¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Miles de personas recorrieron la feria mercantil en el club Hípico

Si bien miles de personas recorrieron la feria mercantil situada en el club Hípico, ese masivo flujo de gente no se notó aún en la facturación. Los puesteros atribuyeron las bajas ventas a la inflación y también al hecho que Semana Santa cayera a fin de mes, cuando la gente no dispone de mucho dinero en efectivo.
Esos factores determinaron que el público recorriera una y otra vez los 170 puestos, buscando el mejor precio y que el arte del regateo esté a la orden del día. Los vendedores, conscientes de la situación económica que atraviesa el país, simplemente aguardaban y trataban de alcanzar el mayor porcentaje de ventas posible, aunque no sea el esperado.
Este año son 170 los puestos que están distribuidos en el predio y que venden todo tipo de indumentaria, para mujeres, hombres y niños. Además, hay dos parques de diversiones en el sector situado en Darragueira y Cuba y un patio de comidas.

Una atracción
El organizador de la feria, Feliciano Paredes aseguró que “estamos cumpliendo con las expectativas, esperemos que el tiempo nos ayude también y tengamos éxito con esta feria de Semana Santa que es muy tradicional en la ciudad”.
Y manifestó que “hay puesteros que vinieron de distintas partes del país, como Catamarca, Salta, Santiago del Estero, Carmen de Patagones”.
En tanto, consideró que la feria es “una atracción para el público de Tandil y también para los turistas. Ha venido mucha gente en estos días”.
“Hemos tenido la visita sorprendente del señor Intendente, que estuvo por el predio recorriendo todos los pasillos, viendo en qué condiciones se encontraba. Estoy muy contento de haber estado con él y de mostrarle lo que uno hace”, afirmó.
Y recalcó que “está todo bastante ordenado. Hemos logrado hacer este evento con mucho esfuerzo, sacrificio y, además, uno tiene la voluntad y más que nada la pasión de armar esto. Personalmente yo estoy en el predio atendiendo a todas las personas que puedan venir”.
En cuanto a seguridad, explicó que “por el momento ha estado todo muy tranquilo. Tenemos las cámaras de seguridad, la policía custodiando, seguridad privada, personal civil que va recorriendo todo el predio las 24 horas para cuidar a los puesteros y a los clientes que nos vienen a visitar”.

Pocas ventas

Abel, uno de los puesteros que vino de Necochea, afirmó que “las ventas vienen muy tranquilas. Hoy (por ayer) que esperábamos más gente, no hay tanto movimiento”.
Evaluó que “el año pasado había más gente que este año, y también hubo más ventas. Esperemos que mañana (por hoy) reviente de gente para irnos con las expectativas que vinimos: trabajar bien”.
Por su lado, Danilo, de Buenos Aires, aseguró que si bien “hay mucha gente”, las ventas van “más o menos, se está laburando pero no mucho. Va tranqui. Esperemos que mañana (por hoy) venga más gente y empecemos a trabajar mejor. El año pasado vine y no me fue bien, este año me está yendo mejor, pero también cambié de rubro, vendía ropa y ahora zapatillas”.

Buscando
los precios

Por su parte, Vanesa, de Tandil, es la primera vez que participa de la feria y aseguró que “hay mucha gente” pero que “como ha aumentado mucho el precio de la mercadería, el público ve eso y en nuestro caso tuvimos que bajar bastante los precios. Muy poco margen tenemos de ganancia”.
“La gente no compra, le parecen muy caros los valores, pero está todo así. También la fecha tiene que ver, que es fin de mes, buscan mucho con tarjeta que todavía no tenemos el sistema”, indicó.
Además, notó que “la gente mira mucho lo que cuesta, compara calidad, se da dos o tres vueltas. Me han tocado personas que han venido dos o tres veces a preguntar exactamente lo mismo en un lapso de una o dos horas, así que han buscado mucho. Hay mucho regateo porque la plata no alcanza. Hoy en día una campera importada está valiendo casi mil pesos, es plata”.
“El viernes fue cuando hubo mayor movimiento, que al ser feriado se notó mayor flujo de gente”, señaló.
Carolina, puestera de Tandil que también trabaja en Puente Azul, aseguró que “venimos como todos los años a trabajar en esta feria. La verdad es que las ventas bajaron un montón. El movimiento es bastante lento, pero es parte del negocio así que nosotros como trabajadores tenemos que seguir trabajando, no queda otra”.
“No creo que tenga tanto que ver con que es fin de mes, sino que la inflación ya se ve, se ve el cambio de gobierno y lo que dejó el gobierno anterior también, así que lastimosamente la gente compra menos, le da prioridad lógicamente a la comida, que es lo más importante, y sin duda el tema de los huevitos de Pascua que hay que cumplir con los niños, con la tradición y queda un poco pendiente la indumentaria”, manifestó.
Aunque sostuvo que “siempre tenemos la esperanza que va a mejorar y siempre la Argentina salió de todas, así que esperamos que esta vez también salga, es un pueblo muy trabajador”.
Beimar, de Buenos Aires, contó que “está tranquilo, no hay muchas ventas. Todos los años venimos pero ya los últimos años no hubo mucha venta, igual este año vendimos un poco más que el año pasado”.
Fernando, de un puesto de venta de chocolates y huevos de Pascua de Tandil, aseguró que “las ventas vienen bien. Hay buena respuesta de parte de la gente este año, así que estamos muy contentos. Todos los años venimos y también tenemos puesto en la feria de la diagonal (del Parque Independiencia). Hay bastante movimiento”. u

Nota proporcionada por :

Deja un comentario