¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Necrológicas

LUCILA VAN DEN ABEELE DE AMAND DE MENDIETA
Falleció el 4 de septiembre de 2016.
“Nació en Bélgica hace 95 años en una ciudad llamada a Amberes. Creció feliz junto a sus dos hermanas, padres y abuelos. Estudió enfermería y tuvo sus prácticas en el Hospital de Louvain, durante la segunda guerra mundial. Agobiados por los conflictos bélicos, un grupo de familias belgas, entre las cuales estaban sus dos hermanas, María Luisa y Andrea, emigró a la ciudad de Tandil.
Lucila, de espíritu aventurero, viajó al sur de Chile, a otra colectividad belga donde conoció a Juan.
Se casaron y se instalaron en medio de la montaña cerca de Chile Chico. Después de un par de años se mudaron a la ciudad de Tandil, en el barrio Golf. Juan se dedicó a la actividad agropecuaria y Lucila con mucho esmero, a la crianza de los seis hijos.
Lucila fue solidaria dando inyecciones a los vecinos del barrio; fue Rosada Voluntaria en hospital Ramón Santamarina. Siempre estaba dispuesta a ayudar al prójimo.
Nunú, como la llamaban sus 19 nietos, dedicó a ellos el libro donde relata anécdotas de su vida. Con más de 90 años y una precisión rigurosa, cuenta cómo fue su infancia en Bélgica y su vida junto a Juan.
Gran lectora, muy memoriosa, divertida, coqueta, con una capacidad increíble para adaptase a las diferentes situaciones de la vida.
Mujer excepcional, inteligente, positiva, muy querida. Sabía escuchar y dar consejos discretamente.
Nos transmitió la importancia de la unión de la familia tanto en los buenos como en los malos momentos.
Disfrutaba y honraba la vida.
Muy creyente. Desde un balcón del Paraíso, Lucila nos extiende su mano para acompañarnos por el camino de la vida.
Con mucho amor tus hijos: Jaqueline, Jorge, Miguel, Juan Claudio, Verónica y Lucila”.

RODOLFO HORACIO MERINO (CHELO)
A los 91 años, el pasado 15 de septiembre falleció en nuestra ciudad Rodolfo Horacio Merino. «Chelo», como lo llamaban cariñosamente sus conocidos.
Era oriundo de Fulton, donde se crió junto a sus padres Felisa y Pedro y sus hermanos Carlitos, Coca, Chela y Pirucha.
Allí también conoció a quien sería su compañera de vida durante 69 años, lrma Delia Arias.
Colaboró activamente en la comisión directiva del Club Jorge Newbery de Fulton y en la Comisión del Destacamento Policial.
Chelo fue un reconocido carnicero, cuyo oficio disfrutó y amó durante todos los años en tos que desempeñó esa actividad.
Formó una numerosa familia, compuesta por sus hijos Beatriz, Picho, Mabel, Cacho y Lala, sus hijos del corazón Pacho y Margarita, doce nietos y diez bisnietos.
Le gustaba escuchar música, mirar por televisión las domas y los partidos de Boca y se divertía con las ocurrencias de sus bisnietos.
“Partiste para reencontrarte con tus amigos queridos: Carlitos Aristegui y Horacio Bauer.
¡Damos gracias por haberte tenido con nosotros tantos años!
Vamos a recordarte con tu gorra de vasco y un pañuelo al cuello, sonriendo, contando anécdotas del campo y silbando pasos dobles y tangos”.

Nota proporcionada por :

Esta nota no permite comentarios