¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Desde la UFI de Estupefacientes cuestionaron la ausencia de políticas de prevención en la temática

Luego de la marcha que este lunes protagonizó un grupo de vecinos ante los casos de menores que cometen delitos, y en medio de los reclamos de medidas contra la inseguridad, especialmente frente a los últimos hechos, se sumó la voz del ayudante fiscal de la UFI 22 Temática de Estupefacientes, del Departamento Judicial de Azul, Fabio Molinero, que trazó un escenario respecto de la problemática.

Respaldado en su experiencia en la oficina, compartió su criterio en torno a la necesidad de atender otras variables ya que solo con investigaciones y procedimientos en casos de comercialización de estupefaciente no es suficiente.

Así, hizo hincapié en la necesidad de impulsar programas ya que “hace años que veo una ausencia de políticas de prevención”, sentenció.

No obstante reclamó gestiones para dotar de mayor estructura la dependencia, elevarla al rango de subdelegación de la Unidad Funcional de Instrucción para sumar más personal y recursos.

Participación
en el foro

En la reunión mensual del Foro de Seguridad, que se concretó este miércoles por la noche, Molinero trazó un panorama respecto de la realidad de la oficina local dependiente de Azul y los recursos con que cuentan para el desarrollo de las causas.

En su exposición hizo referencia a la situación en la que se encuentra la policía de narcotráfico pero también dio su visión respecto de las carencias en la materia.

En concreto el ayudante fiscal aludió a la falta de recursos humanos y también de móviles, que dificulta el desarrollo de la tarea “con mayor eficiencia”.

Lo expuesto lo hizo sobre la base de un planteo que apunta a que “no podemos entender que la problemática se basa en el trabajo que podemos hacer nosotros juntamente con la policía, sino también enfocarnos con un objetivo” para avanzar en políticas hacia el tratamiento de adictos, poniendo énfasis fundamentalmente en la tarea “preventiva”.

Así, en materia preventiva Molinero sostuvo que “me parece interesante que el Municipio coordine con la Provincia para gestionar ciclo de charlas en los colegios”, aspecto que resulta “fundamental para apuntar a aquellos chicos que todavía no han hecho contacto con la droga y que en algún momento, nos guste o no, la droga va a estar cerca de ellos”, entonces las herramientas “se las tenemos que dar justamente para eso”.

“Si pensamos que vamos a resolver esto con investigaciones y procedimientos de droga y no estamos pensando en bajar el consumo, a mi criterio estamos errados”, marcó.

En las escuelas

“Hace años que veo una ausencia de políticas de prevención”, sentenció Molinero, que si bien promueve y encabeza desde hace un tiempo disertaciones en la temática propuso que deberían impulsarse desde el Estado.

“Me parece que desde el Municipio o la Provincia deberían bajarse ese tipo de cuestiones para llevar adelante charlas que apunten a jóvenes y a padres”, reclamó.

Y, en función de la preocupación sobre lo que sucede en escuelas, el representante del ministerio público fiscal sugirió que estas acciones también sean enfocadas a los docentes para capacitarlos sobre el modo en que deben actuar.

“El tema de la droga es un tema que tenemos que hablar para saber cómo tenemos que trabajar”, justificó. Sobre esa premisa, e independientemente de las causas que se iniciaron por situaciones en establecimientos educativos, dijo que “lo importante sería saber si algún docente o directivo avizora un consumo de drogas, sepa cómo actuar y hoy desconocen cómo hacerlo”.

En esa línea remarcó que las políticas de seguridad deben ser “prioritarias” debido a que “justamente es la base de esta cuestión” y para graficar el planteo expuso que “seguramente es altísima la cantidad que jóvenes que comete delitos y está vinculado a la droga”.

Gestiones

Frente a una problemática que no es novedosa, el ayudante de la UFI de Estupefacientes admitió que “no podemos pretender que la Provincia resuelva una situación que avizoro acá, pero sí lo que necesito. De esa manera se puede hacer un puente para dar soluciones”.

“Es un tema que viene de hace varios años, entonces para poder trabajar en una política más clara tenemos que trabajar de esa manera”, ratificó.

En esa línea, y luego de repasar las limitaciones en materia de recursos que se adapten a los adelantos tecnológicos, Molinero insistió: “No podemos pretender que todo recaiga en lo judicial y policial”, y direccionó su mirada en resolver otros aspectos. “Tenemos que ver qué hacemos con los chicos que son adictos, qué vamos a hacer con los que aún no entraron en contacto con la droga pero que en algún momento va a estar cerca de ellos”, acentuó.

Trabajo
coordinado

-¿Fue invitado por la Secretaría de Protección Ciudadana, como el hizo el Foro de Seguridad, para realizar este planteo y que el Ejecutivo tenga noción de lo que sucede?
-No. En su momento solicité una cámara (del sistema de monitoreo) pero después no.
-¿No le han pedido informes a partir de los cuales establecer políticas en la materia?
-Hace dos años manifesté una situación parecida, que a partir de ahí fue el puntapié para dar estas charlas, que son las que vengo haciendo. El tema es cómo podemos hacer para resolver determinadas cuestiones y qué es lo que estamos haciendo.
Lo que habría que hacer es coordinar, no podemos seguir trabajando en compartimentos estancos; tenemos que gestionar una subdelegación en narcotráfico. Lo que tiene Tandil es una oficina que depende de Azul, creo que se podría gestionar en algún momento ante el Ministerio de Seguridad, como también el envío de vehículos entre otros.

“Correr las
cuestiones políticas”

En otro pasaje de la entrevista con el ciclo radial “No hay dos sin tres” (104.1 Tandil FM) el ayudante fiscal reconoció que el tema de la droga es “complejo de atacarlo”, pero que, ante la posibilidad de impulsar acciones, “lo importante es que hay que correr las cuestiones políticas, porque está en juego la salud de los chicos y los más jóvenes”.

“Si dejamos que esto siga sucediendo, la vinculación del delito con la droga va bastante de la mano. Creo que el Estado, en la medida en que la persona se autodestruya y en su conducta pueda afectar a terceros, debe actuar”, sostuvo.

Una oportunidad para cambiar

Para finalizar Molinero aseguró que desde su incursión a cargo de la ayudantía de la UFI 22 se registró un aumento en el consumo de estupefacientes, motivo por el cual hace especial hincapié en la prevención.

Respaldado en estos seis años de experiencia sugirió que es momento para establecer “qué es lo que tenemos que cambiar para superarnos”, en función de un importante crecimiento de la ciudad.

“Hoy los organismos tienen que estar mejor, más preparados, con mejores recursos. Es un problema que nos afecta a todos, no tiene color político. Me parece que falta esa cuestión para ponernos de acuerdo”, concluyó.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario