¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Más allá de Plutón

El 14 de julio de 2015 fue una jornada muy significativa para los apasionados por la exploración espacial. Se trataba del momento en que la sonda New Horizons de la NASA pasó por Plutón, convirtiéndose en el primer navío en visitar el, ahora, planeta enano. De esta manera, completábamos nuestro primer gran viaje por todos los grandes cuerpos del sistema Solar. Hasta ese momento, Plutón era el único de los planetas principales en no haber recibido ninguna visita terrestre.

Con New Horizons, esa deuda quedó saldada. Pero New Horizons fue una misión diseñada para ir más allá de Plutón. De hecho, lo visitó aquel 14 de julio, tomó la mayor cantidad de imágenes y datos científicos, para luego continuar su viaje hacia la denominada tercera zona del Sistema Solar, una región poblada por cientos de miles (quizás millones) de objetos residuales de la formación del sistema hace más de 4.500 millones de años. Esta región, denominada el cinturón de Kuiper (en honor al astrónomo holandés que propuso su existencia en 1951, mucho antes de haberse descubierto el primero de los objetos pertenecientes a dicha zona) se cree es la que contiene a la mayoría de los cometas. Estudiar el cinturón de Kuiper es vital para lograr una mejor comprensión de la formación del Sol y los planetas, incluso, sobre la distribución de los elementos químicos y lo que ello implica en la posibilidad de la generación de la vida en el universo.

¿Cuál sería entonces la manera más efectiva de estudiar el cinturón de Kuiper si no es a partir de visitar, acercarse, a alguno de los objetos allí existentes? Pues bien, esto es justamente uno de los objetivos principales de la misión New Horizons. Luego de alcanzar un hito como fue la visita a Plutón, esta sonda continuará haciendo historia ya que el 1 de enero de 2019 llegará al asteroide 2014-MU69, un cuerpo de no más de 40 kilómetros de diámetro el cual fue descubierto en 2014 (de allí parte de su nombre). New Horizons pasará cerca de MU69 y seguirá viaje hacia otras zonas del cinturón de Kuiper, alejándose más y más del Sol y los planetas conocidos.

El hecho de pasar por MU69 convertirá a New Horizons en la nave que haya realizado una visita a un cuerpo celeste a la mayor distancia de la Tierra jamás lograda hasta el momento. Estos pasajes son sumamente complejos de realizar ya que no hay lugar para el mínimo error. Si así ocurriese, la nave podría pasar muy lejos del objeto de estudio o directamente, muy cerca y estrellarse. Es necesario que su trayectoria sea cuidadosamente calculada y efectivizada tal cual el plan de vuelo. A la distancia a la que se encuentra MU69, estas circunstancias son las más complejas que se hayan tenido en cuenta.

Algunos de los peligros que puede conllevar este pasaje son posibles residuos que contenga MU60 a su alrededor y que puedan colisionar con el navío al momento del acercamiento. Por ende, es más que necesario el estudio de este objeto a fin de contar con la mayor certeza posible respecto de sus características.

Obviamente, a tan grandes distancias de la Tierra y muy en particular, que se trata de un pequeñísimo objeto, es altamente complejo su estudio a partir del uso de telescopios. De todas maneras, y por esas “casualidades cósmicas”, MU69 estuvo y estará pasando por delante de tres estrellas diferentes. Esto es lo que se denomina un tránsito, es decir, en la dirección de nuestra visual, un objeto pasa por delante de otro. Por ejemplo, los eclipses lunares o solares no son más que tránsitos, y desde ya, de los más hermosos que pueden observarse, en particular los totales de Sol. El primer tránsito, el primer pasaje de MU69 por delante de una estrella ocurrió el pasado 3 de junio, mientras que los otros dos pasajes ocurrirán el 10 y 17 de julio próximo.

¿Pero qué es lo que nos posibilitan estos tránsitos a fin de comprender la estructura de MU69? Al momento en que el asteroide pase por delante de las estrellas, la luz de éstas se verá afectada (disminuida). Si un observador en la Tierra se encuentra exactamente en la zona en la cual la sombra de MU69 alcance nuestro planeta, podrá entonces medir y analizar la disminución de la luz estelar. De esta manera pueden obtenerse datos vitales como el tamaño del asteroide y/o si posee elementos en su alrededor. La observación descripta será muy compleja ya que al ser un objeto tan pequeño, el tiempo en el cual MU69 pase por delante de la estrella no superará ¡los 2 segundos! Por lo tanto, los observadores tendrán tan sólo ese tiempo para realizar sus observaciones.

La cuestión es que la sombra que proyecte MU69 no caerá en cualquier lugar de nuestro planeta sino en una muy fina franja la cual pasará por Argentina y Sudáfrica. Por ello es que dos importantes equipos conformados por científicos e instrumental técnico se encuentran en ambos países realizando las observaciones pertinentes. En el caso de Argentina, el lugar privilegiado ha sido la provincia de Mendoza y parte de la Patagonia.

Estaremos atentos entonces a las cruciales observaciones que realicen estos colegas a fin de lograr una mayor comprensión de MU69, lo cual posibilitará contar con más información para una visita exitosa por parte de New Horizons a este asteroide. De lograrlo (no dudo que así será) estaremos frente a otro hecho histórico en el continuo devenir de nuestra exploración espacial.

* Director de Gestión Planetario Ciudad de La Plata

Nota proporcionada por :

Deja un comentario