¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Desde Vialidad Nacional prometieron que la Ruta 3 será autopista en el 2019

Una de las tantas propuestas realizadas durante la campaña electoral que llevó adelante el actual presidente de la Nación, Mauricio Macri, apuntó a transformar la Ruta Nacional 3 en autovía. De concretarse esta importante obra, permitirá una gran mejora en la circulación de los vehículos y podrían reducirse la cantidad de accidentes que ocurre, en muchos casos por imprudencia de los conductores pero en otros por la trocha angosta y el estado del asfalto.
Sobre el proyecto para la transitada ruta, habló con “Tandil despierta” (Eco TV y 104.1 Tandil FM), Javier Iguacel, administrador de Vialidad Nacional, quien señaló que “tenemos un sistema colapsado como la Ruta Nacional 3, que no está preparada para la cantidad de vehículos que está circulando”.
Dijo que “tenemos un plan para los próximos doce años, pero en los próximos cuatro años está proyectado construir 2800 kilómetros de autopista. Eso es duplicar lo que se ha construido en la Argentina en toda su historia a nivel federal, así que es una tarea muy ambiciosa”.
Especificó que “dentro de lo proyectado está la Ruta 3, donde en estos cuatros años queremos construir la autopista hasta la ciudad de Azul y después desde Dorrego hasta Bahía Blanca. Convertir en lo que llamamos ruta segura el tramo entre Azul y Dorrego”.
Remarcó que “para el Gobierno anterior, la Ruta 3 no era prioridad porque ni siquiera estaba terminado el proyecto de autovía, nosotros lo terminamos y lo transformamos en autopista”.

Los recursos

En cuanto a los fondos, el funcionario dijo que “están previstos, pero no saldrá el doble, porque los costos que hemos tenido no han sido normales, sino excesivos. Por ejemplo, en un tramo de la Ruta 8 que convertimos en autopista, esa modificación nos va a costar un 10 por ciento más que el presupuesto que había para autovía. Prácticamente por el mismo monto, hacemos autopistas interurbanas”.

Cambios

Según las precisiones que brindó el funcionario nacional, “queremos construir una autopista interurbana que no tenga más cruces a nivel, ni rotondas ni retornos como hay en la Ruta 2. Buscamos que tenga puentes y distribuidores, utilizando una tecnología de asfalto moderna, que permita que haya menos aquaplaning, que es cuando el auto resbala o salpique menos al auto que marcha atrás cuando dejó de llover. Además de las banquinas pavimentadas, que le dan otro nivel de seguridad”.
Agregó que “estamos armando el proyecto, había otros pero era de autovía y lo modificamos por autopista. El plan es durante este año licitarlo, para construirlo y antes de 2019 terminar esta obra”.

Los camiones

En cuanto al tránsito del transporte de la producción, que cuando lo hacen con sobrecarga afectan y rompen el asfalto, indicó que “es un reclamo muy lógico que tenemos y entendible el de los camiones. No hay controles sobre las rutas y gran parte del problema que tenemos de destrucción es el transitar con mayor peso al permitido”.
Anunció que “vamos a implementar un sistema dinámico de control de pesaje en las cabinas de peaje, donde los camiones van a tener una medición de peso en el mismo momento que paran. La barrera se abrirá en la medida que no estén excedidos”.
Añadió que “si se detecta exceso de peso, se pasará el camión a una balanza fija donde se corrobora el peso y no podrán continuar si están pasados de kilos”.
Explicó que “estamos pensando en un sistema que el costo del peaje tenga que ver con la carga transportada, al igual que un camión vacío que pagará un peaje muy bajo. Además con la tecnología que estamos incorporando, tendremos controles esporádicos en cualquier lugar de la ruta, en cualquier momento, alternativos. Para eso necesitamos mejorar un convenio que ya existe con Gendarmería, porque lamentablemente hay muchos camioneros que no quieren parar y ponen en riesgo al inspector que está trabajando en la ruta”.
Con relación a las balanzas que hay en distintas rutas, manifestó que “hemos detectado diferentes irregularidades y problemas. Creemos que nos va a llevar las que hoy existen un año en ponerlas a todas en marcha”.

Los controles

Iguacel expresó que “el control será con licitaciones completamente competitivas y abiertas. Por ejemplo, no vamos a vender más los pliegos, van a estar disponibles en internet para que cualquiera los pueda ver y bajar. La cotización será mucho más simple e invitaremos a que todas las empresas del país que puedan licitar, independientemente si son de una provincia u otra, lo que ampliará la competencia”.
Aseveró que “controlar con funcionarios honestos y luego durante la obra habrá controles cruzados. Encontramos en la anterior gestión que la misma constructora se podía inspeccionar a sí misma, y entregaban obras no siempre bien, dependía de la empresa que a veces algunas eran responsables y otras no. En función de eso, los inspectores serán de Vialidad Nacional, que están tomando cursos de capacitación. Habrá un inspector que revise el contrato, avance de obra y los costos y otro que es independiente y verá la calidad. Entonces uno no puede avanzar sin el otro”. u

Nota proporcionada por :

Deja un comentario