¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

El Oído agudo

NINGUNA RELACION

Llega a este Oído que existe mucho nervio, angustia al compás del fastidio en el seno lunghista a partir de una situación económica complicada que no podrá darle rienda suelta a las acciones que hasta aquí el pediatra pudo concebir.

En medio del escenario de ajuste, en el que se tuvo que dar marcha atrás a las pretensiones recaudatorias de la tasa de seguridad a pedido de los amigos camaristas, el jefe comunal siente, como nunca, que no cuenta con ningún salvavidas más allá de las fronteras.

Antes, acostumbrado a cierta bonanza económica y empatía construida sobre la base del pragmatismo político, Lunghi sorteaba cualquier obstáculo con una llamada a La Plata, donde su amigo Daniel Scioli lo trataba de complacer en sus demandas.  Pero –según cuentan- la línea directa se ha cortado, más allá de que paradójicamente la actual administración pertenezca al mismo espacio político.

Dicen, que “la chica Vidal” concibe la gestión de otra manera, no tan personalista y ante el reclamo de un jefe comunal cualquiera, como Lunghi en este caso, los “obliga a seguir los pasos burocráticos establecidos, ya sea a través de un director o ministro, de acuerdo a la temática demandada. Nada de llamadas directas, poco personalismo o afinidad, según se lo mire.

También las mismas lenguas soltaron que más allá del cuidado de las formas “la chica” Vidal tampoco olvida cómo jugó el radical serrano en tiempos de campaña. Y si a ello se le suma que al pediatra tampoco le cae en gracia la dirigencia PRO, hay un enfriamiento notable en las relaciones.

A tal punto llegaría la poca afinidad que cuentan que la Gobernadora no olvida que en aquellos ajetreados días de campaña cuando su competidor Aníbal Fernández la llamaba como el personaje animado Heidi, Lunghi no tuvo mejor idea que recibirla en su despacho con su habitual característica de médico pediatra, casi paternalista, aunque para las huestes PRO se trató de cierta displicencia, especialmente cuando la presentó como “chiquita”.

 

PINTADOS EN LAS NEGOCIACIONES

 

En tren de indiferencias políticas más allá de formar parte de la misma alianza política llamada Cambiemos, a no pocos se les escapó que las “famosas y promocionadas” negociaciones para designar y ocupar los cargos de los organismos nacionales y provinciales que el bossismo dejó poco influyó la apetencia lunghista, más allá de que varios se arrogaron y se autoproclamaron como candidatos.

En esa perspectiva todas las miradas apuntaron al presidente del comité Matías Civale, quien se suponía ser cabeza de negociaciones y, en buena parte de las designaciones, todo se hizo prácticamente desde Buenos Aires, puenteando cualquier influencia local, cuyo actores vernáculos se fueron enterando a cuenta gotas y por los medios quién asumía y dónde.

Algo similar ocurrió con los que se arrogan la representatividad macrista vernácula, que se enteraron por la misma vía la designación, por caso,  de Pereyra Iraola en la Regional.

 

RUIDOSO SILENCIO

EN LA USINA

 

La denuncia mediática del concejal Rogelio Iparraguirre sobre una millonaria deuda de la Usina en días donde se impulsó un tarifazo trajo consigo un sinnúmero de elucubraciones que generaron más de un resquemor en la siempre compleja convivencia del directorio, caracterizado siempre por su hermetismo, que, en este caso no permitió a la ciudadanía conocer sobre sus acciones y/u omisiones en un empresa con capitales públicos.

Por lo bajo y finalmente públicos empujados por la presión ensayaron argumentos varios, incluso hasta algunos sonaron válidos, empero, la falta de transparencia a la hora de la toma de decisiones siguió dejando un manto de sospecha y la asiste a la duda a la oposición a la hora de preguntar qué pasó.

Al cerrar la semana, bajo el mismo perfil hermético se dejó trascender un comunicado que hizo las veces de respuesta enviada a la presidencia del Concejo Deliberante. La misiva pretende esclarecer qué pasó, qué pasa y porqué se decidió lo que se decidió. Empero, el motivo del silencio sigue siendo una incógnita…

Algunos no dejaron de hacer notar la singular manera de responder del radicalismo, autoproclamado como el defensor del republicanismo y defensa de las libertades. En este caso, la manera de responder se pareció más a otro tipo de gobiernos, sin posibilidad de preguntar y repreguntar sobre lo que se informó.

 

PAMI

 

Desde la Nueva Clínica Chacabuco anunciaron días atrás que volvían a suspender las atenciones por la obra social PAMI, debido a la deuda existente. Esta determinación complica a los asociados que habitualmente acuden a la Clínica a atenderse y a su vez recarga otros centros asistenciales que aún permanecen atendiendo con esta obra social.

Uno de los que se vio afectado por la determinación adoptada desde la Chacabuco fue el administrativo de la misma institución sanitaria Oscar Galli, quien debió trasladarse hasta una prestadora de servicios médicos privada, que atiende por PAMI, para intentar conseguir un bono por diez sesiones de kinesiología que necesitaba realizarse su señora madre.

Todo esto se dio el mismo día que la Nueva Clínica Chacabuco por la cual él trabaja anunciaba que suspendía la atención de la mencionada obra social.

 

UN PARO ACOSTADO

 

Roberto Martínez Lastra no está teniendo una presencia activa en la nueva protesta sindical y no es que porque no quiera. Sucede que el líder de los trabajadores municipales, decidió participar de un partido de fútbol, donde su innata habilidad fue maltratada por jugadores adversarios, tanto que terminó internado en el Hospital Ramón Santamarina con una infección en una pierna.

Se sabe que vía celular monitorea todas las negociones que se vienen llevando a cabo. Lo que es misterio saber si en las horas de paro que el personal del nosocomio realiza, recibe algún tipo de atención especial por ser el referente máximo del Sindicato.

 

AMENAZA DE PROTESTA

La asociación regional del discapacitado mantuvo reuniones con la secretaria de Desarrollo Social, Alejandra Marcieri, con quien plantearon la necesidad de incrementar los fondos destinados a la entidad para su funcionamiento. La respuesta no fue la esperada, más bien todo lo contrario. Por lo que representantes de la asociación, entre ellos Enrique Vistalli anticiparon que de no recibir una mejor respuesta no dudarán en emplazar una huelga de hambre y encadenarse en las puertas del municipio a modo de presión.

 

ARMAS DE DOBLE FILO

Las redes sociales suelen ser un una caja de resonancia de la política. A veces, un tanto distorsionada; otras, un poco tímida. Lo cierto es que para quienes están en el ruedo, Facebook, Twitter y demás puede ser un arma de doble filo.

Por estos días, ha circulado una serie de fotografías del referente de la juventud del PRO tandilense, Nicolás Turdó. En ellas se ven imágenes de dirigentes kirchneristas (como el propio ex presidente Néstor Kirchner o la ex mandataria Cristina Fernández) y en primer plano, el puño derecho del joven macrista con el dedo mayor extendido, en el clásico gesto que “importó” el periodista Jorge Lanata.

Los comentarios críticos hacia la actitud de Turdó llegaron en abundancia. Seguramente, si volviera a pensarlo tal vez omitiría subirlo a las redes. Al menos, si tiene aspiraciones de hacer “carrera política”.

Hace algún tiempo fue otro referente del PRO, Fernando Mascetti, quien tuiteó apreciaciones poco felices hacia la periodista Nancy Pazos. Y hasta el propio Alejandro Tiscornia, titular del Foro de Seguridad, oportunamente tuvo un dolor de cabeza por sus vehementes publicaciones en Facebook.

 

UN ABOGADO EN APUROS

El controvertido abogado Claudio Castaño volverá a ser noticia. No por sus rimbombantes declaraciones mediáticas o enconos con los actores del poder judicial local, sino por una causa que lo involucra seriamente. Ahora no por defender algún personaje del hampa o represores de la última dictadura militar, sino que el imputado resulta ser él.

Lo que llegó a este Oído tiene que ver con una imputación en su contra que ahora la Suprema Corte avaló,  al rechazar el recurso de la defensa de Casación a los fines de que se revocara la decisión de no tener que transitar un juicio y posibilitar  una suspensión a juicio prueba.

Ante la novedad judicial, el polémico letrado quedó complicado. O apela a la última instancia superior que le queda, léase la Corte nacional, o acepta lo resuelto y afronta el juicio que tendría que desarrollarse en Azul.

Como oportunamente se informó este Diario, Castaño quedó involucrado en una instrucción penal a partir de escuchas telefónicas, primero, y testimonios después, que lo dejaba en una situación por demás incómoda que, según el fiscal, termina constituyendo un delito.

Más precisamente se alude a un hecho caratulado como “Defraudación por remuneración pretestada”. A grandes rasgos se desprende de la acusación que al abogado pidió dinero a sus clientes para destinarlo al pago de jueces y fiscales y así mejorar su situación procesal.

Trascendió que el caso surgió “por casualidad” en medio de otra investigación que se estaba realizando, y a partir de escuchas telefónicas se detectó el suceso que mereció la investigación. A la vez, luego devino el comparendo de los involucrados, quienes prestaron declaración. Si bien algunos negaron los hechos, la causa se mantuvo y quedó la imputación.

Cabe consignar que una vez ventilado el caso, el propio Castaño confirmó la especie, quien oportunamente realizó su descargo y desmintió la acusación, agregando testigos a su favor.

“Tengo tranquilidad de espíritu”, dijo el polémico abogado sobre el asunto, acotando que más allá de su estado de inocencia, confiaba en la instrucción, que por ese entonces estaba en manos del doctor Marcos Eguzquiza, pero que luego retomó el fiscal Damián Borean. Asimismo, se supo que el letrado optó por la defensa pública, a cargo de Diego Araujo.

Como se informó, Castaño dijo que aguardaba con tranquilidad la pesquisa y que de profundizarse no tendría reparos en ventilar presuntas anomalías que ocurrieron en plena instrucción, incluso con testigos dentro de la fiscalía que atestiguarían a su favor. Circunstancias que tal vez ahora las tenga que abonar en la audiencia oral y pública, con fecha a confirmar.

 

 

UN JUICIO PARA EL OLVIDO

 

De tanto en tanto, quienes protagonizan juicios y los actores que forman parte del sistema judicial preguntan y se preguntan qué necesidad de gastar energías y el dispendio de recursos humanos y materiales en asuntos, entuertos, que merecerían resolverse por otras vías.

Este pareció ser el caso llevado a juicio entre dos sindicalistas enfrentados por causas que algunos creen tener establecidas pero de difícil de reproducir en un medio de comunicación, quienes terminaron en el Juzgado Correccional protagonizando un debate más cercano a lo que propiciaba el mediático abogado tandilense Mauricio D`Alessandro con su programa de televisión La Corte, que lo que verdaderamente ocupó espacio y tiempo en la sede de calle Uriburu.

Se trató de un suceso denunciado en marzo de 2013, por la tarde, cuando en el interior de una Renault Kangoo que se encontraba esperando el semáforo en la avenida Perón casi esquina Monseñor de Andrea, se produjo una discusión por problemas relativos al gremio de Vendedores Ambulantes, entre Sandro Ernesto Juan de Dios y Víctor Hugo Degó, quienes se golpearon entre sí, sin poder determinarse quién dio comienzo al acometimiento físico.

Degó propició la denuncia penal a partir de haber sufrido heridas cortantes e inflamación del lado derecho del maxilar inferior, mientras que el otro protagonista padeció fractura de cabeza de quinto metacarpiano de mano derecha, excoriación en región nasal y laterocervical derecha. O sea, se pegaron y mucho.

Asimismo luego Degó lo denunciaría por el faltante de sus pertenencias que tenía en la sede de la CGT (una caja de madera con herramientas varias, alargues varios, una notebook con cargador, una computadora de escritorio y el CPU color negro, una cafetera eléctrica, dos teléfonos fijos, y un teléfono inalámbrico, una bobina de arranque, un sommier de dos plazas, un sofá cama, treinta CD de películas, veinte gorras viseras, quince remeras, sellos varios, porta retratos con fotos varias, un anafe, una silla de escritorio, una impresora, un maletín, auriculares de celular, pulóveres varios, casco de moto, una pava de mate y varios elementos más que fueron detallados en la denuncia).

En definitiva, y después de dos jornadas intensas de juicio en el que desfilaron personajes varios del sindicalismo vernáculo, nada quedó claro. Más bien todo lo contrario.

Es más, para el juez Carlos Pocorena ninguno de las dos imputaciones tuvieron suficientes elementos de prueba para culpar al nombrado. Para las agresiones, no había elementos suficientes, y para el segundo por el supuesto robo se inclinó directamente por la inexistencia del hecho en su materialidad delictiva, tras valorar la probatoria incorporada en la causa, y en particular la producida en la audiencia de debate.

Atento el resultado obtenido, rezó el veredicto del juez, se absolvió a Sandro Ernesto Juan de Dios de los delitos de lesiones leves y hurto.

 

Nota proporcionada por :

Deja un comentario