¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Desde la Justicia afirman que en los últimos años se duplicó el consumo de droga

El titular de la Ayudantía Fiscal Temática en Estupefacientes, Fabio Molinero, expuso sobre “Consumo de drogas, prevención y situación actual” ayer por la tarde en la Cámara Empresaria ante un importante marco de público,  y explicó las problemáticas con las que se enfrentan en el trabajo diario. En ese marco, lamentó que algunas resoluciones limitan considerablemente las tareas investigativas que llevan adelante, quedando muchas causas en la nada.

Molinero consideró necesario un “cambios de paradigma, lo cual es complejo. Creemos que tiene que haber un compromiso proactivo, se debe actuar no por reacción, sino por iniciativa, por compromiso”.

 

Limitaciones en la investigación

Asimismo, manifestó su preocupación por “algunas resoluciones que nos han limitado en las tareas investigativas, lo que conlleva a que se aumenten más las causas por consumo y no por comercialización, lo que tiene que ver con la parte más débil del sistema y no la que realmente se enriquece. Esto es delito que tiene que ver con el dinero lisa y llanamente”.

Y consideró que “al no poder lograr las investigaciones como corresponde, la policía vuelca todo su esfuerzo en hacer tareas sobre el consumo, y no se ataca la parte más ostensible y más fuerte que tiene la venta de drogas o por lo menos a lo que nosotros apuntamos, que es al proveedor y aquel que se dedica a hacer el comercio de esto”.

En cuanto a los factores que limitan su tarea investigativa, explicó que “en el último año y medio hubo dos fallos que fueron lapidarios para poder nosotros avanzar en materia investigativa, que justamente son fallos de la Cámara de Azul por lo que vimos afectado nuestro trabajo”.

El fiscal indicó que el 90 por ciento de las causas por drogas se inicia por una denuncia anónima.

“La gente no tiene el compromiso de denunciar y lo hace de ese modo porque tienen temor de lo que les pueda llegar a suceder. Entonces, ya tenemos una cuestión que nos complica porque al no tener un denunciante, cuando pidamos alguna medida vamos a tener un problema, es difícil avanzar y esa causa puede terminar en archivo o con nulidad”, manifestó.

En tanto, si logran sortear ese obstáculo, se encuentran con “la causa probable o sospecha razonable, que significa que el juez de Garantías va a tener que determinar si esa sospecha está para otorgar un allanamiento, por ejemplo”.

Frente a este panorama, recordó un caso que se dio en diciembre de 2014 que se desencadenó por una “denuncia anónima, hubo declaración de policías, una filmación con pase de mano de entrega de droga”.

“Se inició la intervención telefónica, tarea investigativa de siete meses, dio como resultado secuestro de droga, cuatro personas detenidas y uno con pedido de captura, pero cuando apelaron en la Cámara, dijeron que esa filmación era equívoca, que podría haber sido una entrega de droga o cualquier otra cosa. A partir de ahí se cayó todo y las personas quedaron en libertad”, explicó.

Entonces, ese tipo de situaciones afectan “causas que están en plena etapa investigativa, meses de trabajo tirados a la basura, y lo que me preocupa es que esto desmotiva al personal policial”.

“Lo más grave es que solamente va a salir afectada la parte más débil, quien tiene dinero para llevar adelante la venta no va a aparecer vendiendo en la plaza, y la cara visible es la que vende, y son los que nos estamos llevando presos”, sostuvo.

Y lamentó entonces que “ya no va a alcanzar con un pase de manos, ni con una filmación, ni con una denuncia anónima, ésta es nuestra preocupación”.

 

Aumento del consumo

En tanto, manifestó que hay un aumento de consumo importante y precisó que en los últimos años se ha duplicado el consumo de marihuana y cocaína.

“El ingreso al consumo es entre los 13 y 14 años, y va en una franja fuerte entre los 18 y los 28 años, definido por algunos como el grupo de personas que no tienen identidad social, no tienen expectativas. Hay unas 2.400.000 personas que entran dentro de esa franja”, indicó.

 

Atacar la comercialización

 

Molinero remarcó que el objetivo de la fiscalía es “atacar la comercialización”.

“Cuando el personal policial se aboca a los delitos del consumo eso implica que estamos fracasando un poco porque lo que nosotros lo que tenemos que atacar es el comercio. El consumo tiene que ver más con una tarea de prevención, pero el comercio es lo que nosotros tenemos como interés principal”, expuso.

A su vez, indicó que han advertido “la gran participación de los jóvenes en el consumo y en el comercio en sí y también hemos visto que esta franja va entre los 14 hasta la mayoría de edad, eso nos preocupa”.

“Lo principal es generar conciencia de la situación en la que estamos y hacer la repercusión a nivel sociedad en Tandil, para ver si no descarga todo en la Justicia y la seguridad sino más bien, también, en un compromiso social”, afirmó.

La prevención

En cuanto a la prevención, consideró que “hay que enfocarla desde el punto de vista de la familia como el máximo órgano de contención, la educación como el gran organismo que puede prevenir el consumo, los medios de comunicación pueden cumplir un rol sustancial, las políticas públicas que emanan del poder político, la universidad, son todos organismos que pueden ayudar y el compromiso de todos”.

“La droga además genera violencia, esa falta de proyecto, educación y contención familiar, el entorno refleja en eso, por lo menos eso dicen los que entienden del tema educación y salud. Cuando aumenta la tolerancia, baja la percepción del riesgo y por lo pronto aumenta el consumo”, sostuvo.

De acuerdo a la Secretaría de Adicciones Bonaerense, el 60 por ciento de los delitos son cometidos por delincuentes que consumen drogas.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario