¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

El FPV y el Bloque Justicialista propusieron municipalizar la guardería de María Ignacia

Los bloques de concejales del Frente para la Victoria-PJ y Justicialista presentaron un proyecto de ordenanza para municipalizar la Casa del Niño Rayito de Sol de María Ignacia, guardería que recibe a unos 75 chicos desde los 3 meses a los 12 años. La institución, que se solventa con un subsidio provincial, ayuda del Municipio y donaciones de la comunidad, atraviesa crisis cíclicas que ponen en peligro su continuidad.

En principio, el proyecto establece la incorporación a la órbita municipal de la guardería Casa del Niño Rayito de Sol de María Ignacia Vela. Además, garantiza la continuidad laboral del personal que se desempeña en la institución de origen y su paso a la planta permanente del Municipio, en las categorías correspondientes de acuerdo a su función y carga horaria.

Además, determina que la comuna será responsable de la provisión, manutención y supervisión de la institución, y los gastos de funcionamiento se imputarán a la partida correspondiente a guarderías municipales a partir del Presupuesto 2017.

En el artículo quinto, propone que la actual Comisión Casa del Niño Rayito de Sol continúe colaborando con la institución, a partir de la creación de la asociación Amigos de la Guardería Casa del Niño Rayito de Sol.

“Para nada
oneroso”

La iniciativa que trabajó la concejal María Eugenia Poumé, nacida en María Ignacia, surgió durante la última campaña electoral, cuando los integrantes de la lista que encabezaba Pablo Bossio como candidato a intendente visitaron la institución y escucharon las demandas. Por este motivo, a pesar de la escisión del bloque, los dos espacios del peronismo acordaron elevar este proyecto.

En diálogo con El Eco de Tandil, la legisladora estimó que municipalizar la guardería no demandaría una erogación significativa para la comuna, ya que se podrían mantener las 45 becas que le otorga el Ministerio de Desarrollo Social de la Provincia que se traducen en 42.300 pesos mensuales.

“El gasto serían los sueldos de las seis personas que trabajan y correspondería poner una directora por concurso, como siempre lo hace el Municipio. Después, los gastos comunes que, de hecho, el Municipio ya se hace cargo”, y explicó que hoy responde ante el déficit de la guardería velense.

“No estamos hablando de una suma que ponga en peligro el presupuesto municipal”, evaluó. En ese aspecto, confirmó que se podría afrontar con recursos del Fondo de Financiamiento Educativo, que se encuentra subejecutado y son recursos afectados. “Lo que dijo (el secretario de Economía, Daniel) Binando en los medios es que el Tribunal de Cuentas había dicho que podía afrontar cargos que tuvieran que ver con la educación no formal”, y agregó que en el sistema educativo de Tandil, los sueldos se erogan de esa partida.

“No sería para nada oneroso para el Municipio pero sí una tranquilidad terrible para la comunidad, y sustentar la situación que tienen los empleados que, en realidad, tienen unos sueldos bastante pobres porque les pagan por hora”, resaltó.

El tratamiento

El proyecto tomó estado legislativo el 22 de septiembre pasado y pasó a la Comisión de Salud y Desarrollo Social. En tanto, también será debatido por Interpretación y Asuntos Legales.

La concejal Poumé, en la última sesión, solicitó “a ambas comisiones que no se mandara al Ejecutivo, porque lo que sucede es que todas las comisiones tienen mayoría radical, entonces el oficialismo lo manda al Ejecutivo y eso no vuelve más. Como nosotros solicitamos que esta guardería esté incorporada en el Presupuesto 2017, la única manera es que se le dé pronto despacho”.

La legisladora aguarda que el proyecto se debata en el recinto. “Es lo que corresponde. Lamentablemente, lo que está sucediendo es que todos los proyectos, todas las cuestiones que tienen que ver con la oposición, no se tratan. Parece que el Concejo Deliberante no tiene razón de ser porque somos una usina de proyectos que después, si bien se debaten en las comisiones, terminan yendo al Ejecutivo, excepto los proyectos de comunicación y de resolución, en algunos casos, y los proyectos que vienen del oficialismo”, lamentó.

Y resaltó que “esto no es una cuestión partidaria, es una necesidad del pueblo. No implica una erogación presupuestaria que haga daño, ni siquiera mella al Municipio, y me parece que desde el oficialismo deberían reconocer el trabajo que ha hecho tanto (Américo) Reynoso como (Carlos) Corbellini, que son dos referentes de Tandil y Vela del radicalismo, que fueron los impulsores de la Casa del Niño Rayito de Sol. Sería cerrar el círculo de algo que fue creado por el radicalismo y una forma de ponerle el moño a todo esto es municipalizarlo”. u

Rayito de Sol ya cumplió tres
décadas al cuidado de los niños

La necesidad de que el Municipio ponga bajo su órbita a la guardería Casa del Niño Rayito de Sol de María Ignacia se sustenta en el rol social que cumple la institución; en el esfuerzo económico que realiza la comunidad para su funcionamiento, que pone en riesgo su continuidad en el tiempo, y en la urgencia de garantizar los derechos laborales de los seis trabajadores que cumplen funciones en el lugar.

La guardería velense fue impulsada por el presbítero Osvaldo Catena, con el objetivo de aliviar las carencias de muchos hogares de la localidad rural. Se formó una comisión de vecinos, que recibió el apoyo del intendente Américo Reynoso y del delegado Carlos Corbellini, y se inauguró el 25 de abril de 1986.

Rayito de Sol funciona durante once meses al año, de 8 a 18, de lunes a viernes, y asisten niños de tres meses a doce años de edad. Hoy recibe a 75 chicos de María Ignacia, algunos en horario completo y otros a contraturno de las escuelas.

Trabajan seis personas en la guardería, cuatro atienden a los niños que están divididos por edades y otros dos empleados se encargan de la cocina y el mantenimiento edilicio.

Para la admisión se contemplan situaciones como los hijos de madres que trabajan afuera de sus casas y de hogares numerosos con vulnerabilidad social, pero además se aceptan a los chicos que necesitan garantizar su derecho alimentario y la socialización, conforme a las leyes de Promoción y Protección de los Niños 26.061 y 13.298, del ámbito nacional y provincial respectivamente.

La institución brinda alimentos, vestimenta, medicamentos, apoyo escolar, realiza un seguimiento de la asistencia a los establecimientos escolares externos, organiza actividades tendientes a la socialización y promueve la participación de la comunidad y los padres de los niños con la institución.

Los recursos

Rayito de Sol se solventa con 45 becas otorgadas por el Ministerio de Desarrollo Social (Unidad de Desarrollo Infantil) de la Provincia, las cuales ascienden a 42.300 pesos mensuales, además de lo aportado por donaciones de la comunidad y el constante apoyo del Municipio.

En tanto, los sueldos y las cargas sociales demandas unos 43 mil pesos por mes, a lo que hay que agregar la compra de alimentos y artículos de limpieza, y el pago de los servicios, entre otros gastos.

En cuanto a los aportes de la comunidad, hay que considerar que los velenses también colaboran con los Bomberos Voluntarios, la cooperadora de la Concentración Rural, los clubes Velense y Social, Cáritas, Guías, etc., por lo cual se hace difícil sumar respaldos económicos.

Además, la institución funciona en un inmueble municipal y al momento de la inauguración, la comuna le asignó una trabajadora social, la señora Marta Flores, pero se jubiló y ya no la reemplazaron.

Hay cuatro
guarderías

En los considerandos del proyecto, la concejal María Eugenia Poumé destacó que “en la ciudad de Tandil, el Municipio cuenta con cuatro guarderías, una inaugurada el año pasado en el predio del club Hípico, reconociendo así la importancia que estas instituciones tienen en los ámbitos de mayor vulnerabilidad social y económica; brindando a niños y padres un ámbito seguro, donde además de cuidados y alimentos, se garantiza el cumplimiento de los demás derechos instituidos constitucionalmente, constituyéndose Casa del Niño Rayito de Sol como la quinta del distrito, valorándose así la labor desarrollada y la implicancia social de la misma”, reflexionó.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario