¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Asediados por los robos y amenazados, los vecinos de Villa del Parque piden respuestas

Vecinos de Villa del Parque viven asediados por los robos y muchos además temen denunciar porque han sido amenazados por los delincuentes. Frente a este contexto, hablaron con El Eco de Tandil, sin dar a conocer sus identidades por temor a las represalias y expusieron la compleja situación que atraviesan, a la vez que expusieron posibles soluciones.

Contactados permanentemente por un grupo de Whatsapp, los vecinos se avisan entre ellos los movimientos extraños en un barrio donde es común ver pasar delincuentes en moto con televisores u otros objetos debajo del brazo.

“Hace 15 días hubo un robo en una casa, fueron amenazados por los mismos ladrones porque el marido al otro día quiso recuperar sus cosas porque obviamente nosotros sabemos quiénes son los que roban. Ellos salieron a hacer unos mandados y no había nadie en la casa, le robaron un televisor y una pava eléctrica, pero es la tercera o cuarta vez que le roban”, contó uno de los vecinos.

Y explicó que “una vez le robaron todo y le rompieron la cuna del nene, estaba cansado de tantos robos. Fue a buscar a los supuestos ladrones y lo amenazaron con armas, después vino la madre de uno de los chicos y le dijo que se cuiden, que son peligrosos, que están armados”.

“Hay dos casos de madres de delincuentes que saben que los hijos son muy peligrosos y no saben qué hacer, uno es menor y el otro mayor. También está vinculado el tema droga y una de las madres está desesperada y no sabe qué hacer con el chico”, indicó.

“Las noches de
tormenta son fatales”

Una de las frentistas explicó que “la geografía del barrio es muy particular, se ve todo, como hay lugares más altos y otros más bajos, los que viven más alto ven todo. Los vemos pasar con los televisores, se los ve pasar con las motos, con los whattsapp nos avisamos todo”.

Los terrenos baldíos además favorecen la fuga de los delincuentes, que se escabullen con mucha facilidad con los objetos sustraídos.

“Las noches de lluvia y tormenta son fatales, son los momentos en que más roban y después hay horarios fijos, temprano a la mañana, entre las dos y cuatro de la tarde que los hemos visto pasar con motos y barretas. Es más de día, a no ser que sea una noche tormentosa que haya mucho ruido, y aprovechan eso para robar”, manifestó.

Recordaron además que en febrero en una noche de tormenta desvalijaron una casa, se llevaron sillones, heladera, cama, mesas de luz, la vaciaron y luego en marzo a una pareja que estaba por mudarse le robaron e incendiaron la vivienda.

Aseguran que los delincuentes conocen sus horarios, los vigilan, y se tienen que “conformar” con que no ingresan cuando los propietarios están dentro.

Urbanización

Los vecinos vienen solicitando hace tiempo que se urbanice el barrio, ya que consideran que de ese modo se favorecerá la seguridad.

Por un lado solicitaron más iluminación, para lo cual les dijeron que debería haber cordón cuneta. Pero los vecinos aseguran que es algo imprescindible porque “es una boca de lobo”.

“Como comisión estamos peleando por la urbanización del barrio. Consideramos que si la urbanización avanza, va a ayudar a mejorar la seguridad”, dijo una de las vecinas.

En ese sentido, destacaron que si hubiera un transporte público que circulara por el barrio cada 10 minutos habría más movimiento, si las calles no estuvieran intransitables los patrulleros podrían circular sin inconvenientes, si las calles estuvieran señalizadas la policía encontraría mejor los lugares de los hechos delictivos.

Las denuncias

“Los vecinos estamos muy comprometidos con esta situación porque es una realidad que nos está tapando y cada vez es más seguido, la gente tiene temor a denunciar porque es a su vecino al que tiene que denunciar. Nos pasó un hecho puntual en el cual la señora que denunció fue amenazada”, contaron.

Y en ese sentido, una de las frentistas admitió que “a la denuncia hay muchísimo temor, nosotros pinchamos mucho para que denuncien y se ha avanzado mucho, pero gran cantidad de hechos quedaron sin denunciar. Por ejemplo, obras en las que roban materiales, hay gente que no se puede terminar de construir la casa porque le entran a robar”.
De hecho el año pasado en una casa que estaba casi terminada le robaron prácticamente todo, hasta el inodoro y el sistema de alarma.

“Hay chicos que están contentos de mudarse, pero cuando les empiezan a robar se frustran, ni siquiera uno puede ser dueño de tener el sueño de una casa. Es un barrio bellísimo y de gente muy solidaria, tenemos un pequeño fondo para cuando a alguno le roban una puerta o una garrafa, pero nos sentimos un poco solos o que las respuestas no son sólidas”, admitieron.

En tanto, aseguraron que “hemos trabajado un montón y siempre nos han atendido de forma excelente desde el Municipio y la Policía que trabaja mucho, hay más presencia policial, pero el abordaje tal vez debería ser más integral, si tuviéramos más respuesta de infraestructura podríamos avanzar mucho más”.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario