¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Grupo comando asaltó y privó de su libertad a tres personas en El Paraíso

El peor de los finales tuvo un encuentro gastronómico entre amigos propiciado en una casa de difícil acceso, por la zona de El Paraíso. Tras la ida de la mayoría de los comensales, los anfitriones junto a un amigo del matrimonio se vieron sorprendidos por la irrupción de cuatro sujetos cual grupo comando. Encapuchados y armados, intimidaron a las víctimas y las mantuvieron privadas de su libertad por espacio de un par de horas que serían eternas.

Finalmente, tras revolver y dar vuelta todo por las dependencias de la amplia propiedad, los malhechores se alzaron con una importante cantidad de dinero (unos 45 mil dólares y otros tantos pesos), para fugarse en el auto de uno de los rehenes, que fue abandonado luego en la Ruta Nacional 226 rumbo a Balcarce, a la altura del kilómetro 159, donde se emplaza un altar del Gauchito Gil.

El suceso delictivo,  que se manejó con extremo hermetismo de parte de la policía a partir del pedido expreso de los damnificados, siendo que su descendencia directa vive en el extranjero y no era prudente enterarse primero por los medios de lo que habían sufrido, ocurrió alrededor de la medianoche y se estiró hasta casi las 2, en la propiedad denominada Chacra La Villanita, donde viven Ana y Eduardo Cash, quienes en esos instantes se encontraban con su amigo Henry Bidal, y fueron sorprendidos por los delincuentes que actuaron con cierto “profesionalismo” a la hora de controlar la situación, sin ejercer mayor violencia en las víctimas, más allá de las horas de zozobra y tensión por semejante violenta irrupción, a punta de pistola.

Una vez obtenido el botín (además del dinero detallado se alzaron con una computadora y los celulares de los rehenes) los cuatro encapuchados, que también tenían guantes para evitar dejar cualquier huella,  subieron a un Renault Megane 2 propiedad del amigo de la familia, que luego fue abandonado en la zona ya citada.

 

Los delincuentes

 

Si bien hasta el cierre de esta edición se desconocían avances respecto a dar con el paradero de los asaltantes y mucho menos del botín, lo que a priori se sospechaba fue mutando con el paso de las horas. La hipótesis de autores foráneos fue girando hacia una línea local, precisamente a partir del detalle no menor sobre la posibilidad de que la banda arribó al lugar a pie y huyó en el auto de una de las víctimas.

Claramente se contaba con datos concretos sobre la familia que fue blanco del atraco, ya que además del monto de dinero que allí se guardaba, acceder a la propiedad resulta dificultoso.

A más datos, se llega por una calle desde la Ruta 226, frente al cementerio El Paraíso, y al llegar a Circunvalación se alcanza a la tranquera de la propiedad, que no se encuentra en las cercanías de la calzada sino campo adentro.

Las actuaciones por “Robo calificado y privación ilegal de la libertad” son llevadas a cabo por el área de Patrulla Rural, y la instrucción recayó en el fiscal Luis Piotti, de la UFI 3.

 

Las víctimas

 

Cabe consignar que la noticia policial circuló como reguero de pólvora desde las primeras horas de la mañana, generando mucha confusión mediática a la hora de dar precisiones sobre el violento asalto.

Con el correr de la jornada se confió en que las víctimas habían compartido una cena entre amigos horas previas a la indeseable visita. Si bien el matrimonio Cash no es oriundo de Tandil, desde sus años radicados en la ciudad fomentaron una vida social intensa, por caso en la comunidad educativa de Santo Domingo y también en el club de rugby Los Cardos. De hecho, la cena era con padres de las inferiores del club. Precisamente Cash está muy vinculado al deporte de la ovalada y su apellido tiene que ver incluso con el seleccionado Los Pumas, donde en la década del ‘80 su hermano Diego supo vestir la emblemática casaca.

De aquellas primeras versiones periodísticas enunciadas, se había aludido a la presencia de funcionarios judiciales como víctimas del asalto, circunstancia que fue rápidamente desmentida. Sí se supo que el juez Pablo Galli, quien también forma parte del club rugbier de la zona de El Paraíso, participó de la cena previa al hecho delictivo.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario