¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Se fugó el condenado por matar a un espectador con una bengala

El joven condenado a nueve años y medio de prisión por matar a un espectador con una bengala que arrojó en abril de 2011 durante un recital del grupo de rock La Renga, en la ciudad de La Plata, se encuentra prófugo de la Justicia, que no pudo hallarlo en su domicilio para llevarlo a la cárcel.

Se trata de Iván Fontán, de 27 años, a quien este miércoles el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) número 2 de La Plata lo encontró culpable del delito de “homicidio simple con dolo eventual” por la muerte de Miguel Ramírez, de 32.

“Su madre me dijo que había salido a caminar y después no apareció. Estamos preocupados”, señaló este jueves el abogado defensor de Fontán, Gustavo Avellaneda.

El letrado manifestó que su cliente “tendrá que aparecer y presentarse para cumplir la condena”, aunque también se mostró sorprendido por el comportamiento de Fontán, al señalar que “tuvo una conducta impecable en estos cuatro años”.

Al referirse a la sentencia del tribunal el abogado dijo: “Me parece que es una condena mediática para un caso mediático que satisface la labor periodística y no la labor judicial. Una condena de nueve años no se condice con lo que pasó”.

Por su parte, Liliana Sqatrito, madre de la víctima, dijo: “Me pareció todo muy raro desde ayer (por el miércoles) cuando no estuvo en el juicio. Está prófugo y no sabemos dónde está, ni a quién acudir”.

“Que alguien me dé una explicación por qué no le hicieron un seguimiento y por qué no lo custodiaron. Creo que nos tomaron el pelo”, indico.

La mujer apuntó contra la madre de Fontán y el abogado que lo defiende al señalar que “alguien lo está encubriendo”.

“Detrás de la fuga hay algo premeditado: están su mamá y su abogado. No sé el hijo de quién es, porque ningún medio (de prensa) pudo hablar con él”, dijo.

La madre de la víctima contó que el condenado “en ningún momento en cuatro años pidió perdón, ni disculpas, ni intentó un acercamiento”.

“Su mamá habló conmigo y me dijo que su hijo no lo había hecho, que tuviéramos piedad. No nos vamos a quedar quietos”, afirmó.

Además, expresó: “El que mata tiene que pagar. Él sabe que lo hizo, por eso se escapó”.

El hecho se produjo el 30 de abril de 2011, cerca de las 22:00, durante el recital ofrecido por La Renga en el Autódromo Roberto Mouras, de La Plata.

La bengala arrojada por Fontán impactó, de acuerdo a informes forenses, en “la zona cervical y le fracturó el maxilar inferior derecho y la primera costilla, lo que le ocasionó la muerte” a Ramírez, quien murió tras permanecer internado durante una semana en el Hospital de Melchor Romero.

Fontán había sido detenido, pero luego fue liberado por la Cámara Penal, que consideró que las pruebas eran insuficientes para tenerlo arrestado hasta que hubiera un veredicto en el juicio. NA

Nota proporcionada por :

Deja un comentario