¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Concejales lograron convocar a las autoridades de la Usina en el recinto

Tras las invitaciones cruzadas, finalmente los concejales lograron convocar ayer en el despacho del presidente del Deliberativo, Juan Pablo Frolik, y al directorio de la Usina Popular y Municipal de Tandil. En una extensa reunión las autoridades de la empresa de capitales mixtos evacuaron las dudas surgidas del informe, como así también se comprometieron a comunicar las primeras novedades que surjan del acuerdo del plan de pago de la deuda, a cerrarse por estas horas con Cammesa.

Lo cierto es que el cambio de escenario surgió de la negativa de los concejales de la oposición de concurrir a la reunión prevista para mañana en las oficinas de la calle Nigro 575. Finalmente, quien intercedió fue el presidente del Deliberativo, quien se contactó por teléfono con el titular de la Usina, Matías Civale, para proponerle que se acercara al recinto, pedido al que el contador accedió.

Fue así como ayer, alrededor de las 11, arribó al Municipio junto al vicepresidente Marcelino Borthiry, y Omar Farah y Ricardo Saracca, los síndicos que representan al sector público.

En el primer piso, el Deliberativo los aguardaba expectante, especialmente el concejal del FPV Rogelio Iparraguirre, quien develó la millonaria deuda que fue confirmada luego por el directorio de la Usina con Cammesa y reimpulsó, luego de estudiar el informe empresarial, la invitación a las autoridades.

En principio, los representantes del ente mixto volvieron sobre la información que ya, el viernes pasado, habían elevado al Concejo Deliberante, sobre la situación real de la empresa, detallando las causas que habían derivado en la decisión tomada en el ámbito “empresarial” de dejar de pagarle a la distribuidora eléctrica.

Entre los puntos más importantes, el propio titular de la Usina se comprometió con los concejales a notificarlos de las novedades que surjan sobre el acuerdo del plan de pago que la empresa iba a acercar a Cammesa por estas horas.

 

La postura de los bloques

 

Cabe resaltar que en la antesala de la reunión ya habían quedado claras cuáles eran las posturas de los respectivos bloques, en relación a la concreción del encuentro y la necesidad de escuchar de “primera mano” las explicaciones correspondientes.

El PRO ya había anticipado que no tenía ninguna pregunta por hacer, tras estudiar el informe que las autoridades confeccionaron en respuesta de la información dada a conocer por el concejal del FPV, en sintonía con las declaraciones propiciadas por el presidente del radicalismo, Marcos Nicolini, quien también había asegurado que la respuesta que diera la Usina era “convincente”.

Sin embargo, participaron activamente de la reunión que finalmente se realizó ayer en el primer piso del Municipio, escucharon las objeciones de sus pares y acotaron, desde su perspectiva, las consideraciones sobre la situación actual de la empresa.

Lo cierto es que, tanto desde la oposición como del bloque oficialista, evaluaron la reunión como “positiva” y se pusieron a disposición de las autoridades de la Usina para propiciar un diálogo más fluido sobre futuras gestiones.

 

Para el bloque oficialista, “el tema está agotado”

 

Tras la reunión, el concejal de la UCR José Luis Labaroní manifestó en diálogo con El Eco de Tandil que el balance fue “altamente positivo”, en principio porque en la oportunidad se pudo ampliar la información que ya había sido presentada, pero se pudo ver con claridad, además, que “el origen de la deuda está relacionado con la falta de pago de los organismos nacionales que, a su vez, venía atado a un plan de convergencia impuesto por las autoridades del Ministerio de Energía”, señaló.

“La política energética en la Argentina en 2014 cambió y generó estos resultados”, planteó en ese sentido. Dijo que tienen entendido que hay “un acuerdo” que están cerrando las autoridades de la Usina, aunque no tiene fecha de firma, para avanzar con la regularización de la deuda que mantienen con Cammesa.

En cuanto a la decisión de los empresarios de no difundir la situación que la firma estaba atravesando, Labaroní sostuvo que “la Usina ha cumplido con los requisitos formales y que les impone la ley. La Usina es una sociedad de economía mixta y en consecuencia todos sus integrantes fueron informados. Dicha información ya está publicada en los balances, la asamblea de accionistas se hizo en diciembre y, en los próximos días, estará subida a la web oficial, como se subieron todos los demás”.

El concejal de la UCR insistió así en que “la Usina cumple cabalmente con todos los requisitos que le imponen las leyes vigentes”.

Por lo tanto, consideró que “el tema está agotado porque quedó claro hoy cuál es el origen de la deuda, que no es un capricho de la Usina o un mal manejo empresario, sino todo lo contrario”.

Insistió así en que “hay falta de pago de la Provincia y con las nuevas autoridades hay correcciones que hacen que se tengan que generar nuevos acuerdos, pero -en ese sentido-, los cruces que hubo son objetivaciones políticas e interpretaciones que cada uno hace”.

 

“Deberían haber informado antes esta situación”, afirmó Fernández

 

Por su parte, la concejal del Frente Renovador, Beatriz Fernández confirmó, desde el espacio que integra con el concejal Gustavo Ballent, que se le pidió al directorio de la Usina “conocer el origen y el valor de la deuda” y si efectivamente ya se había acordado un plan de pago con Cammesa.

Ratificó que las autoridades confirmaron que todavía no se había cerrado un nuevo acuerdo y tenían pensado presentar una propuesta a los responsables de Cammesa para avanzar en ese sentido.

Desde el Concejo, en consecuencia, se les pidió que “una vez que el acuerdo ya esté firmado, venga al Deliberativo, ya que entendemos que el Concejo como órgano de contralor y poder concedente debe tener toda la información sobre este tema, a lo que accedieron completamente a hacerlo”.

Fernández también remarcó que las autoridades reconocieron que “deberían haber informado antes esta situación porque realmente había muchas dudas que habían quedado dando vueltas y que hoy, por supuesto, fueron trasladadas a todos ellos y respondidas algunas en cierta manera y, otras, quedarán una vez que se firme este convenio o el acuerdo al que lleguen, con el compromiso de enviarlo al Concejo”.

En relación a lo adeudado la concejal explicó que “en realidad hay una parte que se puede tomar como deuda de la Provincia, en lo referido a pagos a las escuelas de la energía eléctrica y a las comisarías, pero también a una deuda con el Estado nacional. Eso puede dar o no lugar a una compensación con la deuda que la Usina tenía con la distribuidora de energía, que no le podía pagar porque privilegió hacer frente a otras cosas”.

A diferencia de lo planteado por su par Labaroní, Fernández consideró que “por el momento el tema no está agotado porque falta la información más importante, que es la propuesta que eleve la Usina sobre el acuerdo o no que tenga con Cammesa”.

Lo que sí remarcó es que se acordó “seguir teniendo reuniones y una información de mayor disponibilidad. Por ejemplo, se comprometieron a publicar en la página web el balance del año anterior. Y, como estuvo siempre, los síndicos públicos se pusieron a disposición del Concejo para acercar toda la información que nosotros solicitemos”.

En líneas generales resaltó que coincidieron con el bloque del FPV “en lo referido a la comunicación a la población de lo que pase y el requerimiento de la información, porque pienso que en el caso de la información y de la transparencia no se declama sino que la transparencia se ejerce”.

 

“Fue una excelente reunión”, manifestó el edil Iparraguirre

 

Desde el FPV, el concejal Rogelio Iparraguirre manifestó -en primer lugar- que “fue una excelente reunión” y señaló que “aquello que resultaba evidente, en el sentido común y a todas luces respecto de la necesidad obvia de tener una reunión con las autoridades de la Usina para profundizar y aclarar el informe, quedó demostrado hoy que efectivamente era así”.

En ese sentido, lamentó haber tenido que estar “cinco días dando vueltas a raíz de la postura inexplicable, casi infantil, tanto del bloque de la UCR como el PRO, que a veces por ser más papistas que el Papa, sostuvieron incluso públicamente que se sentían satisfechos con el informe y no pensaban que hiciera falta una reunión”.

El concejal remarcó que afortunadamente “no pensó lo mismo el presidente de este cuerpo Juan Pablo Frolik, que hizo lo que había que hacer: llamar a Matías Civale y convocarlo a una reunión que resultó, a todas luces, interesantísima”.

En segundo lugar, Iparraguirre detalló sobre el encuentro que la primera en “abrir el diálogo” fue la concejal Fernández. En ese marco, contó que se abordaron temas de público conocimiento, entre ellos, destacó que “la deuda que el Estado nacional tiene con la Usina tal como nosotros empezamos a desprenderlo del informe que la firma había elevado, no es de 19 millones de pesos, sino de 8.600.000, que el Estado nacional nunca desembolsó del plan de convergencia tarifaria de 2015”.

“Porque -argumentó el edil- el plan 2014 que lo metían en el paquete un poco para morigerar el impacto de la deuda de la Usina con Cammesa, ni la propia Usina en las notas cursadas el 20 de enero y el 16 de febrero recientes, cuando solicita que se le reconozca la deuda que tiene el Estado por convergencia, a la hora de negociar el pago de la deuda que la Usina tiene con Cammesa, hace referencia sólo a la deuda de 2015”.

Recalcó en ese sentido que “se entiende que si existiese la deuda de 2014, la propia Usina lo hubiese puesto arriba de la mesa de negociación. Hoy se aclaró ese punto, con lo cual había una información al menos confusa en el escrito de la Usina, que incorporaba otros 8 millones de 2014 que no existen”.

“Mismo -mencionó- con la deuda de la Provincia respecto al pago de la luz de las escuelas de Tandil desde mayo de 2015 y el de las comisarías desde agosto de 2015, porque si bien es cierto que la Provincia le adeuda 1.745.000 pesos a la Usina, no es cierto que la Usina haya tenido un egreso por ese dinero porque, como sabemos ya, desde el 1 de junio no pagaba la luz”.

 

Los detalles del plan de pago

 

Por otro lado, el concejal del FPV subrayó que “fue muy interesante conocer todos los pormenores y detalles del acuerdo que entendemos hoy (por ayer miércoles) les están acercando las autoridades de la Usina a Cammesa. La propuesta que se lleva desde la Usina es muy buena, es un pago de la deuda en diez años con un primer año de gracia y una tasa del 6,5 por ciento. Y pidiéndole a Cammesa que reconozca la deuda 2015 de convergencia tarifaria”.

El edil aclaró que ahora “lo que restar es saber la aceptación o no por parte de Cammesa para finalmente poder firmar un acuerdo de pago y llevar tranquilidad a los tandilenses de que vamos a poder contar, tanto con la tarifa social como con las dos tarifas diferenciadas por el plan ahorro, que son importantísimas, sobre todo, a raíz de la magnitud del tarifazo que se anunció recientemente”.

En tal sentido, informó que Civale se comprometió a que “en cuanto hubiese noticias respecto a la postura de Cammesa en torno a la firma del acuerdo de pago íbamos a ser los primeros en enterarnos”.

 

El “silencio” mantenido

 

Por último subrayó que uno de los temas al que también se le dio gran importancia fue “la decisión de haber mantenido en silencio y apartado de los ojos del conjunto de los tandilenses durante nueve meses la decisión tomada por el directorio de no pagar la luz. Se aclaró una parte del punto, en realidad la Usina nos demostró que cumplió con lo que dice el estatuto, que es comentarle al titular del Ejecutivo, quien está en representación del capital accionario mayoritario estatal”.

“Lo que los propios directores y síndicos de la Usina reconocieron -expuso- es que habría que preguntarle al Intendente, y no a ellos, por qué durante estos meses se le ocultó esta información tan trascendente a la ciudadanía. En este punto, el reclamo que le hacíamos a la Usina debemos hacérselo al propio Intendente”.

 

Las conclusiones

 

Y mirando hacia adelante destacó que “es importante que la Usina sepa que cuenta con todos los concejales que la apoyan en su negociación con Cammesa para lograr el acuerdo más conveniente para los tandilenses. El segundo punto, efectivamente, para que esto no vuelva a ocurrir, es que la Usina empiece a madurar y modificar en sus pautas de comportamiento en lo que respecta a la información en relación a los tandilenses, no sólo a los concejales, para ser más transparente y más fácil el acceso a información de una empresa pública tan importante”.

Y en tercer lugar, “como enseñanza”, sostuvo que “no hay que rehuir nunca del rol que tenemos como concejales electos por el voto popular de la potestad y mandato que tenemos de hacernos valer como tales. La reunión de hoy fue muy buena y nos demostró que realmente era importante que citemos a la Usina al Concejo”.

Díaz Cisneros consideró que “es más una cuestión de forma que de fondo”

 

Desde el PRO, el concejal Pablo Díaz Cisneros ratificó -tal como lo había dicho su par Claudio Ersinger- que como bloque les pareció “bastante acertado” el informe que la Usina había acercado el viernes “como para tener preguntas por hacer”.

“En realidad, nosotros no teníamos preguntas, sí escuchamos las del FPV y el FR, y las explicaciones que dieron, tanto Matías Civale como los síndicos, y Brothiry. Por lo tanto, la conclusión tal vez más personal que hago sobre este tema es que es más una cuestión de forma que de fondo”, manifestó el edil.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario