¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Murió un trabajador rural que fue atrapado por la tolva de una embolsadora

Un terrible accidente laboral se produjo en las primeras horas de la mañana de ayer, en el establecimiento rural El Destino, cuando un joven trabajador murió atrapado en una máquina picadora y embolsadora de granos. La víctima fue identificada como Luis Alejandro Baracco, de 19 años, quien estaba a cargo de operar la herramienta agrícola que se utiliza para el llenado de silobolsas.

El luctuoso hecho se desencadenó cerca de las 7, en el campo ubicado en el Cuartel IX, en el paraje conocido como Colonia Mariano Moreno, sobre el camino que une a María Ignacia con Gardey. En ese lugar, la muerte sorprendió a Luis Baracco, quien cumplía tareas para el arrendatario Marcelo Alonso.

De las primeras actuaciones judiciales surgió que la víctima comandaba la embolsadora y dejó su puesto ubicado sobre una plataforma al detectar un problema en el abastecimiento de granos que se realizaba desde un camión. Minutos después, el chofer observó que el trabajador no estaba en su posición de trabajo, observó rastros sangre en la herramienta, detuvo el motor y avisó al Cuartel de Bomberos Voluntarios de María Ignacia.

Tras el alerta de la sirena, partieron diez bomberos voluntarios en una Unidad de Rescate y en otra camioneta del Cuartel Central de Bomberos, además de una ambulancia del Hospital Enrique Larreta, hacia el establecimiento ubicado a unos quince kilómetros.

Al llegar a El Destino, los bomberos procedieron a romper el silobolsa para liberar el cuerpo de Luis Alejandro Baracco, que había quedado atrapado entre el plástico blanquecino. De inmediato, los paramédicos confirmaron el deceso, y los servidores preservaron la luctuosa escena hasta el arribo de los funcionarios judiciales.

 

Las causas

 

Cerca de las 7.45, el comisario Oscar Leonardo Leonis, a cargo del Comando de Prevención Rural (CPR), tomó conocimiento del trágico suceso y se acercó a El Destino, donde guió las diligencias ordenadas por la Unidad Fiscal de Instrucción 21.

De acuerdo a los datos oficiales, Baracco operaba una embolsadora Roto-Press, modelo 1995, desde una plataforma. La máquina chupaba el maíz de un camión, los granos pasaban por rodillos picadores y terminaban en el silobolsa que se llenaba en forma paulatina.

Si bien las causas del accidente aún son motivo de investigación, la víctima habría abandonado el mando de la embolsadora al detectar que se había trabado el abastecimiento de granos desde el camión. Desafortunadamente, al reactivar el mecanismo con la herramienta en marcha, la tolva habría enganchado la manga de la campera que vestía y, con su gran potencia, lo succionó.

Minutos después del accidente, el chofer del camión no lograba divisar al trabajador rural sobre la plataforma. Al acercarse a la máquina, observó restos de sangre en la zona de la tolva y tuvo la peor sospecha. Entonces, detuvo el motor y pidió auxilio.

 

La investigación

 

Tras constatar el deceso del trabajador rural, los Bomberos de María Ignacia preservaron la escena hasta la llegada de los funcionarios judiciales.

En principio, los peritos en rastros realizaron las tareas de rigor y se dispuso el secuestro preventivo de la maquinaria agrícola, hasta tanto avance la pesquisa.

En el establecimiento El Destino se hizo presente la secretaria de la UFI 21, doctora Rímoli, quien dio directivas para la instrucción de la causa caratulada como “Averiguación de causales de muerte”, aunque se aguarda que con el correr de las horas la hipótesis cambie a “Muerte por accidente”.

Una vez terminadas las diligencias en el terreno, el cuerpo de Luis Alejandro Baracco fue trasladado a la morgue del Hospital, donde le practicaron la operación de autopsia, y luego fue entregado a los familiares para su inhumación.

 

Conmoción en María Ignacia

 

La noticia del fallecimiento de Luis Alejandro Baracco causó gran consternación en María Ignacia, donde el joven pasó parte de su infancia junto a su madre, su padre del corazón y sus hermanos.

Enseguida, sus compañeros de la Escuela Primaria 13 “Domingo Faustino Sarmiento”, donde cursó sus estudios durante varios años, lo recordaron por su apodo “Baracco”.

Sus restos, previo velatorio, recibirán sepultura hoy, en el cementerio parque Pradera de Paz de esta ciudad.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario