¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

En una efusiva manifestación, los tandilenses le exigieron a Lunghi soluciones a la inseguridad

Alrededor de 150 personas se manifestaron ayer en la explanada municipal para exigir que se tomen medidas contra la inseguridad, especialmente en el caso de menores que han cometido asaltos con armas blancas y otro tipo de robos a niños y adolescentes. Hubo fuertes cruces entre padres y madres de niños o adolescentes que han sido víctimas de robos y asaltos y el intendente Miguel Lunghi, al que le exigieron que tome cartas en el asunto para no tener que lamentar “una situación extrema”.

La movilización fue una iniciativa de los padres del niño que fue asaltado cuando salía del club Ferro la semana pasada. Bajo el lema “Marchemos juntos por seguridad y cambio de leyes. No esperemos ver a un padre llorar a un hijo en un cajón” se realizó la convocatoria por las redes sociales.

A las 20, se congregaron en la Plaza Independencia y de allí cruzaron a la explanada municipal donde con palmas aguardaron la salida del intendente Miguel Lunghi, funcionarios de su gabinete y concejales, que se concretó momentos después.

“No he venido a
ser intendente para
cobrar un sueldo”

En primer lugar, el Intendente manifestó que “me parece muy bien que se hayan acercado hasta acá para tratar un tema que no es fácil, que es multicausal, como es la seguridad, y está bien que nos exijan a nosotros que trabajemos más, que busquemos más soluciones”.

“Yo me hago responsable de la seguridad de la Municipalidad de Tandil, yo no he venido a ser intendente para cobrar el sueldo, ni para buscar un bronce, ni para calentar la silla. He venido para trabajar, para transformar la ciudad, para tratar de modernizarla, de que haya calidad de vida, y que podamos vivir totalmente en paz y tranquilos”, expuso ante la mirada impaciente de los manifestantes.

Subrayó la necesidad de que haya también “compromiso de la policía, que no está trabajando mal en Tandil, que ha descubierto muchos delitos, pero ciertamente esto es algo que ha invadido a la Argentina, después de muchos años de perder los valores”.

Asimismo, enfatizó que necesita el “el compromiso de las familias, que los padres sepan dónde están los chicos, que les enseñen respeto, ayudarnos entre todos, porque muchos chicos tienen las familias disgregadas, que ustedes también en los barrios nos ayuden a hablar con las familias”.

“Los políticos en Tandil somos gente común igual que ustedes y queremos una ciudad totalmente tranquila y pacífica”, expresó.

“Necesito que no
vuelva a pasar”

“Yo me hago responsable, pero también necesito la responsabilidad de la policía y de todos. No le pidan todo al Estado porque el Estado no puede cubrir todo. Sepamos todos el rol que cada uno tiene que cumplir. Cuando uno trae un hijo al mundo es responsable por él”, lanzó.

Esa frase enojó a padres que increparon al jefe comunal. Una mujer cuestionó que “nosotros mandamos a nuestros hijos al club, a distintas actividades, pero hay un grupo de padres que no lo hace y mientras tanto sus hijos le pasan las navajas por el cuerpo a nuestros hijos, les roban”.

“Usted no puede pretender que yo vaya a la casa del que le roba a mi hijo y le diga que lo comprendo, no puedo hacerlo. Yo vengo acá a pedir explicaciones, porque yo pago mis impuestos, trabajo, no le debo nada a nadie. Mis hijos no hacen nada que no corresponda. Trabajo de la mañana a la noche. Hago 60 kilómetros todos los días para ir a trabajar y traigo el pan a mi casa”, expuso.

Y añadió que “lo que no puedo comprar mis hijos saben que no lo puedo comprar. Me citaron desde el Municipio al otro día de que le robaron a mi hijo para decirme qué necesitaba. Les dije que no necesito nada, que no vuelva a pasar, poder ir a trabajar tranquila y que mis hijos vayan a la universidad, la escuela, al maternal y no les pase nada, que se ocupen”.

Lunghi le dijo “usted cree que no lo estamos haciendo” y la mujer le respondió: “No, si no yo no estaría acá”.

“El Municipio no es
Mandrake, el mago”

Hubo en ese momento duros cruces donde varias personas reclamaron que el Municipio busque más soluciones a la problemática y gestione políticas “más activas” para prevenir el delito, pero Lunghi aseguró que “es necesario cambiar la legislación pero yo no puedo hacerlo. Vamos a enviar lo que está pasando en Tandil al Congreso, y voy a pedir en el foro de intendentes que todos hagan lo mismo. Estamos viviendo en una falta de valores y de respeto en la vida, pero no solamente en Tandil, sino en el país”.

Y destacó el trabajo de la policía porque que “la mayor parte de los delincuentes los han encontrado pero después depende de la Justicia. El Municipio no es Mandrake, el mago”.

“Está desmadrado el país. No va a llevar dos días, tenemos que trabajar todos juntos. Es complejo el tema, hay que juntarnos, hacer si ustedes quieren 22 marchas, trabajar con la juventud, buscarle la vuelta, no le estoy echando la culpa a nadie”, agregó.

En tanto, aseguró que “yo me hago responsable, he viajado, he hablado con (el ministro de Seguridad) Ritondo, pero tampoco le encuentran la vuelta de una política de Estado de seguridad y Tandil es un reflejo bastante apaciguado de lo que está pasando en otras ciudades”.

“Estamos preocupados, todo el tiempo nos reunimos. Yo le he pedido a Ritondo que nos permita elegir el jefe distrital y departamental, él me dijo que lo elige él, pero yo no los conozco. El día que asumen los voy a saludar”, admitió.

Respuestas
urgentes

Por otra parte, una madre propuso que “los padres de esos chicos que son ladrones se hagan cargo de sus hijos, como nosotros nos hacemos cargo y venimos acá. Exijo que le meta presión al Poder Judicial y a la policía para que esos padres se responsabilicen de sus hijos”.

“Qué vamos a esperar, que uno de nuestros hijos salga malherido, yo vengo acá a reclamar que Tandil responda antes de una situación extrema. No queremos estadísticas”, expresó la mujer entre lágrimas y desató el aplauso de los presentes.

Y remarcó que “queremos que los padres de esos menores respondan, tanto en forma penal como económicamente. Estamos desmoralizados. No los contengan, que se hagan cargo porque son menores que salen armados, y eso significa que tienen una mentalidad destructiva, y a quienes destruyen es a nuestros hijos”.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario