¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Incendiaron la casa de un matrimonio de recién casados en un intento de robo

Un hecho delictivo ocurrido ayer desató el clamor de los vecinos de Villa del Parque, que piden seguridad a gritos y que se sienten “desprotegidos” porque aseguran que las denuncias quedan en la nada y que la policía no les presta atención. En esta oportunidad un matrimonio de jóvenes recién casados fue el blanco de los delincuentes que ingresaron a la casa y, como no encontraron nada de valor, la prendieron fuego, dejando a la familia sin nada.

Jésica Pérez, la propietaria de la vivienda situada en Potrerillos 248,  contó que “tuvimos una cena en la casa de unos amigos, nos fuimos tipo 19.30 y 22.30 nos llamó un vecino para avisarnos que la casa se estaba prendiendo fuego”.

La mujer explicó que los ladrones ingresaron tras romper la ventana de la cocina con una piedra y se dirigieron directamente al dormitorio pero “como vieron que no teníamos cosas de valor porque nosotros recién estamos empezando, lo que hicieron de maldad fue quemarnos toda la casa. Lo más afectado fue la habitación, no quedó nada, cama, mesa de luz, televisor, frío calor, ropa, todo”. También se quemaron las aberturas, las persianas se derritieron, y explotaron los vidrios.

Hace tan sólo ocho meses que la pareja vive en la casa, se casaron hace una semana y aún no habían vaciado las valijas porque acababan de regresar de la luna de miel.

Nicolás Costanzo, el marido, explicó que “el humo se fue a toda la casa, se quemaron las paredes, la instalación eléctrica, la de agua. Como es losa no se prendió como un techo común, la estructura de la casa está sana pero hace como 8 horas que estamos sacando mugre con la hidrolavadora, limpiando y después empezaremos a hacer todas las instalaciones eléctricas de nuevo, y todo el resto. Vamos a tener que empezar de cero”.

“Nos mudamos en pleno invierno cuando pusimos las aberturas y después colocamos los pisos, la instalación de agua, hasta llegar al día de hoy que estaba bastante avanzada la casa y ahora volvió todo para atrás”, lamentó.

Inacción policial

 

No es la primera vez que son víctimas de un ilícito desde que viven allí. “Es la segunda vez que nos roban, la primera vez patearon la puerta, y robaron herramientas, un DVD y otras cosas que, como no habían hecho tanta maldad, lo dejamos pasar pero se ve que se abusan porque no les importa nada, no les importa el sacrificio de la gente”, indicó Jésica Pérez.

Y fustigó la inacción policial: “Estamos molestos por la policía que no nos ayudó para nada. Llamamos tres veces. Vinieron, miraron y se fueron, no me preguntaron nada, los volví a llamar, vinieron otra vez y dijeron que no podían hacer nada, se fueron. Volví a llamar y pedí una custodia porque al quedar toda la casa quemada era inhumano quedarse adentro, pero me dijeron que no, que no podían venir porque tenían miedo de que les apedrearan el móvil. Volvimos a llamar para que hicieran pericias y nos dijeron que no tenían combustible para venir. La verdad es que estamos indignados”, aseguró.

Además, manifestó que “cada vez que pasa algo llamamos a la policía y nadie viene. Esto es tierra de nadie. La policía pasa de vez en cuando, mira de reojo y sigue. Nos sentimos desprotegidos”.

A su vez, añadió que “esto es una boca de lobo, no hay luces. De noche solamente vemos pasar sombras, no les vemos las caras pero sabemos que están robando, traen y llevan cosas, estamos cansados de denunciarlo y que no pase nada. Todos los días, a cada rato hay robos, cada vez que abrimos la persiana o están desarmando una moto, o pasan con un LCD, se hacen denuncias y nadie nos escucha”.

“No me tomaron declaración, a los vecinos tampoco, y algunos vieron unos chicos salir de acá”, sostuvo.

En tanto, los Bomberos “se perdieron, tuve que llamar dos veces y para cuando llegaron ya estaba apagado el fuego, pero por lo menos vinieron y nos contuvieron”.

 

La contención

de los vecinos

 

“Queremos agradecer a los vecinos que son los únicos que se hicieron presentes, pasamos momento difíciles y ellos nos contuvieron, y nos ayudaron mucho. Mi marido se tuvo que quedar anoche en la casa porque no nos dieron custodia. También agradezco a la gente que no conozco y me manda ropa porque nos quemaron toda la ropa, papeles de trabajo, libros, todo”, afirmó.

Y recalcó que “como no tenemos ayuda de quien realmente nos debería cuidar, que es la policía, nos tenemos que cuidar entre nosotros. Pero lamentablemente tampoco alcanza, porque uno tiene que salir a trabajar y el resto de las responsabilidades y la vida social, no tenemos derecho ni a hacer un deporte por miedo de dejar sola la casa. Eso no es vida para nadie”.

En tanto, su esposo destacó que los vecinos intentaron sofocar las llamas y que a raíz de lo sucedido tomaron contacto con un grupo de más de 80 vecinos del barrio “que tratan de contener la seguridad del barrio, son los que nos estuvieron ayudando todo el día a limpiar”.

“La policía sólo pasa de día, deberían pasar de noche que es cuando es más necesario. Ya que toman mate en el parque a las 17 que tomen mate acá a las 5”, lanzó.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario