¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Convocan a vecinos a un taller de compostaje domiciliario

Se convocó a vecinos del barrio La Movediza y resto de ciudadanos interesados a hoy a las 10.30 en el Centro Comunitario Movediza situado en la esquina La Pastora y Misiones, a un taller de compostaje domiciliario.

Los talleres están a cargo de María José Abásolo, presidenta de la Asociación Civil Punto Verde Tandil y directora del Proyecto de Extensión Compostodos financiado por la Secretaría de Extensión de la Unicén.

El pasado 14 de julio se inició el primer centro de compostaje comunitario en el Jardín Orgánico Mburucuyá. En esta primera experiencia participan 23 vecinos, la mitad de los cuales realizará compostaje domiciliario y la otra mitad llevará sus residuos orgánicos al vivero para realizar compostaje comunitario.

Asimismo, se convocó a viveros y centros barriales que quieran convertirse en centros de compostaje comunitario.

 

La autogestión de

los residuos

Según detalló la presidenta de Asociación Civil Punto Verde Tandil, María José Abásolo, en Tandil, aproximadamente 20 camiones viajan diariamente al relleno sanitario transportando más de 130 toneladas de basura. Más de la mitad de cada bolsa de basura está compuesta por residuos orgánicos que podrían convertirse en abono, lo cual no resulta posible en el relleno sanitario porque no existen condiciones necesarias como presencia de tierra y aireación. Al decir de la profesional, el compostaje domiciliario de los residuos orgánicos es parte de una solución al alcance de todos al problema de la basura. La autogestión de nuestros residuos orgánicos implicaría directamente un ahorro de más de la mitad del transporte municipal y gestión para la disposición de residuos, y en consecuencia se produciría menos contaminación a la vez que se ocuparía menos espacio irrecuperable en el relleno sanitario. Como premio adicional la naturaleza es capaz de transformar en unos pocos meses los residuos orgánicos en abono que puede usarse para huerta o macetas. Si esto se le suma la autogestión de los residuos reciclables (papeles, metales, vidrios, botellas plásticas, tetrabricks, telgopor, film transparente, aceite, pilas y electrónicos) trasladándolos periódicamente a los Puntos Limpios municipales, la fracción de basura no recuperable se vería drásticamente reducida.

En un escenario ideal donde se haga compostaje (domiciliario o barrial) y reciclemos en una red de Puntos Limpios lo suficientemente bien distribuidos para que queden “de camino” a todos los ciudadanos, de los 20 camiones diarios se podría pasar a solo dos camiones que transporten los restos no recuperables. Además de ser un gran beneficio ambiental la gestión de menos toneladas de basura resultaría seguramente en un beneficio económico que para los ciudadanos podría reflejarse directamente en una reducción de tasas municipales.

Abásolo confió en que para hacer compostaje solo hace faltar contar con un pequeño espacio de tierra al aire libre donde colocar nuestros residuos orgánicos compostables (restos de fruta y verdura, mate, té, café, cáscaras de huevo, algunos papeles que no se reciclan como son los restos de servilletas usadas e incluso pasto). Existen diversos modelos de composteras en el mercado pero sólo se justifican en los casos en que no se tenga un patio con tierra. Se puede contar entonces con la ayuda de lombrices que hagan el trabajo de airear la mezcla y comer los restos orgánicos (siempre que le gusten) excretando humus.

Existen muchos mitos sobre el compostaje que hacen que mucha gente aún no se anime a realizarlo, como por ejemplo que genera mal olor o que atrae roedores. Sin embargo, está comprobado que si la mezcla orgánica se mantiene aireada el olor del compost resulta agradable, y si se tiene la precaución de no tirar restos que contengan grasas la mezcla no atraerá roedores.

Finalmente, se acotó que aquellas personas que se unan a las experiencias de compostaje recibirán de regalo un tarro para separar sus residuos orgánicos, que en esta oportunidad es donación de la fábrica de helados local Iglú. Las personas que se sumen se comprometen a realizar compostaje domiciliario o comunitarios, en este último caso trasladando sus residuos orgánicos al centro de compostaje, el cual al cabo de unos meses se les entregará parte del abono obtenido.

Nota proporcionada por :

  • ElEco

Deja un comentario