¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Independiente, dueño de un emotivo clásico

Por Fernando Izquierdo, de esta Redacción

[email protected]

Un emotivo clásico, resuelto en los segundos finales, marcó anoche el debut de los representantes tandilenses en la edición 2017/18 del Provincial de Clubes de básquetbol. El festejo fue de Independiente, que en Villa Italia prevaleció por 86-85 frente a Unión y Progreso, en cotejo de la primera fecha de la zona Sur.

Rojinegros y tricolores le dieron forma a un juego entretenido, con alternativas cambiantes y con pasajes de alto nivel, acaso por encima de las expectativas que se depositan en un partido de estas características: debut para ambos, con el agregado de la reedición de una tradicional rivalidad.

Los de Nicolás Rusconi disfrutaron de la delantera al cabo de casi toda la noche, aunque atravesaron un tramo apremiante en el tercer cuarto, donde el dueño de casa paladeó su mejor momento y no poder propagarlo demasiado terminó costándole caro.

Dos propuestas diferentes se impusieron en el arranque. Independiente edificó su primera ventaja con lanzamientos lejanos (llegaron bombazos de Dilascio y Leandro Mateo) y el tricolor disfrutó de un buen arranque de Trapote, influyente con sus lanzamientos cortos, y Gastón González, su ladero en la pintura y el mejor de su equipo en el partido pese a perderse el cierre por descalificación (fue castigado por una técnica y una antideportiva).

Dicha tendencia convenció a Rusconi de que la mejor alternativa en defensa era renunciar a las asignaciones individuales, pasando a establecer una zona 2-3. Unión lo padeció, dado que es un equipo que no se caracteriza por disponer de grandes tiradores y, para colmo, Jerez, contratado para mejorar al plantel en esa faceta, tuvo la pólvora mojada casi toda la noche.

La movida le permitió a Independiente dejar a su rival en su goleo más bajo (18) en el cuarto por cuarto. Contar con un Dilascio (15 puntos en el segundo parcial) encendido del otro lado, le valió al rojinegro llegar a su máxima diferencia (29-41).

Pero tras el descanso largo, Unión comenzó a dibujar un tramo diametralmente opuesto. Su ofensiva comenzó a desplegarse con una fluidez y naturalidad que solamente tendría en ese pasaje y en el otro costado de la cancha su entusiasmo forzó a Independiente a incurrir en malas ejecuciones. El combo derivó en un 19-4 que puso a los locales arriba luego de mucho tiempo (58-52).

Quien sacó la cara por el rojinegro en ese momento adverso fue “Juani” Mateo. El necochense, de discreta faena hasta ese entonces, fue el encargado de frenar el aluvión tricolor e impedir que éste se transforme en una debacle para los suyos. Anotó cinco puntos consecutivos para terminar de erigirse en el autor de los primeros nueve de su equipo en el cuarto.

Fue el inicio de una recta final signada por la paridad. Grutzky también hizo de las suyas, siendo determinante para que Unión despierte, y Gastón González también se hizo sentir hasta que su notable producción concluya por la mencionada incidencia.

Pero fue Independiente el que mejor cerraría. Tras dos cuartos completos sin anotar, Leandro Mateo volvió a dar una muestra de carácter y Hartstock contribuyó con un triple para que su equipo llegue mejor pisado al desenlace.

Unión sobrevivió con dos triples consecutivos de Novara ( sus primeros puntos del juego) y un par de corajeadas de Tracana.

En desventaja de cuatro, sin posesión y con poco más de 30 segundos por delante, Unión se la jugó a no cortar con falta. Como era lógico, Independiente exprimió al máximo los 24” y les dejó a los locales unos 10”. Necesitado de dos posesiones para evitar la derrota, el tricolor encestó un triple a través de Novara pero a falta de solo un segundo, tiempo imposible para soñar con la heroica.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario