara al Bicentenario, el eje principal no debe ser otro que el desarrollo productivo y social. Con la integración de  diferentes sectores y la inclusión de políticas que potencien y favorezcan  la producción local sin perder de vista lo regional. En Carpintería Moderna nos gustaría trabajar en un sector más integrado, con la mira puesta en la mejora continua, la calidad en el servicio y con una producción que se aun orgullo para la ciudad dejando de lado la guerra de precios y mezquindades. Me gustaría que trabajemos todos juntos en ver cómo mejoramos y generamos un producto de excelencia, vender a nivel nacional y exportar, podría realizarse con el esfuerzo de todos.

-¿Cómo ves la presencia de mujeres en el sector industrial?

-El difícil encontrar mujeres en el sector industrial, ya que para desarrollar una industria te lleva años y ha sido históricamente un sector ocupado por hombres. Creo que es un espacio que la mujer tiene que conquistar. Las diferentes miradas de perspectiva de género enriquecen al sector. Y creo también que la mujer tienen las capacidades como para liderar cualquier industria y competir para integrar los puestos del sector productivo. Es una cuestión de estructuras  culturales que, entiendo, con la maduración social se ira rompiendo.

-Para cerrar nos gustaría que cuentes algo más de este modelo de compañía responsable que perseguís y vas construyendo a diario.

Con todo lo que está pasando con el sector empresario, cómo hemos quedado posicionados,  me gustaría repudiar todo lo que sucedió con los “arrepentidos”, cómplices de un saqueo a los bienes de la sociedad. Quiero dejar en claro que los empresarios no somos todos así, y la sociedad tienen que empezar a marcar la diferencia. Está  el empresario que se compromete y tiene una ética, y el que no. Nosotros estamos comprometidos con toda la sociedad.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario