¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

La ciudad recobra su calma habitual, luego del histórico megarrecital del Indio Solari

El día después al histórico recital ofrecido por Carlos Indio Solari, la ciudad amaneció con un sol radiante y mostró cierto letargo. Muchos fanáticos aún permanecían en las calles y al mismo tiempo, muchos vecinos de Villa Aguirre asumieron la tarea de limpiar, aunque sea su cuadra, ayudando a la higiene que hará la Dirección de Servicios.
Tanto el Hipódromo, lugar donde acudieron más de 200 mil personas, como sus adyacencias, ofrecían un panorama de mucha basura acumulada. Pese a esta situación, que podría ser motivo de varias quejas, la gente estuvo predispuesta de manera positiva para con el recital y sus consecuencias, y valoró que con la gran masa de espectadores que invadió la zona de Villa Aguirre no se registró ningún tipo de incidente.
Solari dio un show extraordinario que sólo se vio alterado cuando sonaban los acordes del tema “Barba azul” y cayeron sobre el escenario algunas zapatillas. La música paró de repente, los Fundamentalistas del Aire Acondicionado pidieron respeto por el Indio, porque ya los había advertido, y fue el propio Solari quien dijo “tengan respeto por ustedes principalmente”, para luego retomar con la rutina prevista, lamentablemente sin llevar a cabo uno de los temas emblemas de la vieja época de los Redonditos de Ricota.
Tandil fue bautizada por su líder como “ciudad ricotera”, a la que pidió que se cuidara y agradeció por la hospitalidad recibida.

Limpieza

Con escoba en mano, agua, bolsas de consorcio, así colaboraron los vecinos del barrio con la limpieza, desde temprano. A pleno sol, con la presencia de muchos rezagados en regresar a sus lugares, la gente de Villa Aguirre dio el puntapié inicial para asear ese sector de Tandil, labor que demandará varios días.
La tarea por parte del Municipio comenzará cuando merme la presencia de los visitantes que ayer, principalmente sobre la avenida Actis, consumían algunos alimentos de los pocos puestos que aún permanecían funcionando.
En diálogo con el director de Servicios, Claudio Fuentes, indicó que “hemos estado en el lugar pero son muchas las personas que aún permanecen, por lo que la tarea más intensa de limpieza comenzará este lunes (por mañana)”.
Remarcó que “tuvimos una gran ayuda por parte de los vecinos. A quienes tuvieron puestos sobre las calles Ugalde o Darragueira, el Municipio les entregó bolsas de consorcio y además se colocaron aquellos contenedores que fueron retirados de calles San Lorenzo y Alberdi. De todas formas, quedaron muchas botellas y vasos de plásticos”.
Fuentes dijo también que “estuvimos en la zona del Lago del Fuerte, junto a la gente de Parque y Paseos, haciendo algunas tareas. De todas formas, en el transcurso de la semana la ciudad recobrará la fisonomía habitual, luego de ser visitada por miles de personas”.

Fenómeno social

Muchos vecinos del barrio donde se desarrolló el megarrecital marcaron la conducción y ascendencia que tiene Solari sobre sus seguidores. Una vecina manifestó que “es increíble que muchos partidos de fútbol, con la presencia de sólo una hinchada, se termine suspendiendo o suceda algo y acá con la multitud que estuvo presente, no ocurra nada”.
A modo de reflexión, señaló que “hay un mensaje claro que la gente recibe y respeta. Es impresionante lo que genera desde la música este señor”.
El fenómeno social no hace distinción de clases. Están todos juntos en el mismo lugar, disfrutando del show y mancomunados para que se viva una verdadera fiesta. Las diferencias se pueden notar en la previa y posterior al recital, entre aquellos que buscan la manera de regresar a su vida cotidiana, disfrutando de un choripán con una lata de cerveza en mano y haciendo dedo, o aquellos que reservaron alojamiento con mucha anticipación y hablaron de lo vivido la noche del 12 de marzo sentados en un restaurante de Tandil.
Dentro de este fenómeno, que se magnifica en cada presentación, ocurrió que el Hipódromo sirvió también para que muchos padres vivieran algo único, como lo es compartir la música y todo lo que rodea a un recital de rock con sus hijos. Hubo infinidad de casos, locales y foráneos, y eso también es algo que el Indio y su mística logran, para que la cultura “ricotera” siga estando presente entre las nuevas generaciones y se extienda al exterior, como se pudo observar con la presencia de personas llegadas desde Uruguay, Paraguay, Bolivia y Venezuela.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario