¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

“Desde que abrimos la casa de abrigo, nunca ha estado sin gente”, dijo Teruggi

A casi cinco meses de la puesta en marcha de la casa de abrigo Marta Pelloni, cuyo fin es brindar alojamiento y contención a víctimas de violencia de género, el secretario de Desarrollo Social del Municipio, Oscar Teruggi, evaluó positivamente su funcionamiento y aseguró que desde que abrió sus puertas el espacio siempre tuvo mujeres a las que se les brindó asistencia. Es decir, que no hubo ningún período de tiempo en el que la flamante casa haya estado vacía.

En diálogo con El Eco de Tandil, aseguró que “el funcionamiento ha sido muy bueno. Hemos encontrado muy buena respuesta y colaboración de las chicas que se alojan en todo lo que hace al funcionamiento de la casa y en aceptar las condiciones de convivencia”.

Asimismo, destacó que la institución “siempre ha estado ocupada desde que abrimos, no ha habido momentos en los que no ha habido gente”.

Tal cual se había anunciado en su momento, la casa funciona con un coordinador, y con personal municipal que cumple turnos de ocho horas de lunes a sábados. Eso se complementa con seguridad privada que es contratada por el Municipio. Además, interviene el equipo que se nombró para tal fin, integrado por una psicóloga y una trabajadora social del área de atención a la víctima.

“Son las que intervienen en la inmediatez cuando ocurren los hechos, cuando llega la víctima a la casa o cuando se detecta una situación sin que llegue a alojarse. Es el equipo que primero toma contacto con la víctima y luego son derivados al área de atención integral de la mujer o la de fortalecimiento familiar”, indicó.

Y remarcó la importancia de la articulación entre el equipo que trabaja dentro de la casa con las áreas de la Secretaría de Desarrollo Social, principalmente para la asignación de los recursos y son las que le ayudan a buscar un lugar luego para salir de la casa de abrigo, algún vínculo familiar. “Se establece en una estrategia de trabajo entre el equipo de atención a la víctima y el área de atención integral de la mujer que depende de Luján Brito”, señaló.

 

Más casos

 

Por otro lado, Teruggi aseguró que no hay un límite de días en la estadía de las víctimas, sino que eso se va definiendo de acuerdo al caso.

“Hay mujeres que han permanecido 24 horas, otras 48, otras que han excedido la semana. No todos los casos son iguales, no todos tienen la misma posibilidad de buscar un lugar, pero la verdad es que la casa ha podido dar respuestas a cada una de las situaciones que se han presentado”, subrayó.

Acerca de un posible aumento de los casos de violencia de género, sostuvo que “es verdad que se ve que aparecen más casos, pero no sé si corresponde a mayor cantidad de hechos de violencia, o a que las mujeres visualizan que hay un lugar al que pueden acudir y tienen certezas de que van a tener repuestas para poder abandonar el hogar”.

En esa línea, afirmó que “en muchas oportunidades la mujer no se anima a hacer la denuncia, no se anima a irse del hogar, porque no sabe si va a tener alternativas fuera de su casa para con sus hijos, para poder tener un lugar que las pueda recibir y ser atendidas, protegidas. Entonces, al visualizarse que hay una casa de abrigo, que hay plata para luego hacer frente a un alquiler, eso motiva a la mujer a exteriorizar estas cuestiones de violencia porque saben que tienen la respuesta por parte del Estado”.

 

Desde su puesta en funcionamiento, los botones

antipánico se pulsaron sólo dos o tres veces

 

A pocos meses de la implementación en Tandil de los rastreadores satelitales para víctimas de violencia de género, más comúnmente conocidos como botones antipánico, se han distribuido entre un importante número de víctimas de violencia, pero se ha pulsado la señal de alerta tan sólo en dos o tres oportunidades.

Cabe recordar que los botones fueron entregados al Juzgado de Familia en octubre del año pasado, momento en el cual comenzaron a utilizarse.

El director de Defensa Civil y Asistencia a la Víctima, Pablo Esquivel, explicó que los botones antipánico se otorgan por 10, 30, 40 ó 60 ó 90 días, dependiendo la gravedad del caso y “hasta el momento se han activado muy pocas veces. Hasta ahora se ha entregado la totalidad de los botones, pero la cantidad que se han pulsado son muy pocas”.

“El Juzgado de Familia es quien dispone a quien entrega los botones y por cuánto plazo, lo único que hacemos nosotros es la entrega del dispositivo, se le explica a la gente cómo utilizarlo. Cuando se presiona el botón y salta en la sala de monitoreo, automáticamente se llama al 101 para que se dirija al lugar donde se está pulsando el botón, y como es georreferenciado se ubica específicamente dónde está y el móvil se dirige al lugar”, explicó.

En los casos que han tenido, se pulsó en forma preventiva ante la presencia cercana de la persona que estaba con restricción de acercamiento. “La persona pulsó el botón y cuando llegó la policía el agresor ya no se encontraba en el lugar. Sólo en una oportunidad se detuvo a la persona, porque estaba cercana al lugar, violentado la restricción de acercamiento”, detalló.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario