¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Carta de lectores

El edificio del ex Banco Comercial

 

Señor Director:

Tengo la necesidad de compartir con los habitantes de nuestra ciudad una sensación que quizá por personal, no llegue a comprenderse, pero no me cabe duda de que se trata de la historia misma de Tandil y también de su presente, visitada hoy por turistas y elegida por muchas personas para radicarse en ella.

Nos hemos acostumbrado a ver en la esquina de Pinto y Rodríguez la decadencia de un edificio verdaderamente hermoso: el del ex Banco Comercial.

Las paredes sucias, los vidrios manchados, opacos, los papeles amontonados en los rincones de sus columnas, mezclados con los residuos que regalan las palomas, la magnífica puerta muriendo de a poco dan una imagen de tristeza y abandono lamentable.

Y, por si fuera poco, la puerta abierta de la calle Pinto, la del Directorio en mis épocas de empleada, me permitió con sólo empujarla un poco, asomarme al salón.

Vi un baldío con olor nauseabundo, con yuyos que le han ganado al parqué, lleno de palomas muertas, putrefactas, ratas que corren de un lado al otro. El magnífico vitral en el techo ha perdido no solo su esplendor sino también algunos vidrios por los que entra sin piedad el agua de lluvia. No me atreví a subir las escaleras.

¿Es posible permanecer ajenos a esta tragedia?

¿No nos corresponde hacernos cargo de la historia de nuestro lugar?

¿No fue suficiente la desgracia de que cientos de personas quedaran sin trabajo, algunas de las cuales nunca más pudieron reinsertarse?

Un cartel prometiendo un futuro Paseo de Compras se desluce atacado también por la desidia, el olvido y la mentira.

El reloj histórico en la cima de la fachada que, cuando cerró las puertas el Banco, funcionaba también ha muerto y sus restos de a poco se desintegran.

Desconozco de leyes, decretos, artículos u obligaciones, pero estoy segura de que hay en Tandil profesionales capacitados que conocen las maneras de articular una solución.

No sé si es la Municipalidad, pero sí sé que el dueño de una propiedad debe asegurarse de que su inmueble esté cumpliendo las normas de urbanidad e higiene especialmente en pleno centro comercial y, si no es así, habrá alguna manera de obligarlo a hacerlo.

Y uso la palabra obligarlo porque siento que hemos perdido respeto por las leyes, por nuestros semejantes, los derechos de los vecinos, aceptando resignadamente la idea de que no podemos hacer nada.

Quiero agradecerle su gentileza de publicar mi reclamo. Dejo en claro que he tratado de dejar de lado la parte que me afecta personalmente de la historia del Banco Comercial del Tandil, con su edificio brillante, y su personal eficiente testigo de muchas historias de los tandilenses.

Ni qué decir de la mía, pero esa, la tengo intacta en mi recuerdo.

Atentamente.

 

ALICIA M. MACHADO

DNI 10.102.015

Mayo de 2015

 

Convocatoria tuerca

 

Señor Director:

El auto Unión DKW Argetina está por llegar a Tandil. El sábado 23 de mayo organizamos un hermoso encuentro de camaradería para disfrutar de estas maravillas de autos que en algún momento ocuparon un lugar en cada familia y por qué no decirlo en cada corazón de alguna persona.

Por eso invitamos a todo Tandil a participar. Nos encontraremos en el playón del Dique a partir de las 15 en adelante, para que disfrute todo aquel que quiere hacer un poco de humo y compartir con esta gente hermosa del club historias, anécdotas.

Además, el encuentro tiene como objetivo juntar alimentos no perecederos para los 270 chiquitos que asisten al maternal y al jardín San Francisco de Asís. Con tu contribución podemos darle una mano a todos estos chiquitos que asisten todos los días.

El que no pueda ir al dique, el lunes 25 participaremos del desfile tradicional del 25 de Mayo en Tandil, pueden encontrarnos ahí y disfrutar todos juntos de esta hermosa marca.

 

Marcos Marino

 

Al contador Valentín Julio Carciocchi

 

Señor Director:

Junto con el doctor Osvaldo Zarini compartió los albores de la creación de la Universidad. Luego al ser decano oficialmente, fue profesor de la que sería la primera promoción. Representó a la Universidad en sus charlas que dictó, y en los congresos que participó en toda América. Escribió un libro académico –según dijera- para sus alumnos, futuros contadores públicos, y destacar el privilegio de la profesión.

Obtuvo sus cátedras por mérito y por concurso. En su deceso, era profesor titular de la cátedra de Derecho Comercial II-Concursos y Quiebras.

Por ello, en el acto de la celebración de los 50 años de la creación de la Facultad de Ciencias Económicas, muchos de los presentes fueron sus ex alumnos y alumnos y en dicho acto estuvo ausente el reconocimiento a un docente de todos los tiempos de la Facultad, de la cual fue parte de la historia.

Hay sentimientos difíciles de expresar en palabras, pero no al olvido, y sí al recuerdo al contador Valentín Julio Carciocchi, un docente –con plena vocación- y orgullo de pertenecer a la Unicén.

 

Laura Teresa Pellegrini de Carciocchi.

DNI 10324769.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario