¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Educación tomó intervención en la denuncia por venta de drogas en Normal

Desde Jefatura Distrital de Educación confirmaron que están trabajando a partir de la denuncia por la presunta venta y consumo de estupefacientes en las inmediaciones de la Escuela Normal. En principio, el inspector Rodolfo Badin indicó que pedirán al Consejo Escolar el cerramiento del patio de la institución, avanzarán en acciones conjuntas con las autoridades judiciales, policiales y municipales y darán apoyo a los directivos, profesores y alumnos a través del trabajo pedagógico con miras a la prevención.

En una entrevista con El Eco de Tandil, el inspector jefe distrital Tandil explicó que tomaron conocimiento de estos hechos la semana pasada, cuando una madre se acercó a dialogar con la inspectora del nivel secundario. Así, junto a la inspectora de psicología, comenzó el abordaje “aconsejando y trabajando con la Guía de Intervención de Situaciones de Conflictos, con el Equipo de Orientación Escolar y la inspectora, que acompañaron a la mamá”.

Ayer, Rodolfo Badin se puso en contacto con el doctor Fabio Molinero, titular de la  Unidad Fiscal de Instrucción 22, donde los padres habían asentado una denuncia penal y aportaron el nombre de la persona que les proveería la droga al grupo de jóvenes que se congrega en las inmediaciones de la Escuela Normal.

“Desde lo que es Educación, estamos interviniendo con dispositivos con los equipos, acompañando a los docentes y a los alumnos también”, precisó la máxima autoridad educativa del distrito.

 

“Los que entran son adolescentes”

 

La sede de Jefatura Distrital de Educación está ubicada en el patio que comparten las escuelas Normal y Comercio, en el lugar donde los padres aseguran que han visto a un grupo de unos veinte adolescentes ajenos a las instituciones en situación de consumo y venta de estupefacientes.

En este aspecto, Rodolfo Badin indicó que “nosotros acá tenemos los dos predios donde hacen educación física las dos escuelas. Incluso, los de la Escuela Secundaria 8 (ex Comercio) salen al recreo. La Policía Local recorre las veredas, por ambos lados, y está siempre alerta y mirando”.

Además, sostuvo que el movimiento de jóvenes que no asisten a las dos secundarias “no es una problemática que tengamos hoy; siempre hubo afuera de la escuela algo que se fue planteando hace varios años”.

Badin explicó que “puede ser” que estos adolescentes ingresen al patio pero cuando los detectan los efectivos de la Policía Local, se van.

En este aspecto, sostuvo que el martes mantuvo una entrevista con un consejero escolar y le solicitó que colocaran las puertas de acceso, una por Mitre y otra en avenida Santamarina, porque permitiría controlar el ingreso.

“Los que entran son adolescentes”, aclaró, y dijo que “son alumnos de otra institución o de otro turno”.

Al mismo tiempo, sostuvo que “creo conveniente que podamos delimitar el espacio. Incluso, separar la Escuela Secundaria 8 de la Escuela Secundaria 10”. Y recordó que estuvieron divididas por un paredón que se volteó cerca 2008 y no se construyó más.

Sumado a esto, sólo los alumnos de la Secundaria 10 visten guardapolvo, mientras que los de la ex Comercio llevan un buzo bordó. Por estas situaciones, en el patio, se hace difícil identificar a los estudiantes de aquellos que no lo son.

 

“La policía no tiene ingreso”

 

El inspector jefe advirtió que “lo que requieren los padres es que los efectivos entren al establecimiento e intervengan con los alumnos. Por la Ley de Promoción y Protección de los Derechos del Niño, la policía no tiene ingreso a la institución. Sí tiene ingreso a la periferia y en la entrada, pero hasta ahí”.

Badin remarcó que no existen actas que informen sobre el consumo o venta de estupefacientes en el interior de la escuela. Si fuera así, desde la institución deberían radicar las denuncias ante las fiscalías de Drogas o del Fuero Penal Juvenil.

Ante la denuncia de los padres, ayer por la mañana Badin mantuvo una entrevista con el fiscal Molinero, quien le confirmó que la presentación fue en enero y le transmitió que está trabajando y que ha avanzado en la investigación, pero necesita mantener el secreto del sumario.

Por ese motivo, pidió a los papás cautela, porque al salir en los medios pueden llegar a entorpecer las medidas que tenían programadas las autoridades judiciales. Al mismo tiempo, entendió la angustia aunque señaló que la tarea es de “corresponsabilidad” entre los distintos actores, entre quienes están incluidos los padres.

Sumado a esto, indicó que el martes las inspectoras de Secundaria y psicología se reunieron con el subsecretario de Protección Ciudadana del Municipio, quien les dio detalles sobre las tareas de la Policía Local en la zona y promoverá otro encuentro con todas las partes implicadas.

 

 

El problema requiere un trabajo territorial

 

En cuanto al consumo de drogas entre los alumnos, Rodolfo Badin dijo que “son problemáticas que no son de hoy, se vienen trabajando con el equipo de orientación, con el COF (equipos interdisciplinarios distritales), con el EDI (Equipo de Inclusión)”.

Agregó que “en un momento estuvimos trabajando con el entorno escolar, el afuera de la escuela. Lo trabajamos junto con el grupo Envión, porque había alumnos que estaban en el entorno que pertenecía al programa; con el CPA; con el Servicio Local y ahora es la primera vez que tomo contacto con Protección Ciudadana, a través de las inspectoras”.

Por otra parte, marcó que las clases comenzaron el 7 de marzo y sólo han transcurrido diez días. Como respuesta a las demandas de los papás, explicó que “desde Educación puedo hacer todos los aportes desde el acompañamiento con los inspectores de psicología, inspectores del nivel, el equipo de orientación escolar; con capacitación a los docentes desde el CPA con cursos sobre adicciones; con instrumentar proyectos en educación para la salud, salud y adolescencia, construcción ciudadana para prevenir o anticipar. Eso lo podemos ver pedagógicamente”.

El jefe distrital de Educación adelantó que en el primer encuentro con los inspectores, les pidió trabajar en la prevención. “Hay algunas cuestiones que resienten el accionar educativo, que es un trabajo más territorial, donde tenemos que trabajar con Protección Ciudadana, la Policía Local -con la Policía provincial no hemos trabajado porque en realidad no es mi competencia-, siempre teniendo en cuenta la Guía de  Intervención de Situaciones de Conflicto (protocolos de acción ante hechos de presunción) y la Ley de Promoción y Protección de los Derechos de Niño/as y Adolescentes”.

Reiteró que en caso de que algún equipo directivo tome conocimiento de cualquier situación en el interior de la escuela, si se trata de un menor debe presentar las actas a la fiscal María de los Angeles Marsiglio y si es un mayor, al fiscal Fabio Molinero.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario