¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Afirman que reforzar la educación sexual integral desde jardín ayudaría a prevenir embarazos adolescentes

La licenciada en obstetricia Juliana Ballesteros dialogó con El Eco de Tandil del embarazo adolescente y explicó lo que considera que está fallando para prevenirlos. Su mirada es amplia, ya que trabaja en el CIC de Movediza, en los centros de salud comunitarios de Maggiori y de Lisandro de la Torre, en el Hospital Ramón Santamarina y en el ámbito privado.

Ballesteros explicó que por un lado hay una mejoría en torno a la preocupante problemática en el sentido de que los métodos anticonceptivos se entregan de forma gratuita y porque además desde 2012 se llevan adelante los talleres ESI (Educación Sexual Integral) en los establecimientos educativos, de los cuales también participan los centros de salud.

Indicó que por un lado están las adolescentes que buscan el embarazo y por otro los que se embarazan accidentalmente.

La profesional planteó que la problemática es muy compleja y que los accidentes no suceden sencillamente por desconocer los métodos anticonceptivos.

“Muchas veces las mujeres adolescentes están en pareja con hombres mayores que ellas y en general por no perder la pareja, por temor, por presión, por una prueba de amor, el adolescente confía en el mayor lamentablemente en estos casos y muchas quedan embarazadas y se quedan solas, porque el hombre o tiene otra familia o no se hace cargo de la relación, ese es el gran conflicto en el embarazo adolescente”, lamentó.

El fortalecimiento

Para más detalles, indicó que por un lado están las adolescentes precoces, que quedan embarazadas entre los 10 y los 14 años y por otra las tardías de entre 14 y 19.

En el caso de los embarazos precoces, aseguró que se trata de abuso, que en la mayor parte de los casos es intrafamiliar.

“La chica viene con alguien de 30 años o 25 y es abuso porque corre riesgo su vida ya que está engendrando una vida en pleno momento de su desarrollo”, señaló.

Por otro lado, en las adolescentes en general está presente el tema de la opresión de iniciarse sexualmente antes de lo que desea, por los amigos, la pareja. “Esa inseguridad se trabaja en el ESI, que es lo que deberíamos reforzar porque uno da métodos anticonceptivos, la información la tienen porque estamos en la era de google, el chico quiere saber algo y lo busca en internet. El problema no es la falta de información, el problema es cómo se usa en el fortalecimiento del chico”, manifestó.

Y cuestionó que todavía escucha padres o docentes decir que “el ESI estimula a los chicos a tener relaciones, una persona que dice eso nunca leyó el material, porque habla del fortalecimiento, el respeto, desde el jardín se habla de lo íntimo, del respeto, uno va fortaleciendo a los chicos para que el día que vayan a afrontar la decisión de iniciar sus relaciones sexuales, lo hagan con libertad”.

“Uno tiene que trabajar eso del respeto desde el jardín, que sepan que no son un objeto, que no son pertenencia de alguien, eso prevendría muchísimos embarazos adolescentes”, afirmó.

Y afirmó que “inclusive los padres que no quieren hablar con sus hijos, no los acompañan al momento de acceder al método anticonceptivo, aunque a partir de los 16 pueden retirar los anticonceptivos por su cuenta. Pero los menores, si inician sus relaciones y no pueden dialogar con los padres, terminan no accediendo al método anticonceptivo. Por eso es tan importante el diálogo, familiar y en la escuela”.

Un gran
engaño

En tanto, aseguró que “es un gran engaño pensar que hablar de sexualidad es incitarlos a tener relaciones. La salud sexual habla del respeto, de la igualdad, que todos puedan elegir, que cada uno tiene su tiempo”.

Lamentó que todavía hay escuelas en las cuales los ESI no se trabajan o se desvirtúan. “Por ejemplo, a mi hija le enseñaron a lavarse los dientes en una clase. No tiene que ver con lo que es el ESI”, sostuvo.

“Yo siempre invito a los padres a leer los manuales por internet y se van a dar cuenta de que trabaja sobre el fortalecimiento del niño y el adolescente, sobre poder decidir, y decir no”, aseguró.

“Ahora saben,
antes no sabían”

No obstante, Ballesteros admitió que ve mejoras porque tiempo atrás cada vez que iban a dar charlas a los ESI notaban la incomodidad de los chicos, que había “había una cuestión de tabú muy grande, ahora aprovechan esa instancia para hacer preguntas, nos esperan con dudas, veo mejoras en el deseos de los chicos de poder escuchar”.

“Lo que noto es que por lo menos saben, antes no sabían, yo cuando hago el sistema prenatal, hago una entrevista y la mayoría no lo buscaba y no se cuidaba, pero conocía los métodos anticonceptivos. Todos los adolescentes que van conocen los métodos anticonceptivos, quedaron embarazadas por descuidos, mal uso del método o por opresión de la otra persona. En general cuando hay un embarazo adolescente y está con otro adolescente ves acompañamiento, lo que me pone muy mal es ver la adolescente que viene con los padres y no se sabe nada de la pareja, hasta se lo protege porque es mayor, por temores, miedo, cuando son mayores generalmente se borran”, afirmó.

Y sostuvo que “el tema es complejo con esos hombres que no se hacen cargo, desaparecen y hasta muchos las convencen de quedar embarazadas y las dejan solas. Pasa que a la adolescente se la culpa porque toma actitudes de mujer más grande, se pone sexy, siempre se culpabiliza a la víctima, pero al padre ese que abandonó a esa nena con un bebé nadie lo juzga, nadie le dice nada”.

“Ese chico se cría sabiendo que el padre está por ahí y no lo reconoce. Ese es el gran tema, y lamentablemente se repiten esas historias”, manifestó.

“Darle el anticonceptivo
no es la solución”

En cuanto al embarazo precoz aseguró que afortunadamente no son muchos los casos, pero entre 4 y 6 al año hay. No obstante, la mayor parte son chicas de 15 años para arriba.

“Tratamos de trabajar en equipo con psicólogas para contenerlas porque es muy difícil estar llevando un embarazo de ese modo, porque la mayor parte quedan solas, con la culpa del que dirán, el maltrato que reciben de su familia y ni hablar los temores. Yo estoy en el parto de muchas chicas y se desbordan por lo fuerte que es todo lo que están viviendo a una edad muy temprana”, describió.

Y agregó que “lamentablemente si no se trabaja con el fortalecimiento de esa nena, de poder tomar decisiones, va a volver con otra pareja o la misma a quedar embarazada al poco tiempo”.

También aseguró que hay casos de chicas que toman bien las pastillas anticonceptivas pero eventualmente tuvieron vómitos, tomaron antibióticos o tomaron mucho alcohol y quedan embarazadas, por eso les recomiendan usan también preservativo.

“No es solamente tener el método anticonceptivo, no es la solución, porque el chico sigue teniendo relación en forma no sana, no linda, no sabe lo que es el placer, muchas chicas no saben lo que es un orgasmo. No hay un inicio sexual por placer, sino por la presión. Hay algo que tiene que salir del jardín de infantes, trabajar en el fortalecimiento del chico para que pueda decir no, esto me gusta y no me gusta, eso no está trabajado bien. Eso no solo pasa en los barrios, sino en todos lados”, finalizó.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario