¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

En un fervoroso discurso, Sabbatella llamó a la unión contra “el modelo de ajuste” de Mauricio Macri

El ex titular del Afsca, Martín Sabatella, estuvo ayer en la ciudad en una “Plaza del Pueblo” que se llevó adelante en Mi Club, situado en Paz 721. Más de 300 personas participaron del encuentro.

Junto al ex funcionario, estuvieron el líder de Nuevo Encuentro en Tandil Jorge Coronel, los concejales del Frente para la Victoria Rogelio Iparraguirre, Darío Méndez y María Eugenia Poumé; el consejero escolar Facundo Labanca; el referente del Partido Socialista Osvaldo Maestrojuan y el líder del Partido Humanista Rodolfo Cachela.

Ante un auditorio colmado de militantes, Sabbatella dio un fervoroso discurso en el cual cuestionó duramente las políticas del presidente Mauricio Macri y criticó que “dicen que ellos vienen a construir un país normal y además a ordenar lo que nosotros desordenamos”.

“Quieren decir que hacen lo que hacen por el desastre de la herencia recibida. Es todo mentira, dicen que el camino que están tomando es inevitable porque nosotros hicimos un desastre, están inventando que hubo una crisis para justificar la crisis que ellos están generando”, fustigó.

Y consideró que el Gobierno actual está “inventando una pesada herencia cuando dejamos un país de pie, un país desendeudado, con soberanía”.

Domesticar el poder político

“Ellos tienen otro pensamiento y por eso construyen esta idea de un país normal que necesita políticas de otro tipo. La derecha argentina quiere domesticar el poder político, busca que el sistema político vuelva a sentarse en la mesa del poder, que la política siga subordinada a los poderes económicos”, lanzó.

El ex funcionario evaluó que “atacan a Cristina (Fernández de Kirchner) porque saben que ella no se sienta en la mesa donde los poderosos, las corporaciones, y los grupos económicos le dicen a la política lo que tiene que hacer”.

“En esa mesa nosotros no nos sentamos”, resaltó y desató un efusivo aplauso de los presentes.

Y agregó que en esa mesa se sienta la derecha y “un grupo de traidores que usaron el Frente para la Victoria. Esa es la mesa que pateó Néstor Kirchner cuando recuperó la política como una herramienta de transformación al servicio de las mayorías populares”.

“Todo lo hacen para que sus empresas, sus amigos, sean aún más ricos, cada investigación que se hace sobre alguna política pública de este Gobierno termina en algún negocio de ellos o de sus amigos o parientes”, cuestionó.

Y aseguró que el país normal del que habla Cambiemos es aquel donde “el mercado decide la vida de todos los argentinos, donde los ricos son cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres, donde es una locura pensar que con un salario te podés comprar un plasma, un celular, ir de vacaciones o prender la estufa o el aire acondicionado. El país normal de ellos es donde esas cosas no se pueden hacer porque son lujos de los poderosos”.
“Están preocupados por la rentabilidad de las empresas y no por el futuro de los argentinos”, señaló.

En contraposición, planteó que “lo anormal fue lo nuestro porque fue lo distinto, donde la economía es para todos y todas, los pibes van a la escuela y pueden hacer la tarea con la netbook que el Estado le garantiza; una familia se puede tirar a la noche en un sillón y con el plasma que a Macri no le gusta que compremos mirar la novela o el partido de fútbol”.

“No nos van a convencer de que está mal que un pibe pueda recibirse en la universidad aunque venga de una familia de laburantes, fruto de la movilidad social ascendente”, manifestó.

Buscando la unidad

Frente a ese panorama, consideró que “tenemos que estar cada vez más juntos, el gran desafío es organizarnos cada vez más, sin especulación, sin mezquindad. Tenemos que poner por delante la construcción colectiva del proyecto nacional que lidera Cristina Fernández de Kirchner”.

“El gran desafío es anclar en cada rincón de la patria, junto con nuestro pueblo, convocando a todos y todas, nos hayan votado o no, juntarnos todos los que no queremos que la Argentina retroceda”, afirmó y llamó a la militancia a unirse para “enfrentar este modelo de ajuste”.

“Tenemos que construir una propuesta política que tiene que ver con la memoria de estos 12 años y medio, para recuperar el rumbo de la patria. Es cierto, perdimos, pero hay una gran parte de la sociedad que reivindica lo que hemos vividos estos 12 años y medio”, sostuvo.

Y recordó que “nuestros viejos y abuelos nos contaban los días felices que pasaron hace 50, 60 años, y era nuestra utopía puesta en el pasado. Néstor vino a poner la utopía en el presente”.

Finalmente, llamó a construir una propuesta política para “recuperar el rumbo de la patria”.

“Uno, dos o tres chorros no se
van a llevar puesto un proyecto
nacional”, aseguró el dirigente K

Al finalizar el encuentro, Sabbatella dialogó con El Eco de Tandil y se refirió a las denuncias por corrupción que involucran a exfuncionarios kirchneristas.

En torno a ese tema, consideró que “corrupción estructural hay en la política, en el oficialismo y la oposición, en los empresarios, en el periodismo, en la Justicia, en la policía. Es mentira que la corrupción pertenece a un sector determinado”.

Por tal razón, planteó que es “injusto” utilizar la corrupción para “lesionar un proyecto”.

“Yo pongo las manos en el fuego por los miles de militantes kirchneristas de todo el país, por los cientos de funcionarios que tienen compromiso con la función pública y por Cristina”, aseguró.

Y recalcó que “uno, dos o tres chorros no se van a llevar puesto un proyecto nacional”.

“El que esconde plata que no puede explicar de dónde es tiene que ir preso, lo haga en un monasterio o en una cuenta offshore, sea del partido político que sea. La corrupción hace daño y hay que enfrentarla”, manifestó.

Pero señaló que “ahora estamos viviendo un gran acto de corrupción que es el saqueo a la patria, con un ministro de Energía que tiene acciones en Shell y le da todas las licitaciones a Shell, o contrata en forma directa el gas 180 por ciento más caro vía Chile, que termina comprando Shell”.

Brutal
retroceso

En cuanto a la situación del país hoy, evaluó que se vive un “brutal retroceso en términos económicos y sociales” y por tal motivo llamó a la organización para “construir una nueva mayoría en la Argentina que permita ganar el 2017, volver en 2019 y volver mejores. El desafío es ese”.

Consideró que “la gente votó a Macri para estar mejor y está peor, entonces no hay que echarle la culpa, consideraron que había que mejorar y Cambiemos propuso eso”.

“Hoy no estamos pensando en términos electorales, tenemos que consolidar el proyecto que lidera Cristina en cada rincón de la Argentina”, concluyó.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario