¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Hubo fuegos artificiales, música y vuelta olímpica

La Bombonera se vistió de fiesta en la previa del partido de Boca ante Unión para celebrar el título de Primera División, en un festejo que incluyó música a cargo de un DJ, la vuelta olímpica de los futbolistas y el cuerpo técnico, con sus familias y un show de fuegos artificiales.

Las celebraciones comenzaron en la puerta del hotel de Puerto Madero en el que concentra Boca, donde decenas de hinchas se congregaron para alentar a los jugadores y después iniciar una caravana hacia el estadio.

En el recorrido, algunos de los integrantes del plantel boquense, como el colombiano Frank Fabra y el arquero Axel Werner, su subieron al techo del micro para cantar junto a los simpatizantes.

Ya en la Bombonera, el plantel, los mellizos Guillermo y Gustavo Barros Schelotto y sus colaboradores, saltaron al campo de juego a más de una hora del inicio del partido para dar la vuelta olímpica y recibir la ovación de los fanáticos «xeneizes» que colmaron el estadio Alberto J. Armando.

Media hora más tarde, cuando la voz del estadio dio cuenta de las alineaciones, las máximas ovaciones fueron para el colombiano Wilmar Barrios, el goleador Darío Benedetto y el técnico, el «Mellizo» Guillermo.

En las tribunas, aparte de las habituales banderas, los hinchas formaron la bandera boquense con cientos de globos rectangulares, azules en las populares de la tercera y primera bandeja, y amarillos en la del medio.

Minutos antes del partido, los futbolistas de Boca volvieron a ingresar al campo de juego, ya vestidos para jugar, pasando por un «puente» formado por chicos de divisiones inferiores, en medio de un fervoroso aliento y bajo el estruendo de fuegos artificiales.

Luego, se formaron alrededor del círculo central, cubierto por un gran escudo de Boca y un dron sobrevoló el estadio, llevando colgada la estrella 66, en alusión al reciente título, mientras sonaba de fondo la música de la película Star Wars.

Una vez consumada la victoria ante Unión por 2 a 1, continuaron los festejos en la Bombonera, que apagó sus luces principales para dar paso a reflectores azules y amarillos, mientras el público seguía firme, sin dejar sus lugares.

Mientras los futbolistas se retiraron durante algunos minutos a los vestuarios, 66 chicos vestidos con los colores del club, portando cada uno una estrella para recordar los títulos boquenses, se desplegaron en el campo de juego.
Poco después, las estrellas se iluminaron y los chicos dieron una vuelta olímpica, mientras en el medio de la cancha se montaba una estructura para la premiación de los campeones.

A continuación, los locutores que conducían el evento empezaron a nombrar de a uno a los jugadores, que se asomaron desde el vestuario, ovacionados, para sumarse a la foto general.

Ataviados con grandes gorros y banderas con los colores azul y oro y hasta con un bombo, los integrantes del plantel campeón recibieron las correspondientes medallas y la copa.

La jornada festiva se cerró con otro despliegue de fuegos artificiales, una nueva vuelta olímpica de los jugadores y los hinchas cantando «dale campeón» y pidiendo por la Copa Libertadores, que el club volverá a jugar en 2018. (NA)

Nota proporcionada por :

Deja un comentario