¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

La Asamblea Ciudadana advirtió que edificar en lotes de Don Bosco “afectaría un curso de agua”

El convenio urbanístico firmado por el intendente Miguel Lunghi y una familia que posee varias manzanas sobre la avenida Don Bosco, que es estudiado por el Concejo Deliberante, generó un nuevo rechazo de la Asamblea Ciudadana en Defensa de las Sierras, que advirtió, en esta oportunidad, que los terrenos donde se pretende construir “afectarían un curso de agua”.

Como se informó, la iniciativa busca comercializar las parcelas destinadas a viviendas unifamiliares, y a cambio, por la participación del Estado en la renta urbana extraordinaria, propuso donar seis hectáreas linderas sobre las sierras, donde no está prohibido construir.

En un comunicado enviado a esta Redacción, desde la agrupación se centraron en un tema que generó una “fuerte controversia” en relación al convenio urbanístico “propuesto por particulares para urbanizar un área donde no está permitido”, y apuntaron que el terreno “está atravesado por el cauce de un arroyo”, mientras que la zona donde pretenden construir “contiene un cauce de agua temporario”.

 

La cuestión del agua

 

A su vez los preservacionistas enmarcaron la discusión y citaron que “cuando este convenio tomó estado público saltaron a la luz varias irregularidades”, haciendo referencia a que “varios lotes se habrían vendido en un lugar no habilitado y sin subdivisión”.

“¿Quiénes son los responsables y las penalidades que les caben?”, se preguntaron y compararon que, en caso de lograr aprobación en el Concejo Deliberante, “¿por qué deberíamos el resto de los ciudadanos actuar legalmente?”.

En ese marco expusieron, a modo de interrogante: “¿Qué pasaría si estas subdivisiones se multiplicaran también en los terrenos aledaños, a lo largo de la avenida Don Bosco y en el resto de las áreas serranas?”.

“Justamente las áreas serranas son el principal lugar de recarga del acuífero del cual toma el agua la ciudad, y el nacimiento de los hilos de agua y  arroyitos que conforman los arroyos más grandes y se unen en el Langueyú”, informaron.

Así, advirtieron que la urbanización de las nacientes de las cuencas hídricas significa un “grave riesgo a la salud de las mismas” y además “un cambio a la escorrentía superficial con muchos efectos indeseables, que luego pagamos todos, en todos los sentidos, tanto ambiental como económico”.

 

El costo de esta

“irresponsabilidad”

 

“¿Cuál  es el costo ambiental y el costo económico  generados por esta irresponsabilidad?”, plantearon los integrantes de la Asamblea Ciudadana y ratificaron que la ciudad “tiene zonas adecuadas donde orientar la construcción, donde se puede crecer sin daños ambientales y optimizando los gastos de infraestructura”.

En cambio, deslizaron que “si el convenio se rechaza, los particulares no perderían un derecho a subdividir y construir, pues no lo tienen, y por eso mismo están proponiendo un convenio para que se les convalide algo que hoy está prohibido”.

Tras ratificar que “un curso de agua temporario atraviesa el área que pretenden construir”, tal cual se observa en la imagen que adjuntaron, expresaron: “¿Quién  hizo un estudio de impacto ambiental? Si se convalida el convenio, ¿serían favores con ganancias rápidas para pocos a costa de la ciudad?”.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario