¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Productores entregarán leche en reclamo por la actualidad del sector

La Sociedad Rural de Tandil, en la avenida Santamarina al 400, fue este martes sede de un encuentro que reunió a una importante cantidad de productores lecheros de la Cuenca Mar y Sierras, a partir de una convocatoria realizada por la entidad que representa al sector.

En la oportunidad tamberos de Tandil, Mar del Plata, Azul y Balcarce se dieron cita en las instalaciones de la entidad para analizar la crisis por la que atraviesa la actividad y plantear medidas de acción para revertir el escenario.

Tras un extenso debate, la mayoría decidió realizar una jornada de protesta este lunes 21, que los llevará nuevamente a la Ruta 226. Allí, y en coincidencia con lo que podría transformarse en una medida a nivel nacional, tal como lo vienen acordando las cuencas de todo el país, confluirán los representantes del sector, entre empleados de los establecimientos, proveedores, docentes y alumnos de las escuelas de campo, y las autoridades, que distribuirán unos 5 mil litros de leche -en sachet- y entregarán folletos con las razones de la medida.

En diálogo con El Eco de Tandil el presidente de la Unión de Productores de Leche de la Cuenca Mar y Sierras, Santiago Padilla, destacó la concurrencia y dijo que se debe a la preocupación que reina en el sector en función de los bajos precios y las irregularidades en la cadena productiva. En la cadena de producción “nosotros perdemos en una punta y el consumidor en otra”, explicó, y apuntó que el problema se encuentra “en la industria y en el comercio”, que “pueden tomarnos como variable de ajuste y siempre salvarse”.

 

La jornada de protesta

 

Tras un intenso intercambio de posturas basadas en las experiencias de cada productor, la decisión de la mayoría derivó en la decisión de realizar una jornada de protesta, que consistirá en la entrega de leche.

La actividad tendrá lugar el lunes 21 a partir de las 11 en la Colectora Pugliese, a la altura del puente peatonal sobre calle Lester, y será oportunidad también para hacer visible el reclamo y comunicar a los ciudadanos las razones por las cuales el sector se mantiene en alerta.

El reclamo apunta a recuperar el porcentaje que anteriormente percibían los tamberos. “Queremos participar en un 33 por ciento del valor” en góndola, siendo que en este momento el porcentaje se ubica por debajo del 20, definió Padilla. “La plata está en la cadena de producción, no queremos que el consumidor pague más sino lo que nos corresponde”, aclaró.

En la práctica, la medida de fuerza apunta a que el productor reciba más de cuatro pesos por litro de leche, con un valor óptimo de 5 pesos. Actualmente percibe entre 2,75 y 2,90 pesos por litro de leche vendido a las industrias, siendo que el precio en góndola marcó un incremento “pero a nosotros nos bajó”.

La disminución entre 2014 y 2015 se registró a partir de la caída en el valor internacional de la leche en polvo, lo cual generó un stock muy importante en el país, que pasó al mercado interno. Con esa “excusa”, la industria “nos bajó el precio”, contextualizó, marcando su rechazo frente a esta circunstancia. “Fue una situación completamente injusta”, ratificó.

 

Un complejo escenario

 

El dirigente planteó que la crisis se remonta desde hace años y que a partir de 2015 el precio comenzó a decaer “y nosotros perdiendo participación”. En diciembre, cuando el gobierno de Cambiemos devaluó, los valores de los insumos utilizados por el sector presentaron un notable incremento, mientras los tamberos recibían menos por el litro de leche. “El flujo de dinero que se necesita para producir es muy grande”, enfatizó.

La confluencia de una serie de variables atentan contra la actividad y la continuidad de emprendimientos en la región. Este complejo escenario coincide con la preocupación de los productores, muchos de los cuales evalúan cerrar sus tambos.

Para ejemplificar un caso, comentó que un tambero le confesó que “tiene trabajo para dos o tres meses más y después cierra”, y con ello la pérdida de varias fuentes de trabajo.

“Esto se viene arrastrando desde hace años, ante la falta de una política de Estado hacia la lechería”, indicó.

Para finalizar, Padilla puntualizó que, en lo referido a la Cuenca Mar y Sierras, en Tandil hay en actividad entre 45 y 50 tambos, en Mar del Plata unos cinco, en Balcarce ocho y en Azul unos 20. “Cada vez somos menos”, advirtió.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario