¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

El Hospital pone en marcha la internación domiciliaria para pacientes sin obra social

El Municipio pondrá en funcionamiento la unidad de internación domiciliaria, que estará dirigida a pacientes que no tengan obra social, que su vivienda lo permita y que cuenten con algún familiar que los cuide. Se prevé que el nuevo servicio, con capacidad para atender a seis enfermos en forma simultánea, se ponga en marcha el mes próximo.
La unidad se va a encargar de la atención de aquellas personas que estén en condiciones de ser externadas del Hospital pero que aún requieran cuidados que se puedan desarrollar en su domicilio. Para esto, la Secretaría de Salud del Municipio ya conformó un equipo multidisciplinario, integrado por médicos, enfermeros, nutricionista, asistente social, psicólogos, kinesiólogos y terapista ocupacional que llevarán adelante las atenciones en aquellos hogares donde estén dadas las condiciones ambientales para la permanencia de los enfermos.
Este grupo de profesionales trabajará durante doce horas en forma activa, pero también cumplirá una guardia pasiva y contará con el respaldo del área de emergencias del Hospital Ramón Santamarina. Durante el día, se trasladarán en un móvil municipal, una de las ambulancias que fue descartada del sector de urgencias.
Los médicos, enfermeros y especialistas que visitarán los domicilios llevarán una planilla similar a las de internación, con una hoja de enfermería y otra que deberá completar la familia para comunicar las novedades y los protocolos de tratamiento de las diferentes especialidades.

Comienzo
paulatino

En diálogo con El Eco de Tandil, el secretario de Salud Vito Mezzina anunció la inminente puesta en marcha de la unidad de internación domiciliaria y confirmó que trabajaron durante el año pasado para desarrollar el proyecto. El modelo y asesoramiento lo consiguieron en Rosario, distrito que lleva más de 20 años de experiencia en el campo de las prestaciones a nivel estatal.
El Hospital Santamarina ya reunió el equipamiento de camas ortopédicas, colchones antiescaras, los elementos propios de enfermería -tensiómetros y material para curaciones-, y otra aparatología para nutrición y bombas.
“La complejidad que va a tener inicialmente va a ser baja para lo que nosotros podamos hacer”, dijo el secretario y citó que en Rosario se externan pacientes que requieren ventilación. “Se va a iniciar en forma paulatina y luego va a ir aumentando en complejidad, además vamos a arrancar con pacientes adultos (desde los 15 o 16 años). La idea es, más adelante, incorporar a pacientes pediátricos para los que obviamente se necesita otro equipo”, adelantó.
En sus albores la unidad de internación domiciliaria contará con capacidad operativa para atender a entre 5 y 6 pacientes en simultáneo. “De acuerdo a la estadística que maneja la gente de Rosario, tenían el año pasado cerca de 40 pacientes en internación domiciliaria pero con 2 millones de habitantes. Ellos consideran que inicialmente no deberíamos tener más de 4 ó 5 pacientes”, indicó Mezzina.

Los casos y
las ventajas

El secretario evaluó que más allá de las patologías que permitan externar a los pacientes, “va a depender mucho la cuestión social de la vivienda y de los familiares, porque generalmente hay un familiar que está a cargo, que tiene que estar allí y tener las luces prendidas para reconocer la alarma. Obviamente que ante cualquier alarma, el sistema de emergencias va a funcionar con las mismas ambulancias del Hospital”.
Entre los cuadros que admitirían recurrir a este servicio, mencionó a los pacientes con problemas respiratorios crónicos que requieran oxigenoterapia, nebulizaciones y kinesioterapia, que a veces deben permanecer meses en el Hospital y que podrán ser restituidos a sus hogares.
También será beneficioso para los enfermos que se alimentan por sonda a partir de algún problema digestivo como cáncer; aquellos con trastornos cardíacos que suelen tener internaciones prolongadas porque requieren controles más estrictos; los traumatizados que necesitan dos o tres curaciones diarias; los que presenten quemaduras parciales, entre otros.
“Nos ayudará no solamente a descongestionar el Hospital sino que mejoraría la salud psicológica del paciente. Al no tener que estar tanto tiempo internado, la familia teniendo que abandonar la casa y a veces hay chicos que no se sabe con quien dejar, el trabajo; de esta forma, teniendo a alguien que se quede, todo va a funcionar alrededor de la casa”, valoró el funcionario.
Mezzina explicó que cuando los centros asistenciales hablan de internación se refieren al paciente y a su familia, ya que es una cuestión social muy importante que incluye desplazamientos de los familiares durante meses al Hospital, con la cuestión económica y los tiempos.
Sumado a esto “al disminuir el tiempo de internación, baja la posibilidad de infecciones intrahospitalarias. Hay muchos beneficios”, sostuvo.
“Estoy muy contento con esto”, dijo y ratificó que hoy la tendencia es mantener el menor tiempo posible a los pacientes en los centros de internación. “Esto creo que va a ser algo positivo”, resumió. u

Nota proporcionada por :

Deja un comentario