¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

No hubo avances en la investigación sobre el violento asalto que sufrió la familia Bertoya

Pasaron 24 horas del violento asalto que sufrió la familia Bertoya en la casa que arrendan, ubicada en avenida Jujuy 2180 y poco es lo que se pudo avanzar en cuanto a la investigación que está llevando adelante la policía.

Por ahora se han hecho algunos trámites como levantamiento de huellas que fueron mandadas a analizar y se está trabajando sobre los aparatos celulares que fueron robados. También al haber un domo en el trayecto que Juan B. Justo se convierte en Jujuy la policía analiza distintos videos, aunque el gran problema es que no hay referencias en qué se movilizaban los delincuentes, además de haber en el determinado lugar un complejo de canchas de fútbol donde el movimiento en esa zona a la hora del atraco es constante.

La casa donde el martes por la noche ocurrió el hecho delictivo tiene calles aledañas que conducen a barrios de la ciudad y obviamente la salida a la ruta donde pueden dirigirse a distintos lugares. La investigación aguarda que las huellas mandadas a analizar aporten algún dato que contribuya a comenzar a esclarecer el hecho y avanzar sobre pistas firmes.

Sin sospechosos

Andrés Irusta es el responsable de la comisaría Segunda que está al frente de la investigación por jurisdicción. En diálogo con este Diario indicó que “no tenemos avances significativos, estuvimos haciendo algunos trabajos en Tandil que pueden llegar a dar resultados positivos”.

Remarcó que “fueron cuestiones más científicas las que se han hecho, por lo que hay que esperar. Por ahora no hay ningún sospechoso”.

Lo contado por el exarquero Daniel Bertoya que los delincuentes no tenían conocimiento de su pasado reciente en el fútbol, hacía pensar que la banda era foránea. Sin embargo la policía tiene otro enfoque al respecto al mencionar que “en principio nos dio la sensación que no era gente de Tandil, pero luego al revisar todo y analizar lo sucedido nos deja dudas de que no sean delincuentes de la ciudad”.

Continuó narrando que “me pareció que fueron muy rudimentarios para llevar a cabo el ilícito. Creo que es gente de Tandil muy violentos y básicos al dar vuelta toda la casa, como si estuvieran solos y la familia estaría por llegar. Fueron muy desprolijos y eso generalmente se ve cuando la casa está vacía”.

Carencia de datos

El caso es todo un jeroglífico para los uniformados porque al acudir al domicilio y comenzar con las tareas de rigor, se encontraron con que no contaban con ningún dato. “Realmente ningún vecino de la zona de La Elena vio algún movimiento sospechoso, vehículo o algo que les llamara la atención. Para colmo se dio en una casa bastante solitaria rodeada de árboles, con calles que conducen a barrios de la ciudad, además del que te saca directamente a la ruta. No tenemos ninguna referencia concreta, esperamos que dentro de las tareas que se han hecho se pueda rescatar algo que permita encaminar la investigación”.

Por último, Irusta manifestó que “mandé un móvil a Mar del Plata para acelerar el tema de las huellas digitales que se levantaron en el lugar y cotejarlas con las que tenemos”.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario