¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Después de un sensacional estreno se repone “Casanueva, la mudanza”

El sábado a las 21 en la sala de planta baja del Club de Teatro y el domingo a las 20, Marcos Casanova pondrá en escena su unipersonal “Casanueva, la mudanza” con dirección de Alejandra Casanova y asistencia de Andrés Carrera. Una obra para no dejar de ver.

Cuando a la decisión de cambiar de casa se le suma el firme objetivo de cambiar de vida, de sanar, de armonizar con el universo, la mudanza es completa.

Una comedia desopilante, en donde la mudanza es una excusa para recorrer la vida de este personaje que se ha puesto como objetivo primordial liberarla de rencores, disfrutar el presente e iluminar el futuro.

Más de una hora para reírse y verse reflejado en este personaje que quiere arrancar de nuevo en una casa nueva con una nueva vida.

 

Experiencias personales

 

-¿Cómo vivió el estreno de “Casanueva”?

Marcos Casanova: -En primer lugar, cómo se vive un estreno. Es decir, con una mezcla de insomnio, nervios, ansiedad, y adquiriendo, a medida que se acercaba la hora, un estado de “insoportabilidad” supina. Pero muy contenido desde este equipo maravilloso que se ha formado, en el que uno se siente realmente mimado. El estreno fue bastante especial ya que al tratarse de un unipersonal, que hace ya algunos años que no hacía, transformaba todo en una demanda un tanto diferente de entrega, concentración y otras cuestiones.

Sin embargo, tenía la tranquilidad de saber que se sacaba esta obra en el momento justo, es decir, con la cantidad de ensayos necesarios, ni de más ni de menos.

-Después de tanto tiempo de su último unipersonal, ¿cómo se sintió en escena?

-Me siento muy cómodo en escena. Siempre me sentí cómodo en el escenario, lo que no significa que esté juzgando el resultado. Para eso está el público. Como dije antes, todo está ensayado y preparado. Hasta el más mínimo detalle. Hasta los imponderables, ya que toda la técnica en lo que respecta al sonido, la hago yo mismo desde el escenario, con un backup en la cabina. Con esto quiero significar que tuve la tranquilidad de que el trabajo de dirección y de ensayo había sido arduo y productivo. Luego, al sentir que el público respondía cálidamente y con atención a la propuesta, todo fue más fácil.

-¿Cómo estuvo la reposición del domingo?

-Dicen que la segunda función es la más peligrosa, a la que hay que tenerle más respeto y cuidado y la explicación no se refiere a la cábala ni al capricho del destino. En el estreno uno suelta toda su adrenalina y toda la tensión acumulada y, al llegar a la segunda función, un poco se desinfla. Teniendo en cuenta esa realidad que sucede en los elencos más avezados, realicé un trabajo de concentración mucho más estricto y aplicado. La respuesta es que no caímos en la “maldición de la segunda función” y salió con la energía necesaria y todos quedamos muy contentos con el trabajo realizado.

 

Buena recepción

 

-¿Qué más nos puede contar de la respuesta del público?

-Increíble, en cantidad y calidad de respuesta. Siento el cariño del público antes de entrar a escena y eso es impagable para mí. Me da una seguridad extra, como si la obra la sacáramos adelante entre todos. Este unipersonal tiene la característica de no ser un stand up, es decir que el actor no habla ni se comunica con el público. Es como si la gente pudiera espiar por más de una hora lo que a este buen hombre le sucede. Y, al estar solo en escena, se generan ciertos códigos, como la personalización de objetos que la gente aceptó desde el primer momento y lo hizo saber.

-¿Cómo se sintió al ser dirigido por Alejandra y Andrés?

-Me sentí como un actor sumamente afortunado. Qué puedo decir ya de Alejandra que me ha dirigido en  el 80 por ciento de mi carrera, sabe mucho y es una excelente persona y no lo digo porque sea mi hermana. Siento que me protege, me cuida, me enseña, me entiende y me sabe llevar, ya que dicen que no soy tan fácil. Y Andrés, si bien era un colega a quien conocía de tratarlo, ha resultado ser tan útil a esta propuesta y a mi trabajo que considero, sin temor a equivocarme, que esta obra “Casanueva” no sería lo que es sin su aporte. Una persona con una sensibilidad teatral y una responsabilidad notable. Me he sentido muy cuidado y me han mantenido casi exclusivamente en mi rol de ensayar y actuar,  y estoy muy agradecido a ellos.

 

 

Una nueva puesta en escena

 

-¿Cómo se prepara para estas nuevas funciones?

-Ahora con muchas ganas. Con toda la fuerza y envión que te puedas imaginar, porque estamos felices con nuestro trabajo. La obra acaba de nacer y tenemos ganas de que crezca en las funciones. Volvemos al ensayo en la semana ya que hay cosas que ajustar y cuestiones que mejorar. Esto recién empieza.

-¿A quiénes invita?

-Cómo todas las obras que escribo, son para todo público, para toda la gente. Todo el mundo se va a sentir identificado. Es la lucha de un buen hombre por mantener la cordura en el medio de una mudanza. Es la lucha de un tipo por liberarse de ataduras que ha ido acumulando en su vida y de manera consciente, quiere desatar para torcer su destino para donde él quiere y no para donde lo empuja la inercia.

Entradas en venta, anticipadas y con descuento, en El Eco Multimedios.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario