¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

El eclipse total de Sol, Estados Unidos 2017

De los regalos que puede brindarnos la naturaleza, sin duda alguna, los eclipses totales de Sol representan uno de los más hermosos. Hoy se producirá un nuevo fenómeno astronómico de este tipo el cual podrá ser observado solo desde los Estados Unidos de América. Tuve la gran fortuna de presenciar el ocurrido el 3 de noviembre de 1994 desde el sur de Brasil. Al igual que muchos, lo considero el mayor de los espectáculos que pueden observarse en el cielo.

En plena luz del día, la Luna va cubriendo paulatinamente al Sol hasta que llega un momento en que lo tapa por completo. Si se trata de un día despejado de nubes y con temperatura elevada, lo que se podrá experimentar es algo realmente emocionante e indescriptible. A medida que el suceso cobra curso, la luz solar va disminuyendo en intensidad y en el momento exacto en el cual nuestro satélite natural termina de cubrir por completo al Sol, la noche se hace presente de manera repentina. Si bien no se tiene el mismo efecto que una noche “completamente cerrada”, el cambio abrupto en la intensidad lumínica sumado a la disminución en la sensación térmica, hace de un eclipse solar total algo maravilloso de experimentar. Lo asombroso de estos fenómenos es que se producen por una simple y curiosa “coincidencia cósmica”. La Luna se encuentra, en promedio, unas 400 veces más cerca de la Tierra que lo que se encuentra el Sol. Pero el diámetro de este, es justamente 400 veces mayor al lunar. Esto hace que el tamaño aparente lunar sea exactamente igual al solar. Durante un eclipse total de Sol, un círculo negro (la Luna) pasa exactamente por delante del disco solar, cubriéndolo de manera perfecta en lo que respecta a su tamaño, permitiendo que pueda observarse majestuosamente toda su corona, o sea, la parte más externa de la estrella.

Debido a que los eclipses solares se producen como consecuencia de la interposición de la Luna entre el Sol y la Tierra, cabe preguntarse cuál es el motivo por el cual, entonces, no tenemos eclipses todos los meses. Ocurre que más allá de tener en cuenta los tamaños aparentes de los dos astros más brillantes del cielo, existe otra cuestión fundamental en este tipo de sucesos. El plano orbital lunar se encuentra inclinado respecto del terrestre alrededor del Sol (la eclíptica) en aproximadamente unos 5 grados. Esto significa que si representásemos a la eclíptica con el plano de una mesa (la Tierra giraría entonces alrededor del Sol exactamente sobre esa mesa), la Luna lo haría alrededor de nuestro planeta desplazándose tanto por arriba como por abajo de dicha mesa. Como consecuencia, la mayoría de las veces la Luna no se encuentra exactamente alineada con la Tierra y el Sol. Esto último ocurrirá solamente si nuestro satélite natural estuviese ubicado en el plano ecliptical (posiciones denominadas “nodo ascendente” y “nodo descendente”).

Cuando la Luna se encuentra en el nodo ascendente, tenemos alineados al Sol, la Tierra y la Luna (en ese orden). En ese caso ocurrirá un eclipse de Luna. Cuando el satélite esté ubicado en el nodo descendente, la Luna estará ubicada entre el Sol y la Tierra, momento en que habrá un eclipse de Sol.

Hace 38 años que un eclipse total de Sol no se observa desde los Estados Unidos de América. Y el que ocurrirá hoy tiene características realmente sin iguales ya que cruzará por completo todo el país, desde la costa oeste, en el estado de Oregon, hasta la costa este, en Carolina del Sur. A medida que la Luna se vaya interponiendo delante del Sol, producirá un cono de sombra que alcanzará la superficie terrestre. Aquellos que se encuentren dentro de dicho cono podrán disfrutar del eclipse.

La primer zona del planeta a donde llegue la sombra lunar será en el océano Pacífico. Como consecuencia de los movimientos terrestre y lunar, esta sombra se irá desplazando hacia el este, ingresando a tierra firme, más precisamente en las cercanías de la localidad de Lincoln City, Oregon, a las 10^16 hora local (14^16 de Argentina). A una velocidad mayor a los 3.500 km/h, la sombra lunar atravesará 14 estados de la Unión para abandonar el continente muy cerca de Charleston, en Carolina del Sur, a las 14^48 hora local (15^48 de Argentina).

Respecto del cono de sombra lunar, podemos mencionar que posee dos zonas bien diferenciadas: la umbra y la penumbra, esta última cubriendo una región mucho mayor a la primera. Aquellas personas ubicadas en la penumbra podrán observar un eclipse parcial de Sol, mientras que los afortunados que se encuentren en la umbra, disfrutarán de la totalidad. La umbra describirá una franja a lo largo de todo su recorrido de no más de 112 kilómetros de ancho, en cambio la penumbra abarcará prácticamente toda América del Norte. A medida que uno se encuentre más alejado de la franja umbral, la cobertura del Sol por parte de la Luna irá disminuyendo.

Los eclipses totales de Sol permiten realizar diversos estudios científicos, en particular, los referentes a la corona solar, la parte más externa de la atmósfera solar. Se trata de una región compuesta de plasma la cual se extiende por más de un millón de kilómetros. Entender el comportamiento de la corona solar es clave para comprender la manera en que la radiación solar nos afecta. Si bien se la intenta estudiar a partir de instrumental específico, ningún dispositivo es capaz de lograr el efecto producido por la Luna en un eclipse total de Sol. Por ello es que ante la existencia de este fenómeno, la comunidad astronómica está atenta a los estudios que pueden llevarse a cabo.

Una de las tantas curiosidades que se presentan en los eclipses solares es la posibilidad de ver la Luna en su fase nueva. La Luna llena como los cuartos crecientes y menguantes nos son absolutamente conocidos. En cambio, la Luna nueva no puede observarse desde la Tierra (la parte iluminada de la Luna es la que apunta hacia el Sol) salvo al momento de un eclipse solar. El disco negro que tapa al Sol es, justamente, nuestra Luna.

Como hemos descripto, desde Argentina no podremos observarlo de manera directa. De todas maneras, podrá disfrutárselo a partir de diversas transmisiones en vivo que se realizarán desde el país del norte, en particular la que realizará la agencia espacial estadounidense (NASA). Será otro lindo momento para disfrutar, una vez más, de uno de los fenómenos más deslumbrantes que nos puede brindar el cielo.

(*) Director de Gestión Planetario Ciudad de La Plata

Nota proporcionada por :

Deja un comentario