¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Con la utopía de Zarini hecha realidad, Económicas celebró su 50 aniversario

acto

Con el Centro Cultural repleto de público, ayer a partir de las 18 se celebraron los 50 años de la Facultad de Ciencias Económicas de la Unicén en un acto colmado de emoción y recuerdos compartidos.

Presidieron el encuentro el rector de la Universidad Roberto Tassara, el decano de la Facultad de Ciencias Económicas Alfredo Rébori y el vicedecano Miguel Lissarrague.

Estuvieron presentes el primer decano de la Facultad Ricardo Dealecsandris, los ex rectores Juan Carlos Pugliese y Carlos Nicolini, el vicerrector Omar Lozardo, la secretaria académica Mabel Pacheco, decanos y vicedecanos de otras facultades, docentes, ex docentes, graduados, ex graduados y alumnos.

También participó el intendente Miguel Lunghi, el jefe de Gabinete Marcos Nicolini, funcionarios municipales y miembros del Concejo Deliberante.

 

Recuerdos

y emociones

 

El primero en tomar la palabra fue el rector Roberto Tassara, quien además fue integrante de la primera comisión de graduados y se propuso transmitir “recuerdos y emociones por hechos y personas que a partir de 1965 permitieron con su vocación y compromiso llegar a nuestra hermosa realidad actual”.

Recordó que Osvaldo Zarini decía que “la semilla está plantada en buena tierra, cuidemos su germinación poniendo para ello los mejores abonos de capacidad, perfeccionamiento, de prudencia, fe y responsabilidad. Así crecerá a pesar de las inclemencias”.

Tassara mencionó que el día de ese discurso anunció que se crearía la Facultad de Ciencias Económicas, momento en el cual supo que tendría “la posibilidad de cursar los estudios universitarios como tantos otros, que no podríamos haberlo hecho por tener que costear la estadía en otra ciudad”.

“Esas palabras de Osvaldo devenían en un desafío a las convicciones propias y de sus sucesores. La semilla germinó abonada por aquellas convicciones que hoy siguen siendo las mismas”, remarcó.

Recordó que en 1966 cursaban en Pinto 348, en un “hall bullicioso y repleto nos juntábamos con inolvidables compañeros de ciencias del hombre y ciencias físico-matemáticas. Los viernes y sábados con los profesores viajeros y otros días de la semana con los locales. Además, de la amistad y los buenos momentos, esto de estar juntos fue fundamental para sostenernos en momentos muy difíciles para mantener el emprendimiento. Es que vivíamos junto a Zarini y su equipo los avatares financieros y económicos de la Universidad”.

“A poco de andar llegó Ricardo Dealecsandris, nuestro primer decano, el hombre que vino a darle una organización definitiva a la facultad y aseguró una impronta de calidad que nunca perdimos. También, el decano sucesor de Ricardo, Hugo Arreghini, distinguido como profesor emérito”, subrayó.

Recordó aquel momento en 1988, cuando se inauguró el edificio del Campus con la presencia del presidente Raúl Alfonsín, quien manifestó “valoren lo que hoy tienen, el más humilde hachero del Chaco está pagando este edificio y vuestros estudios. No lo olviden nunca” y en ese sentido Tassara remarcó que “las universidades públicas son no aranceladas, pero su costo lo paga todo el pueblo y por eso tenemos que ser los mejores”.

 

Crecimiento

exponencial

 

A continuación la no docente María Eugenia Maiarú destacó el “crecimiento exponencial” que tuvo la facultad en los 28 años en que trabajó en ella.

“Todos los actores interactuamos con objetivos comunes y perseguimos los mismos fines, los no docentes somos un eslabón de una cadena, atentos a la demanda social”, remarcó.

Luego, en representación de los graduados, la contadora Silvina Vidaguren destacó el “prestigio académico” de la facultad y confió que atesora “recuerdos imborrables”.

Subrayó el “espíritu crítico” que adquirió en su formación y que selló su perfil profesional. A la vez que expresó su satisfacción de que uno de sus hijos esté transitando hoy el camino de esta misma facultad.

Posteriormente, el ingeniero Diego Casabó, graduado de master en administración de negocios, quien expuso su positiva experiencia al llevar adelante esta carrera a los 51 años.

En tanto, la alumna Sofía Heiland expresó que “no nos damos cuenta de cómo influye en nuestro día a día la educación y el conocimiento, cómo nos sirve para tomar decisiones. Es algo que tenemos que valorar, cada libro que leemos, cada profesor al que podamos escuchar, eso es lo que le agrega valor a la sociedad. La facultad me está dejando un camino que se caracteriza por ser un camino de ida, en el cual no hay vuelta atrás”.

 

Por su lado, el decano de la facultad, Alfredo Rébori, trazó un recorrido histórico de la casa de altos estudios que dirige: “Intento imaginar el contexto de creación de la facultad y de la Universidad de Tandil leyendo artículos, mirando fotos, y junto al conocimiento de la realidad histórica de la época aparece una serie de palabras sueltas tales como pasión y visión, determinación y coraje frente a la incertidumbre, creatividad e innovación, persistencia, trabajo en equipo y fuerte liderazgo cuyo eje conductor más fuerte es el sentido de la oportunidad y la identificación de necesidades, problema y tendencias en una comunidad”.

“Son rasgos de una iniciativa que buscó cambiar algo sustancial y a partir de lo cual nada volvió a ser igual. Se trataba de una idea extremadamente innovadora en términos de sus potenciales efectos”, indicó.

Destacó el fortalecimiento a lo largo de los años de nuevas iniciativas y planteó nuevos desafíos en pos de que la excelencia académica sea cada vez mayor.

Distinciones

 

Se entregaron distinciones a aquellos que formaron una parte importante de la historia. En primer lugar, a los ex decanos Ricardo Dealecsandris, Hugo Arreghini, Carlos Lorenzo, al ex rector Carlos Nicolini y ex decano Enrique Dabos, al rector Roberto Tassara y al decano Alfredo Rébori.

También distinguieron a los primeros ex graduados de la carrera de contador público Manuel Cagliolo, Héctor Maffezzoli, Susana Martínez, Ersilia Oliver, Roberto Tassara y Gloria Vannoni.

Fue reconocida Susana Ortega, que es personal no docente desde 1975, los primeros presidentes del centro de estudiantes Juan José Montana (de Franja Morada) y Bernardo Girodo (de EICE).

El intendente Lunghi por su parte entregó una placa recordatoria de los 50 años y el consejo académico aprobó la denominación del edificio principal con el nombre del contador “Ricardo Pedro Dealecsandris”.

Dealecsandris remarcó que Zarini tuvo “una gran utopía que se concretó”, destacó que tenía una visión “no sólo de Tandil, sino de toda la región” y finalmente subrayó que hoy en día es una de las universidades más importantes del país.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario