¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

El Hospital soporta más demandas de atenciones por Pami

Luego de ocho días del corte de las prestaciones, el conflicto entre la obra social Pami y la Nueva Clínica Chacabuco continúa sin resolverse. Autoridades del centro asistencial aseguraron que siguen esperando alguna comunicación tendiente a destrabar el conflicto.
En tanto, concejales del PRO realizaron gestiones con referentes de Pami en Mar del Plata con el fin de intentar que haya algún acercamiento entre las partes y poder resolver la problemática.
Cabe recordar que la Clínica Chacabuco estableció la suspensión de las prestaciones a los afiliados de Pami desde el pasado 1 de marzo. De acuerdo a un comunicado enviado por la dirección del centro asistencial, la medida surgió por las dificultades que desde hace dos años atraviesan. Puntualmente, se refieren a los reclamos en materia de actualización del valor de las prestaciones, situación que incluso llevó el año pasado a una medida de fuerza similar.

Sin respuestas

El director administrativo de la Nueva Clínica Chacabuco, Ricardo Saracca, explicó que “sigue todo igual, no hemos tenido contacto de ningún tipo. Sigue suspendido todo el servicio”.
En cuanto a la falta de contacto de referentes de la obra social, aseguró que “nosotros siempre estamos dispuestos al diálogo pero hasta ahora nadie nos ha llamado”.
Y manifestó que “con sinceridad, los afiliados de Pami directamente no están viniendo a la clínica, porque ya están informados de lo que sucede”. No obstante, aclaró que hay algunos casos que de cualquier modo van a la clínica y pagan la consulta particular, pero mayormente se dirigen directamente la Hospital Ramón Santamarina a atenderse.
En tanto, detalló que normalmente atienden un promedio de 180 internaciones por mes, sin contar todo lo que es alta complejidad y especialistas, ya que “hay un número de consultas importante también en todas las especialidades”.
Finalmente deseó que los “contacten por lo menos para tener un diálogo, y después ver si se llega a un acuerdo”.

Las complicaciones
en el Hospital

Por su lado, el presidente del Sistema Integrado de Salud Pública Vito Mezzina afirmó que “estamos teniendo un poco más de pacientes en consulta y en internación, clínicos fundamentalmente, pero hasta ahora es remediable, no nos ha complejizado demasiado las cosas a pesar de que el Hospital está bastante lleno”.
En tanto, indicó que también han tenido varias personas de Pami en el servicio de Emergencias.
En cuanto a las dificultades si la medida se prolonga en el tiempo, evaluó que “pueden llegar a haber complicaciones porque si aumenta la cantidad de internaciones, más los pacientes que habitualmente hay en el Hospital, puede llegar a ser compleja la situación, sobre todo por la disponibilidad de camas”.
En ese aspecto, detalló que en el Hospital hay cerca de cien camas, y la ocupación promedio está entre 85 y 90 camas, aunque eso va variando día a día.

Las gestiones

En tanto, el concejal del PRO, Pablo Díaz Cisneros, explicó que desde su bloque iniciaron gestiones con autoridades de la obra social en Mar del Plata y director ejecutivo de Pami, Carlos Regazzoni, informándoles de la situación.
“Ahora estamos tratando de gestionar algún tipo de reunión para que se pueda destrabar este problema. La última novedad que tenemos y que se lo vamos a transmitir a los directivos de la clínica es que desde Mar del Plata nos confirmaron que desde la clínica pueden comunicarse con ellos para gestionar una reunión con el fin de ver si se puede destrabar la situación”, explicó.
En ese marco, resaltó que “por lo menos no nos dijeron que no o que la puerta está cerrada, sino que están abiertos a generar una reunión. No puedo garantizar que haya un éxito con esto, porque lo que está sucediendo en Tandil también ha sucedido en Olavarría, que ha tenido también cortes de servicios de las entidades privadas que estaban trabajando por Pami”.

“Es preocupante”
En cuanto a la situación del Hospital, expuso que “es complicada porque cuando no dé abasto, Pami va a tener que empezar a derivar a otras ciudades para poder absorber la demanda de internación”.
“Por eso se ha pedido prudencia en cuanto a las internaciones que manden al Hospital, pero es un arma de doble filo porque a veces el médico tiene una duda razonable para internar, pero por las dudas lo hace, sobre todo cuando es gente mayor”, manifestó.
En esa línea, opinó que “es preocupante y en Pami lo saben. Están buscando una solución, lo que pasa es que muchas veces encontrar la solución tarda más tiempo del que se necesita para satisfacer la demanda ya. Esto hay que solucionarlo en los próximos días, no se puede esperar demasiado”.

Una entidad
“quebrada”

Por otra parte, el edil planteó que la problemática estaba sin resolver desde hace tiempo y “encima hay una nueva gestión que se tiene que poner al tanto de todo, que encuentra una entidad, como tantas otras que dependen del Estado, que están quebradas; porque le deben a todo el mundo; hay dinero que tienen que ver adónde fue porque no está; hay deuda con proveedores”.
“Las instituciones privadas son las primeras que van a cortar porque el Hospital está doblemente cautivo: no puede cortar una prestación porque es el último eslabón, pero al mismo tiempo hay una gran deuda. En el caso de las instituciones privadas, donde no les cierran los números tienen que cortar”, señaló.
Y afirmó que “se le pide paciencia a las instituciones para que traten de solucionar el problema pero no es un tema de especulación, sino que llega un momento en el que ya no pueden proveer el servicio”. u

Nota proporcionada por :

Deja un comentario