¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

“No olvidaré jamás ese final”

Un triunfo inolvidable, con sufrimiento, pero celebrado con intensidad por Marcos Confalonieri en el Parque Juan Silva de Rauch.

No es fácil subir al escalón más alto del podio, el lugar donde todos quieren llegar y muy pocos pueden acceder. El primer triunfo en cualquier categoría tiene un sabor muy particular. Las sensaciones son únicas.

A Marcos Confalonieri le costó sudor y lágrimas alcanzar el sueño y el objetivo. Rauch fue su primera vez. El día estaba escrito para el “crédito” tandilense y no quiso dejar escapar la oportunidad. Cuando le faltaba media vuelta, su máquina sintió el rigor, comenzó a perder velocidad, y quien peleaba con el (Juan José Gamas) le ocurrió algo similar. Con el último suspiro los dos gladiadores arribaron a la meta. “Fue un día muy especial. No olvidaré jamás ese final. Cuando peleaba con Juanjo (Gamás) no quería resignar el lugar, si tenía que abrir las puertas, lo hacía. Fueron algunas vueltas intensas. En la horquilla, y en la última vuelta se puso en tres cilindros, luego en dos, detrás veía que Gamás tenía problemas, salió muy despacio. Seguí como podía, la gente me hacía señas. El final fue impresionante. La visión se complicaba con el humo. Llegamos con lo justo. Una alegría muy especial, estaba mi familia, mi padre, mi gente y muchos amigos. Estoy reaccionando ahora. Vamos a seguir trabajando. Roberto y Gustavo Inorreta hicieron un gran trabajo, junto a Sebastián Vía, Julián y Andrés Hansson, y Gustavo Campos. Gracias a todos”, le comentaba Confalonieri a vertigomotorsport.com.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario