¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

La familia de las víctimas de la explosión puso en duda las causas del grave accidente

Los familiares de las víctimas de la explosión que sucedió el domingo en horas de la noche, en una vivienda rural situada cerca del paraje Tres Mojones, pusieron en duda las causas del grave accidente y pidieron a la comunidad oración por las tres personas heridas que luchan por su vida.

El trágico suceso ocurrió el domingo alrededor de las 22.30 cuando Pablo Matías Zapata, de 33 años, llegó a su vivienda junto su pareja Guillermina Nazareth Torres, de 18 años y su cuñado de 13 años. La finca está ubicada en un camino vecinal a unos 7 kilómetros de distancia del kilómetro 135 de la Ruta 226, cerca del paraje Tres Mojones.

Cuando la familia ingresó a la casa sintieron un fuerte olor a gas, por lo cual Zapata se dirigió a la cocina con el fin de abrir la ventana y ventilar el ambiente. Cuando encendió la luz, se produjo una explosión que derrumbó por completo la vivienda.

“Explotó todo”

En diálogo con El Eco de Tandil, Jimena Zapata, la hermana de Pablo Zapata, reprodujo lo que su hermano pudo contarle hasta el momento ya que él es el único que está consciente de las tres víctimas.

“Ellos se habían quedado a comer en la casa de unos amigos. Cuando volvieron y entraron a la vivienda sintieron olor a gas. Pablo se dirigió a la cocina, y vio que la cocina estaba tirada con el caño cortado, entonces cerró la perilla del gas, abrió la ventana y prendió la luz. Ahí explotó todo”, relató.

Luego, la vivienda se vino abajo en su totalidad. Pablo Zapata sacó de abajo de los escombros a su mujer y su cuñado. “Ellos no tenían movilidad para llegar a la ciudad, no es verdad que los trajo la ambulancia. Pablo una vez que sacó a todos, incluso a los perros, llamó a varias personas y logró comunicarse con Sol, que es la veterinaria del campo donde ellos trabajan”, contó.

Ella fue quien los trasladó al hospital donde los atendieron “rápido y muy bien”.

“A Guillermina le faltaba el aire. Hasta ese momento ellos estaban conscientes, a ella le pusieron la máscara de oxígeno y la examinaron porque Guille había inhalado el humo, se ve que ha gritado, entonces se quemó parte de las vías aéreas”, explicó.

Por ese motivo, tanto ella como su hermano de 13 años debieron ser entubados y están en coma inducido.
Además, los cuatro perros pitbull están totalmente quemados porque entraron a la casa cuando ellos abrieron la puerta. Mascotandil los está asistiendo.

Situación crítica

La hermana de la víctima admitió que no quiere preguntarle mucho a su hermano porque “él está mal, cuando habla llora, solamente quiere ver a Guille y al nene, y no puede verlos porque están en distintos hospitales”.

En el caso de Pablo Zapata, evoluciona favorablemente y existe la posibilidad de que hoy lo deriven a una habitación común, mientras que al nene de 13 años van a considerar si se le puede ir retirando el oxígeno.
Pero Guillermina Torres se encuentra en estado crítico y al cierre de esta edición estaba por ser trasladada al Instituto del Quemado en Buenos Aires.

“El Hospital hoy (por ayer) actuó mal, porque si vas a trasladar a una persona como está Guillermina deben tener los recaudos de que todo esté bien para cuando ella ingresa a la ambulancia, y no fue así, porque el tubo de oxígeno no tenía fuerza, no andaba, así que volvieron al piso con ella”, indicó.

“Es muy triste”

“Solo nos queda esperar que ellos salgan de esto, es muy triste verlos así porque sus caras están desfiguradas”, contó, y explicó que todos ellos tienen quemaduras en distintas partes del cuerpo.

“Pablo tiene muy quemada la cara, muy comprometida una mano y la parte de las piernas. Yo pude ver a Guillermina, después se le prohibió la visita por el tema de los virus. Ella es la que está en más riesgo. Solamente tiene sin quemar la parte del cuerpo en la cual tenía una campera de jean con corderito, pero se le quemó todo el resto del cuerpo, su cara está totalmente desfigurada, no la reconocimos cuando entramos a verla”, lamentó.

El médico les aclaró que ninguno de ellos está por el momento fuera de riesgo, porque las quemaduras pueden afectar un montón de órganos, el corazón, pulmones.

Cadena de oración

“Nos dijeron que es solo esperar y tener fe. Por eso pedimos una cadena de oración por todos lados. El dice que perdió todo, y que solo quiere verla a ella”, aseguró.

Contó que ellos trabajan en el campo y vivían en la casa donde sucedió el accidente, que pertenece a sus patrones.
Jimena Zapata admitió que no saben si “en la casa intentaron robar o si alguien lo hizo a propósito pero la cocina sola no se pudo haber caído. Los perros estaban afuera, la casa estaba sin llave porque ellos nunca cierran”.

“Alguien tuvo que haber entrado, la manguera tampoco se pudo haber cortado sola, él piensa que tuvo que haber entrado alguien. Ellos no tiene problemas con nadie porque son dos chicos jóvenes, viven en el campo, vienen muy poco a Tandil a buscar a los hijos de Pablo, que justo no habían querido ir esa noche, tienen 15, 5 y 2 años”, sostuvo.

Y agregó que “creemos que alguien tiene que haberlo hecho, lo que no sabemos es cómo ingresaron sin que el perro les hiciera nada, porque es muy malo”.

Destacó el apoyo de los vecinos, amigos y todos sus seres queridos en el difícil momento que atraviesan y le pidió a la comunidad que mantenga a las tres víctimas en oración para que “puedan salir de esto”.

“No los puede golpear
tanto la vida”, dijo Jimena

Por otra parte, Jimena Zapata expresó que “son personas muy jóvenes, que no merecen estar pasando por esto”.
“Para nosotros es algo inexplicable, la vida se nos terminó con esto. Es muy difícil para todos, trato de no llorar porque ellos están vivos, pero me pregunto por qué a ellos”, admitió.

Pero agradeció que sus tres sobrinos no habían querido ir esa noche.

“Ellos perdieron un bebé. A tres meses de haber enterrado a su hijo les pasa esto. Guillermina es una persona maravillosa, jamás se mete con nadie, entonces no hay explicación que justifique verlos así”, manifestó.

Y lamentó que “no los puede golpear tanto la vida”.

“Si alguien lo hizo intencionalmente no se va a aclarar, nunca se va a saber por más peritajes que hagan. Pero sé que si alguien provocó esto por ahí al Justicia no lo descubra, pero Dios va a hacer que lo pague porque no puede haber tanta maldad para entrar y dejar el gas abierto a propósito”, sentenció.

Finalmente, aseguró que “el tema material no nos preocupa, porque él trabaja y va a poder recuperar todo lo que perdió, lo importante es que ellos puedan salir de esto”.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario