¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

La Junta Vecinal Ramal H busca gestionar el asfalto de Larrea entre Martín Fierro y Tacuarí

La Junta Vecinal Ramal H convoca a los vecinos de la zona a una reunión con funcionarios del área de Obras Públicas del Municipio para tratar diversos problemas de la barriada, que se desarrollará, desde las 17, en el domicilio de Larrea 1284. En el encuentro se tratará la necesidad de avanzar con la obra de pavimento sobre Larrea del 1300 al 1500, arteria que es de doble mano de circulación. Por otra parte, intentarán lograr algunas mejoras para la zona, como la parquización del reservorio de la cuenca y que arreglen el puente.

Los referentes de la Junta Vecinal Ramal H, Abel Ramírez, Floreal Pastor y Julio Barbieri, anunciaron que citaron al secretario de Obras Públicas del Municipio, Roberto Guadagna, para gestionar el pavimento de la arteria que se ha transformado en una vía rápida de acceso y egreso del centro para los vecinos de la zona del Golf. Sumado a esto, anticiparon que demandarán mejoras en el reservorio de la cuenca, que hoy son terrenos agrestes que generan situaciones de inseguridad.

“En 2012 iniciamos la gestión para juntar firmas en el barrio porque en Larrea los vecinos son muy pocos y la calle es de todos, muy transitada”, explicó Abel Ramírez sobre la demanda e indicó que el único tramo que no está pavimentado es el comprendido entre Martín Fierro y Tacuarí.

El vecino agregó que cuando en 2001 se asfaltó Larrea, el tramo que va del 1300 a 1500 quedó relegado y desconocen las causas que llevaron al Municipio a tomar esa decisión.

“El problema más grande es que no hay veredas para caminar y es el principal acceso a la Capilla María Auxiliadora”, señaló Ramírez y también destacó que en la zona hay muchos colegios y escuelas, lo que aumenta el tránsito en horarios pico.

“Los frentistas sufren el polvillo, sobre todo en verano, que es insalubre”, resumió.

“Son 24 horas
respirando
el polvillo”

Floreal Pastor llegó al barrio en 1990, cuando se mudó desde Buenos Aires. Recordó que por entonces “pasaba un auto de vez en cuando, pero el progreso no se puede frenar”. En ese aspecto, marcó que la construcción avanzó rápidamente en un barrio rodeado por un hermoso paisaje.

“El señor Intendente ha puesto su interés en este barrio pero no en la calle. Entonces le pido si por favor, le ruego, si puede poner su interés en esa calle. Son 24 horas respirando el polvillo. Pasan la máquina y es peor el remedio que la enfermedad, porque se forma un serrucho, pasan la máquina y queda liso, entonces es una autopista y pasan a 40, a 60 y a veces a 100 kilómetros por hora, según los horarios o cuando se quedan dormidos a la mañana para ir a trabajar”, describió.

Además, afirmó que ocurren muchos accidentes en la arteria de doble mano, ya que circulan desde autos y camionetas hasta camiones con acoplado que esquivan el centro y usan a Larrea para salir a la ruta por avenida Fleming. “Una vez por mes ocurre algo, pero tenemos un Dios aparte porque no hay desgracias personales”, evaluó.

Otro inconveniente se produce cuando llueve y el agua baja con mucha fuerza desde Martín Fierro, barriendo el material que la Municipalidad dispone para mejorar la superficie de las tres cuadras de Larrea. “Es plata que hemos pagado todos los vecinos tirada a la basura porque no sirve para nada. Entonces todos los vecinos estamos pendientes de lo que se va a hacer en esta calle. No solo los vecinos que vivimos sobre ella sino los de alrededor, porque esto es una nube de tierra y con el viento, según para donde va, se mete en las casas porque vuela cien metros”, expresó Floreal Pastor.

Pocos
frentistas

Por otro lado, para los vecinos es imposible encarar la obra de pavimentación y cordón cuneta, teniendo en cuenta que hay grandes extensiones de tierras municipales como el reservorio de la cuenca del Ramal H, que se extiende desde José Hernández hasta Martín Fierro y desde Larrea hasta Fugl. Sumado a este macizo está el Convento de las Carmelitas que también tiene varios metros de frente.

“No hay muchos vecinos. No se puede pagar en forma particular a una empresa para que nos haga esto”, explicó Floreal Pastor e invitó a los habitantes de la zona a participar de la reunión del viernes, en busca de alternativas.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario