¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

“Calzonudo y punto” celebra 170 funciones y se despide mañana

La pieza interpretada por Marcos Casanova y Claudia Gayo, bajo la dirección de Alejandra Casanova, se despide después de haber cosechado miles de aplausos a través de las 170 funciones que han dado.

La obra trata acerca de un padre de familia que trabaja catorce horas diarias y desea en su franco quincenal toda la paz que el silencio de hogar le pueda proporcionar. Una esposa dedicada exclusivamente a las tareas domésticas, sentenciada al silencio de las largas ausencias de su marido, dispuesta a descomprimir su necesidad de hablar el día que ambos se ven por más de una hora. Un hijo adolescente que es la caricatura misma de la adolescencia que navega entre la desidia de uno y la sobreprotección del otro. Una historia que se repite una y otra vez pero que no deja de asombrar como si no fuera la propia. Humor costumbrista, sin golpes bajos, sin situaciones escatológicas, para toda la familia.

¡A vivir la fiesta!

El Eco de Tandil habló con Marcos quien aseguró que la obra “es la comedia tandilense más vista y los espectadores que ya la han visto, aseguran que es un concierto de carcajadas. Alcanza con cruzarse con algún espectador que sale del Club de Teatro luego de ver la obra y el comentario es unánime”.

Además no es ajeno a las situaciones cotidianas que viven miles de personas pero en este caso es tomado totalmente desde el lado del humor: “Un matrimonio, la rutina, los saltos generacionales entre padres e hijos, la debacle económica, los parientes inoportunos, el temor a lo inesperado, discusiones tan reales como bizarras, situaciones que hacen que el público vea en esta obra un espejo nítido de su propia realidad. El resultado es la maravillosa posibilidad de reírse a carcajadas de uno mismo”.

Cabe destacar que Marcos Casanova y Claudia Gayo brindan actuaciones que dan que hablar y se suman a la experiencia de la directora Alejandra Casanova que conoce el estilo como su propia mano tal cual ellos la definen. Le preguntamos a Marcos si pensaba que llegarían a tal cantidad de puestas. Esto dijo: “Si alguien nos predecía 170 funciones y esta locura de respuesta del público, seguramente no le hubiésemos creído. Esto ha ido creciendo y las funciones se fueron sumando. Hicimos la gran mayoría de las funciones en el viejo Club de Teatro y en el actual, temporadas enteras en La Confraternidad, hicimos varios Teatros del Fuerte, siempre a sala llena. Temporadas en la costa, recorrimos kilómetros de ruta, visitamos otras ciudades y también en clubes de barrio y en pequeños pueblos.

Este año y después de 7 años de haberla estrenado fuimos a Las Flores y nos trajimos dos menciones a mejor actriz y mejor actor. Por eso volvimos al club. Firmábamos un empate pero ganamos por goleada y lo que iba a ser una vuelta por dos funciones se transformó en otra temporada más… ¿y van?”.

Una obra a pura carcajada

-¿Cómo les fue en esta última etapa en el Club?
Claudia Gayo: -Fantástico, superó todo lo que pensábamos. Yo, personalmente, pensaba que era una obra muy vista, que de hecho lo es, así que me impresionó la sala llena en cada presentación. Es una obra que me pone feliz, y siempre el plan de volver es una fiesta. Es como el buen vino, pasa el tiempo y se disfruta más
También la directora, Alejandra Casanova, dijo lo suyo: “La única verdad es que la gente disfruta mucho de esta historia que tenemos para contar. Hay una empatía manifiesta desde que llegan al teatro y se apagan las luces. Es cierto que es una obra muy vista y lo digo sin exagerar ni tirar números al azar pero varios miles. Cada día de función es digno de ver el profesionalismo con el que trabaja este elenco. Si la función es a las 21 ellos están ahí desde las 18. Y se preparan con tiempo, y preparan sus cuerpos y caldean sus voces. Un rito que se repite y acrecienta con el tiempo. Un lujo.

-Ahora se despiden…
Marcos: -Y queremos despedirnos a todo trapo. Queremos agradecer una y otra vez esta respuesta que siempre hemos recibido. Es un clásico ir al teatro y eso nos gratifica. Me encuentro con gente que me dice: esta la vi, aquella también, me falta ver aquella o a otra. Que a uno lo tengan tan presente lo llena de orgullo y de responsabilidad. Por eso mañana sábado sabemos que la sala va a estar llena.
Claudia: -Es una invitación formal la que hacemos. Mañana a las 21 ahí estará todo listo y queremos que sea una fiesta. Para que la fiesta sea completa, contamos con ustedes.
Alejandra: -Como siempre, entradas anticipadas y con descuento en el Multimedios hasta el sábado al mediodía y luego dos horas antes de la función en el teatro si es que quedan… si es que quedan (risas).

Nota proporcionada por :

Deja un comentario