¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

La salud de Fayt sigue despertando polémica en el gobierno y la oposición

La salud física y psíquica del juez Carlos Fayt continuó hoy provocando cruces entre el oficialismo, que pretende que se evalúe si está en condiciones de seguir en la Corte Suprema de Justicia, y la oposición, que denunció una campaña del Gobierno contra el tribunal y señaló que el vocal sufre un trato “inhumano y cruel”.

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernandez, aseguró que las dudas sobre la idoneidad de Fayt, 97 años, se “despejarían” con “un día normal de trabajo”, incluido un diálogo con la prensa, como el magistrado lo hizo en distintas oportunidades al salir de su domicilio.

“¿Por qué (Fayt) no recibe los medios y hace un día normal, salir a trabajar como lo hacía siempre?”, preguntó Fernández a modo de propuesta y sostuvo que “nadie quiere que esté mal”, pero pidió despejar “las dudas sobre su idoneidad”.

En declaraciones formuladas en la Casa Rosada, Fernández insistió en que en el máximo tribunal “no puede funcionar con cuatro miembros” (Fayt, Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco y Juan Carlos Maqueda, tras la jubilación de Raúl Zaffaroni) y opinó que “no en mucho tiempo más habrá que tener que volver a nueve miembros”, es decir, modificar la ley de integración, que actualmente establece que deben ser cinco.

“No hay especialistas en materia tributaria ni previsional” en la Corte, argumentó el funcionario y sostuvo que se necesitarían más integrantes para tratar las causas que provienen “de las provincias”.

En forma paralela, puso en duda la notificación que el martes hizo la Corte por la cual ratificó la reelección de Lorenzetti como presidente del cuerpo, al afirmar que habría que “ver si está firmado por los cuatro” miembros.

Y apuntó contra sectores de la oposición que, según dijo, sostienen “una Corte que tiene cuatro miembros pero que son tres, que termina siendo un unicato y todos miran para el costado como si tuviéramos un grado de normalidad superlativa; nadie se quiere dar cuenta de eso o quieran sacar ventaja de esa situación”.

Tras esas declaraciones, la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, acusó al Gobierno nacional de cometer “un acto de tortura moral” contra Fayt.

“Este es un trato inhumano y cruel. Decir senil, que está inhabilitado, cuando están tantos delincuentes en el poder y tantas personas drogadas en el poder. He visto un jefe de Gabinete duro por la cocaína”, señaló Carrió.

En declaraciones radiales, la diputada cuestionó el cambio de autoridades en la comisión de Juicio Político de la Cámara baja, que ahora preside la legisladora de La Cámpora Anabel Fernández Sagasti, y que sesionó el martes con el pedido de una legisladora kirchnerista para analizar las denuncias sobre la salud de Fayt.

“Este cambio fue ejecutado por chiquillos que se están convirtiendo en delincuentes morales. No estoy hablando de toda La Cámpora, sé que hay muchos militantes y gente que trabaja en el Estado que es pacífica”, sostuvo Carrió, en alusión a Fernández Sagasti, una diputada de 31 años que milita en esa agrupación.

Por su parte, el líder de la UCR y precandidato presidencial, Ernesto Sanz, también rechazó las críticas del oficialismo a Fayt y consideró que el magistrado “firmando un fallo desde su casa, tiene mucha más autoridad moral que todo el gabinete de Cristina Fernández de Kirchner junto”.

En el oficialismo, en cambio, el presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, advirtió que el juez Fayt “por su edad avanzada no puede cumplir su función”.

“Hoy hay un hecho que hemos conocido en la últimas semanas que es la existencia reiterada de las faltas de Fayt a su lugar de trabajo. Acá estamos ante una situación de imposibilidad física de ejercer el cargo”, enfatizó Domínguez.

Además, indicó que se “habría falseado un documento”, en alusión a la reelección de Lorenzetti, cuestionada porque no fue firmada por Fayt en la sede de la Corte, sino en su casa.

A su vez, el diputado del Frente para la Victoria Héctor Recalde subrayó que con Fayt tiene “una relación de respeto y afecto”, pero señaló que “se lo ve físicamente deteriorado”.

“Tengo respeto por Fayt y Lorenzetti, tengo trato personal con Lorenzetti pero tengo algunas diferencias con actitudes que han tomado. La Corte tenía muy buena imagen pero hay actitudes que se están saliendo de ese cauce”, sostuvo Recalde.

Afirmó que “la firma que estampó se ve que es una firma con temblequeo” y que “el examen psicofísico es una salida”. NA

Nota proporcionada por :

Deja un comentario