¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Malestar por el acopio de botellas en la estación

tapa

Es sabido que los galpones que se encuentran en la estación de tren están prácticamente destinados a distintos grupos y trabajadores de la cultura que se han desarrollado en este espacio. Sin embargo, desde hace un tiempo el Municipio cedió en comodato el galpón 1 y 2 tanto a la Fundación del Hospital de Niños, como al Ciane, para que utilicen el lugar como acopio papeles y centro de reciclado y compactación de botellas de plástico para recaudar algo de dinero. Así es que la cantidad de mercadería es de tal magnitud que los galpones se observan sobrepasados y eso trajo aparejadas algunas complicaciones.

El malestar de algunos grupos culturales se pudo visibilizar sobre todo en las redes sociales donde manifestaron que la Estación no es un lugar apropiado para acopiar este tipo de materiales justamente por las consecuencias que ocasiona. Sin embargo, aclararon que el malestar no es contra los voluntarios o las asociaciones, ni mucho menos con el trabajo que hacen,  al cual describieron como un ejemplo para la ciudad e indicaron que debería haber más lugares como ése, pero con una mejor infraestructura.

Sostuvieron que los andenes y galpones de la estación están cubiertos por la Escuela de Teatro, centros culturales, talleres de artesanos, pintores, escultores y el Taller de Picapedreros y Escultores de Tandil. Todo esto se fue afianzando como una expresión cultural conjunta y que suma no sólo al atractivo de Tandil sino del barrio y de los propios artistas.

Los trabajadores lo reducen totalmente al sector de reciclado y compactación de botellas de plástico, el cual está sobrepasado de materiales y no da abasto. Como consecuencia de eso, el andén de estas barracas se encuentra repleto de bolsas de botellas que llegan hasta el techo del galpón, otras botellas que muchas veces provocan mal olor debido a que la comunidad las entrega sucias y con líquido en el interior, papeles, cartones y basura en general. Eso sumado a que en los galpones aledaños advirtieron la presencia de ratas y cucarachas, además de los perros que rompen las bolsas que quedan fuera.

 

Arduo trabajo

 

No obstante, estas consecuencias se dieron producto a la cantidad de materiales que acercan tanto las personas físicas como las empresas con el único fin de colaborar tanto a la Fundación del Hospital como a Ciane para que puedan recaudar fondos.

A tal punto que los dos galpones correspondientes a las ONG están repletos de botellas de plástico y papeles. Por lo tanto los trabajadores de la fundación se reparten el arduo trabajo de sacarles las tapas a las botellas, vaciarlas, aplastarlas y dividirlas por especie y color. Esta división hizo que el trabajo se acumule y sumado a las cientos de botellas que reciben en los galpones, la situación llegó a esta instancia.

Para tener en cuenta, una vez que se dividen las botellas, ingresan en la compactadora y para armar un fardo se necesitan cerca de 1200 botellas las cuales tienen un peso aproximado de 70 u 80 kilos. Una vez compactadas las botellas y armados los fardos, se trasladan en tren a Buenos Aires pero para completar el vagón se necesitan 110 fardos. De esa forma, en una primera instancia es necesario que se llegue a armar esa cantidad de fardos para ser transportados así como también deben esperar la disponibilidad del vagón según la organización de Ferrobaires.

 

Concientización

 

Una de las mayores problemáticas con la que cuenta la Fundación del Hospital de Niños es que la comunidad deja las botellas sucias, con las tapas puestas y en muchos casos con líquido. Todo eso no sólo genera más trabajo para las personas que se encargan de separar las botellas sino que además provoca una suciedad extra que se puede evitar desde el hogar de cada uno.

Por último, debido al poco espacio con el que cuentan, cuando las personas o empresas llegan al lugar dejan las bolsas con las botellas en la puerta de los galpones sin importar si los trabajadores o voluntarios de las asociaciones están o no al momento de la entrega. Eso también implica que en las bolsas no sólo dejan botellas o papeles para reciclar sino cualquier tipo de basura que genera un espacio de suciedad.

Por lo tanto se le solicita a la comunidad que al llevar las botellas a la Estación de ferrocarril para su donación, lleguen limpias, sin líquido y separadas las tapas y las botellas. Esto facilitará el trabajo de los voluntarios y mejorará el espacio físico de toda la estación.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario