¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Cifuentes despegó a la Liga de la polémica por las tribunas en el Estadio

El presidente de la Liga Tandilense de Fútbol, Marcelo Cifuentes, alejado actualmente del cargo y en el último día de su gestión, salió ayer a dar su versión sobre los acontecimientos y los acuerdos en torno a la construcción de las tribunas y las mejoras en el Estadio Municipal General San Martín. En ese marco, desligó a la entidad de la polémica y ratificó que “no puede aportar nada económicamente”, en respuesta a la falta de apoyo que reclamó el presidente de Santamarina, Pablo Bossio.

Cabe recordar que el arribo de las primeras partes de las estructuras, que fueron recibidas a mediados del mes pasado por el secretario de Planeamiento y Obras Públicas, Mario Civalleri, disparó cruces y pases de factura entre las partes en relación a las responsabilidades asumidas, principalmente respecto a la construcción de las bases para el montaje de las tribunas.

En diálogo con el ciclo radial “Dulce o amargo” (104.1 Tandil FM), el dirigente repasó el contexto en que surgió el proceso que derivó en la entrega de una partida de 2,8 millones de pesos por parte de la comuna a la entidad y aclaró que “el subsidio fue para construir dos tribunas porque se encontró una cláusula escape en el contrato de comodato para evitar el llamado a una licitación pública y ahorrar tiempo”.

En ese marco dijo que la institución está habilitada a solicitar subsidios si uno de los equipos de los clubes adherentes esté compitiendo en un nivel superior de fútbol “y el Estadio necesite refacciones” en materia de infraestructura.

“La Liga utilizó el subsidio para evitar el llamado a licitación y ahorrar tiempo”, explicó y aclaró que la institución se limita a hacer de “intermediario” entre la firma de los convenios con las empresas y autorizar los pagos. “Eramos un pasamano del subsidio hacia la empresa”, definió.

 

El compromiso

de Santamarina

 

Luego ratificó que Santamarina asumió la responsabilidad de ejecutar algunas obras “con la conformidad del Municipio y de todos los que estábamos en la mesa”.

Con el “sobrante” de esas tareas se pretendían “algunos arreglos” en especial en la zona de la tribuna Mestelán por una empresa que designó el club, “y de ahí se tomaron 600 mil pesos para realizar las mejoras”, puntualizó.

Ante la postura tomada por el presidente de Santamarina, Pablo Bossio, que reconoció que la institución no estaba en condiciones de afrontar la inversión que demanda la edificación de las bases, Cifuentes deslizó que “ha entendido mal porque no puede desconocer los hechos”.

“El convenio obviamente fue entre la Municipalidad y la Liga en la forma de instrumentar el subsidio. Pero todos sabíamos que ahí estábamos apoyando a un club, que estaba decidiendo qué hacer con ese subsidio que estaba recibiendo”, aseguró.

Y certificó que “el club asumió afrontar parte de los gastos de la construcción de las tribunas y el Municipio adelantó un dinero para que se hicieran las mejoras”.

Sobre el costo de las bases, otro de los puntos que el propio presidente aurinegro puso en debate a la hora de confirmar la imposibilidad de hacer las tareas, Cifuentes estimó que durante ese encuentro en el despacho del Intendente “se habló de un valor aproximado, pero todo ahondaba dentro de esos 600 mil pesos”, dentro de los cuales también estaba previsto el traslado de las tribunas.

Por otro lado despejó dudas al confirmar que la rendición de los gastos efectuados se realizó “perfectamente” y que los papeles “están en la Municipalidad”.

 

Un presupuesto acotado

 

Cifuentes rechazó el planteo de Bossio, que renegó de la posición adoptada por la Liga durante el proceso iniciado, y dijo que la entidad “maneja recursos muy acotados, no puede entrar en modificaciones del Estadio ni en grandes gastos para poder ayudar a uno de sus adherentes a poder participar de un torneo de fútbol argentino. Lamentablemente no tenemos ese potencial”.

“La Liga tiene un presupuesto de un millón de pesos por año y siempre se llega muy justo”, argumentó sobre el pedido de apoyo económico para las tareas. “La Liga no puede aportar nada. Sólo recauda lo del Rifongol”, argumentó, y ratificó que “no recibimos subsidios ni absolutamente nada. Y siempre ha sido así, no es cuestión de una determinada gestión”.

“Los subsidios son muy escasos, no son millonarios, como para que la Liga pueda aportar para las bases, es imposible. Puede acompañar moralmente pero otra cosa no se puede hacer”, aseveró.

 

Solidaridad

 

Consultado respecto de la reacción de las instituciones deportivas que integran la entidad y el acompañamiento a Santamarina, el escribano manifestó, tajante, que “en el fútbol hay más intereses que en la política misma”.

“Uno defiende lo suyo y esa solidaridad nunca existió. Es lógico que si todos los clubes aportan una cuota social para el sostenimiento de la Liga, sean los que digan cuál es el destino de esos recursos porque son socios”, enfatizó.

Si bien evitó confirmarlo deslizó que la actitud de los clubes fue contra el aporte de mejoras en el Estadio que iba a ser utilizado exclusivamente por Santamarina.

 

“Se resolverá en la Justicia”.

Sobre el final de la entrevista radial Cifuentes se pronunció a la causa judicial que lo involucra a partir de una denuncia por una presunta estafa realizada por un particular.

En forma breve evitó dar detalles sobre el procedimiento y aseguró que “se resolverá en la Justicia, los jueces hablarán con su sentencia”.

Para finalizar dijo: “Estoy tranquilo”.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario