¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

La extenista Mariana Pérez Roldán denunció el envenenamiento de su perro en Rodríguez al 200

Gran preocupación se generó ayer entre los vecinos de Rodríguez al 200 al conocer la denuncia pública que hizo a través de Facebook la extenista Mariana Pérez Roldán a partir de que su perro fue envenenado en esa cuadra, cuando lo llevaba a pasear a la plazoleta Rosario Vera Peñaloza, situada en Rodríguez y 25 de Mayo.

“Miralo bien, y más te vale que te preocupes, porque vos, que vivís en Rodríguez al 200, estás tirando huesos envenenados para que los perros como el mío terminen en menos de 15 minutos tratando de salvar sus vidas internados en una veterinaria, urgente, solo por salir a pasear con una mañana tan agradable por nuestra ciudad en compañía de sus dueños”, publicó en Facebook.

Y agregó que “vamos a saber quién sos y no la vas a pasar nada bien. Rogamos que mi perro se salve”.

La publicación desató inmediatamente la indignación de los contactos de la damnificada, a la vez que rápidamente fue compartida en Facebook, replicándose el enojo con la desaprensiva persona que fue capaz de hacer algo de tal magnitud, atentando no solo con la vida de los animales, sino también de la gran cantidad de niños que circula por el lugar, al estar la plazoleta enfrente.

Asimismo, Mariana Pérez Roldán publicó una foto de un hueso que encontró en Rodríguez al 200, y que podría ser lo que ocasionó el envenenamiento de su can.

El hecho sucedió alrededor de las 12.20 cuando la extenista había sacado a su perro a pasear por la plaza.

La denuncia

Al tomar estado público, el abogado Santiago Romay, coordinador de Copecos (Comisión Permanente de Control y Seguimiento) inmediatamente realizó la denuncia en la comisaría Primera al recibir varios mensajes notificándolo de lo sucedido.

“Como coordinador de Copecos, lo que hice fue ir y hacer directamente la denuncia en la Primera. Ahora la Policía y la Fiscalía tienen que investigar”, explicó.

Y adelantó que el lunes se presentará en la Fiscalía (de Marcos Egusquiza) para conocer qué medidas se van a tomar y cómo avanza la investigación.

En tanto, contó que lo que sucedió es que el perro de Mariana Pérez Roldán comió un hueso que se encontraba en la vía pública mientras ella lo llevaba de paseo a la plaza y minutos después se descompuso, por lo cual lo llevó a la veterinaria, donde quedó internado en grave estado.

Romay aseguró que hasta el momento no tuvo conocimiento de ningún otro caso similar, pero pidió que en caso de haber más damnificados, se contacten con él.

“Es algo muy
peligroso”

“Como proteccionista debo decir que esto sucede de vez en cuando, y es algo muy peligroso porque en esa plaza van muchos chicos que pueden agarrar un hueso, llevarse una mano a la boca y el que termina envenenado es el chico. Es un disparate”, manifestó en diálogo con El Eco de Tandil.

En tanto, recordó que “hace un mes y medio hicieron lo mismo en Gardey. Es común que cada tanto aparezca un tarado que hace esto, y es necesario averiguar quién fue por el peligro que significa para la sociedad, más allá de los animales”.

Las cámaras

Por otro lado, explicó que van a ver si logran ubicar alguna cámara de seguridad que haya captado algo de la fatídica escena.

“Justo en esa esquina yo pasé y no vi cámara del Municipio, habría que ver si algún vecino tiene sistema de seguridad que apunte a la plaza y podamos tener alguna imagen”, indicó.

Por último, sostuvo que si no logran obtener imágenes, deberán esperar que “alguien declare quién fue, si no va a ser prácticamente imposible saber”.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario