¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Satisfacción en el gremio de Ioma por el avance en la causa por estafa en la que quedaron detenidos tandilenses

El titular del Sindicato Unico de Profesionales, Trabajadores y Técnicos del Ioma, Idelmar Raúl Seillant, fue una de las personas que en 2013 tras la denuncia de Enrique Santos Ferrarese, impulsó la denuncia sobre una firma que presta servicios de internación domiciliaria, que había facturado cerca de 60 mil pesos a la obra social, pero nunca había atendido a su esposa.

Tras hacerse públicas las detenciones, el gremialista contó que “Ferrarese me llamó muy emocionado y me dijo que se acordaba de mí y que pensaba que nadie podía llevar adelante esta investigación. Señaló que con todo lo que el gremio venía haciendo confió, además la Justicia le dijo que creyera en nosotros. Fue una linda charla y me agradeció de corazón a pesar de que su señora haya fallecido. Esto abre la puerta a dos cosas nuevas. La primera que hay un afiliado que pudo llevar la causa a la Justicia y que en un futuro le pagarán los daños y perjuicios que le ocasionaron a la familia. Y por otro lado es bueno empezar a mostrar que en Ioma no es fácil robar como era antes. A partir de ahora los afiliados van a poder tener más transparencia porque pueden contar con nosotros, si es que de la institución no le dan importancia”.

Historia

El referente del Sindicato recordó que “en 2013 tomamos conocimiento de una estafa contra Marta Sánchez, una señora afiliada a Ioma. Con la nota que hizo el marido de esta señora, nosotros decidimos investigarlo. Lo llevamos a Justicia y descubrimos que se trataba de una estafa en donde la obra social estaba pagando por un servicio que nunca le había llegado a la afiliada. Lo más importante eran recursos de Ioma que iban destinados a una alta complejidad, como le llamamos nosotros, que es la internación domiciliaria modulada y sin que el afiliado supiera”.

Explicó que “comprobamos que la obra social seguía la cadena de pagos, se le pagaba a la empresa denominada Clinicasa por una prestación que nunca cumplió. Lo hacía en montos muy onerosos para lo que era en su momento 2013, abonando más de 9 mil pesos que era el módulo. Pero aparte tenía un submódulo que comprendía lo que es colchón antiescaras, cama ortopédica, silla de rueda, nebulizador y muchos insumos que se le adicionaban al módulo y lo encarecían”.

Agregó que “por un lado Ferrarese se da cuenta y lo pone de manifiesto, pero al investigar el proceso había sido mucho más largo de lo que él decía. Nos dábamos cuenta que había una asociación ilícita y estafas reiteradas contra los afiliados. En ese caso denunciamos a él, pero había un grupo más de afiliados que se está investigando”.

Modalidades

Remarcó que “en Tandil surgió esta denuncia que terminó con dos personas detenidas y a disposición de la Justicia, pero hubo muchas más. Nosotros hemos hecho más de veinte causas de delitos complejos, salvo esta, las demás involucran en algunas a cientos de afiliados”.

En cuanto a la modalidad dijo que “son cuatro, en el caso de internación domiciliaria, una es no prestar el servicio y cobrarlo como era en este caso; otra es cobrar un servicio con un sobreprecio totalmente elevado; una tercera era cobrar servicios por vía de amparos o reglamentados por la Justicia, que se vendía a cualquier costo, y la última es lo que está pasando casi en el 90 por ciento de las internaciones domiciliarias, anteriores y actuales. No tienen auditoría de terreno en donde se forman módulos que muchas veces no se cumplen. A veces a los afiliados se les da un dinero determinado para que ellos se contraten las personas que los van a cuidar y ni saben cómo está constituido el módulo. Quizás ese módulo es de 58 o 100 mil pesos y a ellos le están dando 10 mil pesos. Estas son las cuatro modalidades que continuamente se generaron desde Ioma favoreciendo a un circuito totalmente perverso y muy aceitado ya que esto ha dejado millones de pesos”.

Corrupción

Cuando las denuncias de distintos afiliados comenzaron a hacerse públicas no se produjo la reacción necesaria como para darle un corte a lo que estaba aconteciendo. “No solo no lo paró el Gobierno provincial anterior -expresó- sino que fue permisivo a que continuaran todas las empresas”. Detalló que “a nadie se le ocurrió preguntar cómo era la constitución accionaria y de accionistas y si tienen algún vinculo con funcionarios. Pudimos comprobar que la mayoría de las empresas son testaferros del poder político y gremial de turno. Está en el medio el gremio UPCN. En Junín hay una persona que era el jefe de departamento, pero también era el secretario gremial de UPCN en la Provincia para Ioma, y tenía una empresa de internación domiciliaria con la que facturaba millones de pesos por mes. Con la empresa Continuum pasó lo mismo y tiene casi 400 afiliados que denunciaron que no han recibido la prestación. Esta empresa se formó en 2007 y uno de los dueños era un vocal por UPCN de Ioma”.

Aseveró que “muchas de estas empresas están aun en la obra social, por eso decimos que pasamos de ‘cambiemos a trancemos’ y es lo que no nos gusta”.

Seillant manifestó que “al afiliado hay que informarlo más y hacerlo participar para que se sume. Somos el único gremio en la historia de Ioma que hemos defendido que se lo quede las gerenciadoras o que se lo entregue a terceros.

Buscamos que no se trasforme en un Pami, y pese a que nos costó horrores lo estamos llevando adelante”.
Reconoció tener contacto con Elisa Carrió y Margarita Stolbizer a quienes “le hemos aportado datos para que profundicen estos temas”.

Por último sostuvo que “necesitamos la ayuda de los afiliados, que nos apoyen porque muchas veces tenemos en contra a los gremios, que nunca han denunciado la corrupción”.

Pedirán la excarcelación de
las dos personas detenidas

Por las dos personas detenidas que se encuentran en la ciudad de La Plata, sus abogados pedirán que se les otorgue la excarcelación mientras avance la causa y hasta contar con algún tipo de sentencia, de comprobar la Justicia que incurrieron en una presunta estafa contra la obra social Ioma.

Julio Tamburelli y su expareja Silvana Tornati decidieron por el momento no declarar. Si bien se mencionó que Tamburelli se había adjudicado la responsabilidad de la maniobra realizada, esto se lo deslizó un defensor oficial a Tornati pero, vale la aclaración, no lo expresó al momento de ser interrogado.

Lo acontecido en Tandil repercutió fuerte en la ciudad de las diagonales, cuyos medios informaron las detenciones que se habían producido, teniendo en cuenta la denuncia de corrupción que hay en torno a la obra social mencionada.
El Diario Hoy entabló diálogo con el titular de la Unidad Fiscal de Investigaciones de Delitos Complejos (UFIC) de La Plata, Jorge Paolini, quien afirmó que los detenidos son investigados por hechos durante la gestión que encabezó el sciolista Antonio La Scaleia como presidente del Ioma. El caso es uno de los 65 sospechosos de defraudación y justamente uno de ellos es el de la afiliada Marta Sánchez, en el cual Ioma le pagó a la empresa Clinicasa, con sede en Tandil, un monto total de 58.272 pesos, pese que la afiliada jamás recibió el servicio de internación domiciliaria.

Según la denuncia, Sánchez figuraba en la base de datos de la obra social con las siguientes prestaciones: A) Médico, cuatro veces por semana; B) Enfermería; C) Cuidador Domiciliario de 16 horas diarias; D) Kinesioterapia, doce sesiones por mes; E) Fisioterapia; F) Kinesioterapia respiratoria, doce sesiones por mes; G) Cama colchón antiescara con nebulización y aspiraciones.

“A una afiliada le falsificaron la firma como también las prestaciones del servicio de kinesiología y enfermería. Le tomamos la declaración testimonial al kinesiólogo, a la enfermera. Se estudiaron las escrituras, se peritaron las firmas y se determinó que las rúbricas que presentó la acusada no coincidían con las de los empleados, que dijeron que nunca habían atendido a la afiliada. Con esa documentación falsa se presentaban en el Ioma y cobraban”, remarcó Paolini.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario