¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Asaltaron en su casa a una mujer de 75 años y se alzaron con dinero y joyas

Un violento asalto ocurrió alrededor de las 9 de ayer, en una vivienda situada en la calle Ezeiza 1115. La propietaria, Elida Haydée Martínez, de 75 años, se encontraba desayunando cuando escuchó un fuerte estruendo en su puerta y, al sacar la traba, fue sorprendida por tres delincuentes armados y a cara descubierta. Uno de ellos la apuntó con un arma, mientras los otros dos le revolvían “todo” en busca de dinero. Tras amenazarla y maniatarla, se alzaron con 3 mil pesos en efectivo y joyas.

Una mujer que esperaba el colectivo en Ezeiza y Necochea -esquina en donde hay un domo del Centro Municipal de Monitoreo- advirtió lo que estaba sucediendo y rápidamente llamó al Servicio 101 Mejorado. La policía acudió al lugar y montó un intenso operativo, que finalmente terminó en la detención de dos de los asaltantes, en tanto, el tercero es intensamente buscado.

Tras el atraco, la damnificada dialogó con El Eco de Tandil, aún con su presión alta y algunos raspones en su rostro que, según admitió, no recordaba con qué se había lastimado. Confesó que temió mucho por su vida y aseguró que los malvivientes la amenazaron con cortarle un dedo.

Luego de haber prestado declaración a la policía, que rápidamente se hizo presente en su casa, y haber sido asistida por personal médico, Martínez contó los detalles y mostró en qué condiciones había quedado su hogar con casi todas sus pertenencias desparramadas por el piso.

Relató que los delincuentes le golpearon la puerta y ella sacó un barrote que coloca siempre para trabarla, sin sospechar lo que le iba a ocurrir. Automáticamente, uno de ellos, armado, le apuntó con un revólver. “Queremos plata”, le dijeron, a lo que ella les aclaró en todo momento que no tenía.

“Yo gritaba para ver si sentían los de al lado, soy sola. Les dije que no tengo plata y me decían que sí. Me dijeron que eran de Buenos Aires y me preguntaron si venía mi marido y les dije que no tengo marido. Soy jubilada”, detalló Martínez.

Mientras recorría el interior de su casa para mostrar que le habían revuelto todo, relató que tras maniatarla con una sábana y taparle la boca para que no gritara, los malvivientes le robaron alhajas de oro, que tenía guardadas en una caja dentro del ropero, y 3 mil pesos de su jubilación que guardaba en su billetera.

 

“Tenía mucho miedo”

 

“Creo que me voy a tener que acostar ahora. Ya vinieron a tomarme la presión y la tengo alta, ¿cómo no la voy a tener alta? Tenía mucho miedo porque el hombre del arma estuvo todo el tiempo encima mío, creía que me iban a pegar un tiro y gritaba para ver si sentían los de al lado, pero no”, expresó la señora.

“No me pegaron, me querían cortar un dedo. La policía se llevó la tijera. Me decían que querían plata. Sinceramente cuando abrí y me apuntaron con el revólver, no sé cómo no me caí al piso”, admitió.

 

La aprehensión

 

Tras el llamado de la vecina que aguardaba el colectivo, rápidamente agentes de la Policía de Prevención Local arribaron al lugar. Al llegar advirtieron la presencia de dos jóvenes que salían de la vivienda para darse a la fuga.

Uno de ellos escapó hacia un predio abandonado, ubicado justo frente al domicilio de la víctima, efectuó un disparo con arma de fuego y finalmente fue aprehendido. Los efectivos secuestraron un teléfono marca Nokia, propiedad de la damnificada, y un revólver calibre 38.

El otro sujeto fue aprehendido en la calle Viamonte, entre Ezeiza y Payró, y tenía en su poder alhajas varias, que luego fueron reconocidas por Martínez como de su propiedad.

Los aprehendidos fueron identificados como Maximiliano Tasín y Miguel Angel Herrera, ambos domiciliados en Tandil. En tanto que el tercer delincuente es buscado por la policía. En el lugar, también trabajó personal de la comisaría Segunda y Policía Científica.

Intervino la UFI 12 a cargo del fiscal Damián Borean, bajo la supervisión de la jueza de Garantías Stella Maris Aracil.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario