¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Sepelios y participaciones

ALICE CORA VAN DER WALT DE ELISSONDO

Q.E.P.D Falleció el 14 de octubre de 2016

María Haydée, Ricardo Guillermo, María Dolores, María del Rosario y María Marta Usandizaga participan su fallecimiento y despiden con mucho cariño a su amiga y vecina de tantos años, haciendo llegar a sus hijos un abrazo fraterno.

ALICE CORA VAN DER WALT DE ELISSONDO

Q.E.P.D Falleció el 14 de octubre de 2016

Héctor Omar Bedascarrasbure, María Bernaola e hijos Abril, María José y Gastón, participan su fallecimiento y ruegan una oración en su memoria.

ALICE CORA VAN DER WALT DE ELISSONDO

Q.E.P.D Falleció el 14 de octubre de 2016 a los 83 años

Consorcio de propietarios Edificio 9 de Julio 646 – Tandil participa con profundo pesar su fallecimiento y ruega una oración en su memoria.

BOSIDAR CALEZICH

Q.E.P.D. Falleció el 13 de octubre de 2016 en Capital Federal

Su esposa Irma Raquel Torres; sus hijos Alejandra P. y Pablo Calezich; su nieto Nicolás Calezich; sus hijos políticos; sus primas (hermanas) Daniela y Rosa Lacovich; sobrinos y demás familiares participan a sus relaciones y amistades su fallecimiento. Sus restos serán sepultados en el cementerio de La Chacarita. Hogar de duelo: Buenos Aires.

LUIS FILIBERTO MAZZOTI

Q.E.P.D. Falleció el 15 de octubre de 2016 a los 77 años

Su esposa Alicia Mabel Ibáñez; su hija Mónica; su hijo político José Cuzzucrea; su nieta Milena Josefina Solano, participan a sus relaciones su fallecimiento y que sus restos fueron trasladados a la ciudad de Dolores donde, previo velatorio, recibieron inhumación ayer sábado en el cementerio municipal de dicha localidad.

Hogar de duelo: Paz 1093, 1er. piso, dpto. “B”, Tandil.

Servicio Cochería Conti – Dolores.

LAURA JOSEFINA CRAVEA

El último lunes nos dejó Laura Josefina Cravea, una persona especial que marcó su huella en los que la conocieron. Su espíritu creativo, emprendedor y alegre seguirá iluminando a todos los que apreciaron y valoraron su modo singular de encarar la vida.

Laura nació el 25 de enero de 1962, en Tandil, en el seno de la familia que fundaron Josefina Skeich y el recordado Juan “Cacho” Cravea, junto a su primogénito Guillermo.

Cursó la escuela primaria y secundaria en el colegio Sagrada Familia. Luego siguió el profesorado de inglés en San José y egresó en una de las primeras cohortes de docentes de la rama.

Se casó con Pablo Quiroga. Tuvo dos hijos maravillosos, Gregorio y Juan, que fueron la luz de sus ojos, su amor más profundo y el orgullo de su existencia.

Tuvo una intensa y prolífica carrera profesional. En 1988, junto a su amiga Dolores Martínez, fundaron el instituto de inglés Green Hills. Allí Laura se convirtió en un pilar para el grupo de profesoras, que la siguieron como una guía o coach, no solo en el campo de la actividad laboral sino también en lo personal. Pero además, con su personalidad innovadora y creativa, siempre estaba buscando desafíos, como incorporar más tecnología en las aulas o mejorar la comunicación institucional.

Siempre a la cabeza de proyectos trascendentes y duraderos, vivió un par de años en El Calafate, donde fue fundadora del primer instituto de inglés que hoy sigue en marcha. Además, fue la primera docente de inglés en el Jardín de la Sonrisa, semilla que dio origen al Colegio de la Sierra, y también en el primario de Nuestra Tierra. Hace una década, inició el proyecto de la extensión de Green Hills en el colegio Sagrada Familia, donde los alumnos de jardín tienen opción de aprender inglés después del horario escolar, y hace 8 años abrió la librería especializada Mr. Book, otro espacio en el que puso toda su pasión.

En paralelo, durante los últimos diez años organizó y acompañó a estudiantes a Estados Unidos e Inglaterra. Fue un bastión en la planificación de este proyecto, ya que buscaba los mejores lugares para que los 270 chicos que viajaron pudieran conocer y aprovechar al máximo sus experiencias formativas en el lenguaje.

Fiel e incondicional en sus relaciones personales, fue una extraordinaria hija, hermana, madre, esposa, tía, cuñada y sobrina, muy unida a sus amigas y a sus primos. Simpática y positiva, conciliadora, creativa e inquieta, emprendedora e innovadora, se transformó en una gran referente para sus colegas más jóvenes y en una incansable trabajadora.

Tuvo amigas entrañables. Para Dolores Martínez, quien además era su socia, fue una hermana del alma que le regaló la vida. Juntas construyeron un vínculo muy íntimo, de esos que la muerte no podría derrotar.

Su risa a flor de piel, su alegría en los asados familiares o con amigos, sus mates alrededor de la pileta de su prima Marta y esa conversación siempre amena, dedicada y atenta, junto a sus tías y sobrinos, quedarán sellados en la memoria de sus seres queridos, quienes ya la extrañan. Que descanse en la paz eterna.

RAUL RENE CABRERA

El 14 de septiembre falleció el vecino Raúl René Cabrera, quien había nacido el 26 de febrero de 1932 en la localidad de Cacharí, partido de Azul.

Se dedicó durante gran parte de su vida al oficio de tipógrafo, realizando su tarea en varios diarios de nuestra ciudad.

Dedicatoria

«Dios quiso que descanses tranquilo junto a él; y solo te dormiste…

Fuiste un hombre trabajador, buena persona y muy amado.

Nos dejaste muy bellos recuerdos de tu vida. Vivirás eternamente en nuestros corazones.

Te extrañaremos.

Tu esposa Elvira; tu hija Graciela y su pareja Juan José; tus hermanos Haydee, Pedro, Luis, Héctor y Miguel (f ); tus nietos Andrea, Micaela, Lorena y Darío; tus bisnietos Lucia, Valentina; Leonel y Victoria; tus nietos políticos Marcelo, Carlos, Matías y Laila; como así también Carola -a quien quisiste como nieta- y a sus hijas Maia y Morena.

Te recordaremos el resto de nuestras vidas. No es un Adiós… sino un hasta siempre abuelo!”.

DELIA NELLI LARROCEA

El pasado 1 de octubre, a los 86 años, se produjo el deceso de Delia Nelli Larrocea.

Había nacido en la ciudad de Rauch, el 6 de abril de 1930, y era hija de Ana Felisa Crocci y Anastasio Larrocea.

Tuvo seis hermanos (cuatro mujeres y dos varones) y cursó sus estudios en el Colegio 13.

En el año 1959 se radicó en Tandil y trabajó como empleada doméstica. También cuidó ancianos y chicos.

Delia fue una persona muy trabajadora y muy querida por sus vecinos y sus muchos sobrinos.

Junto a su por su gusto por el cine se caracterizaba por ser muy católica.

“El 1 de octubre encontró la luz que días atrás comenzó a buscar y se fue en paz, de la mano de María y todos los Santos, al encuentro de Dios”.

SANTOS VICTORIANO MENDOZA

El 5 de octubre dejó de existir el vecino Santos Victoriano Mendoza, un hombre nacido en la provincia de Corrientes el 23 de marzo de 1943.

De niño se radicó en Tandil, donde cuando tenía 18 años conoció a quien sería el amor de su vida: Nélida Margarita Castaño, con quien compartió la crianza de los cinco hijos y la satisfacción de ver crecer a sus nietos y bisnietos.

Santos Victoriano Mendoza fue mecánico, oficio que desempeñó durante más de 40 años como empleado municipal.

Una vez retirado pudo disfrutar de su gran pasión por la pesca, además de salir a recorrer a sus amigos del campo y vivir lindos momentos con sus queridos compañeros de tantos años de trabajo.

Era un vecino querido y respetado de la calle Laprida, en Villa Italia, donde transcurrió gran parte de su vida.

Dedicatoria

“Te despedimos con amor tu esposa Nélida (Beba); tus hijos Fernando, Javier, Albino, María y Carola; tu nuera Sonia; tus nietos y bisnietos.

Un especial abrazo al cielo de tus nietos Luciana, Franco, Fernando, Mariano y Andrea. Te amamos”.

SUSANA BEATRIZ BONAVIDA DE MOLINA (SUSY)

“Susana Beatriz Bonavida de Molina o Susy como todos la conocen, dejó el plano corpóreo para alcanzar un nivel superior de vibración, el pasado jueves 29 de septiembre en la ciudad de Santiago del Estero, donde se encontraba de paso.

Nos deja en este plano infinidad de cosas, todas mancomunadas en su mayor tesoro: la familia.

No podemos decir que la vamos a recordar ni olvidar porque se recuerda o se olvida aquello o aquéllos que ya no están… y la Susy está presente en cada uno de sus hijos, sobrinos y nietos que, junto con su amado esposo recibieron y reciben su amor incondicional. Ese amor que sólo una madre (y quizás no toda) puede dar. Un amor que no conoce de tiempos ni cansancios ni palabras complicadas. Un amor simple y puro, que le daba fuerzas para ser la primera en levantarse y la última en acostarse. Que cebaba mate horas enteras y en silencio mientras sus hijos estudiaban. Que festejaba y era feliz con cada pequeño logro de cualquier miembro de su familia. Un amor que hacía de cada mínima actividad un acto de amor y entrega. Un amor que es capaz de sacrificar todo por sus amados.

Es por eso que la Susy sigue viva en nosotros. Seguimos sintiendo su presencia compañera y guía, que nos hace un guiño en cada arco iris, que nos acompañó en la ruta en estos días de mucho viaje y trajín; un arco iris que nos recuerda que detrás de la lluvia de lágrimas viene el sol del calorcito y el amor de mamá. Que nos recuerda que nos vamos a reencontrar más allá de la tormenta en lo luminoso y colorido del cielo…

Heredamos su fuerza de voluntad, su tesón, su constancia, su amor simple y puro y elegimos honrarla cada día tratando de seguir su ejemplo de trabajo y amor incondicional. Somos familia y la llevamos y llevaremos siempre en nuestro corazón. Eduardo, Gastón, Lorena, Paola, Camila, Elena, Ester, Carolina, Delfina, Felicitas, León, Lorenzo, Massimo, Francisco, Laura, Matías, Pablo, Lucas, Pupi, y todos los que nos acompañaron y la quisieron y seguirán queriendo.

Llegó hace 62 años en el mes de la primavera y nos dejó, momentáneamente, en el mismo mes para llevar primavera a otros lares…

Amada Susy:

Que el camino venga a tu encuentro,

Que el viento sople siempre a tu espalda,

Que el sol te dé siempre en la cara,

Que la lluvia caiga lentamente en tu campo

y hasta, que volvamos a vernos…

Que Dios te tenga en la palma de su mano.

Feliz Día, Mamá!”

JOSE LUIS GIGENA

El 23 de septiembre pasado, a los 80 años de edad, se produjo el deceso de José Luis Gigena, quien había nacido el 20 de marzo de 1936.

Trabajó en Ronicevi, en Metalúrgica Tandil y en pequeñas y medianas industrias de Tandil, siendo su especialidad el manejo de tapas de cilindros que luego se exportaban.

Lo recuerdan con amor su esposa María Angélica Cornejo; sus hijos Claudia, Alejandra Patricia, Jorge, Ignacio, Sandra y Pablo; sus nietos Juan, Patricia, Stefanía, Martina, Lucas, Julia Blanca, Stella, Mesías, Victoria y Maru; sus bisnietos Abril, Segundo y Angelina; sus hijos políticos Mirta, Emilia, Patricia, Piero y Silvio; su hermana Inés Gigena y su cuñada Edith Cornejo.

Dedicatoria

“Papá fue un luchador, emprendedor y trabajador.

Cuando éramos chicos nos sentaba a su alrededor y nos contaba historias de indios, las historias de la vida de los campos y -a veces- nos asustábamos.

Nos enseñaba a ser honrados, a mantener la palabra, a ser buenos con nuestras nuevas familias… Nos daba mucho amor. De pequeños y de grandes nos demostraba su cariño. Nos pedía que estudiáramos y junto a mi madre se sintió orgulloso de todos nosotros. Amaba a sus nietos y bisnietos.

Nos enojábamos mucho cuando nos retaba y hoy lo hacemos con nuestros hijos.

Nos ayudó a todos a emprender nuestra vida y crecimiento.

Papá: te amamos, te extrañamos y coincidimos con esto que te dedico:

‘Como olvidarme de aquel día,

quedaste en silencio, quedaste sin vida.

Un beso te di, no se si lo sentiste.

Una lágrima mía quedó en tu mejilla.

Hablamos un rato,

antes que partieras.

Dijiste te amo, como si no lo supiera.

Lo pienso y te extraño, y me hace mucho daño.

Fui a la iglesia en busca de consuelo.

Dios no estaba justo en ese momento,

sigo pensando que es una locura

llevarte flores a un cementerio.

Y vuelvo corriendo en busca de tu encuentro,

te busco en mis sueños y te veo sonriendo,

Despierto angustiado y todo ha terminado.

Siento el perfume de la tristeza,

que me acompaña hoy con tu ausencia.

No puedo olvidarte, no voy a olvidarte.

Te dije al oído y es una promesa’

Te amamos, Papá. Esposa e hijos”.

FRANCISCO GARCE

El 8 de octubre pasado, a los 81 años de edad, falleció el vecino Francisco Garcé.

Había nacido en Tandil el 3 de diciembre de 1934 y actualmente era jubilado, tras haber trabajado en Obras Sanitarias.

Francisco era viudo de María Etchegaray “Tita”, con quien tuvo a su único hijo, Jorge Antonio Garcé.

También lo recuerdan con amor su hija política Sandra Mariana Guffanti de Garcé; y sus nietos Enzo y Moira Garcé.

IRMA ESTELA ORTIZ DE MONGES

El 5 de octubre falleció Irma Estela Ortiz de Monges. Tenía 53 años, ya que había nacido el 21 de junio de 1963.

Casada con José Monges, era madre de Nicolás y Evelin.

Era una mujer de trabajo, que toda su vida se desempeñó como empleada doméstica.

Irma Estela tuvo cuatro nietos: Agustín, Brenda, Joaquín y Brian y era una gran abuela, que daba todo por sus nietos.

Dedicatoria

“Mami:

¿Quién iba a decir que todo iba a terminar así, de esta manera? Asustada de lo que te pasaba, elegiste remarla y peleaste a la enfermedad, pero no se pudo.

Sufriste demasiado y Dios eligió llevarte para que descanses a su lado.

Fuiste y serás una gran mamá! Siempre estabas presente en todo: cuanto te necesitaba, ahí estabas.

Fuiste y serás mi gran compañera. Sólo tengo que decirte gracias, te vamos a extrañar demasiado.

Ilumínanos en donde quiera que estés. Te vamos a recordar siempre. Te amamos eternamente.

Tus hijos y la familia”.

JOSE LUIS LOPEZ

A los 50 años, el 8 de octubre, se produjo el deceso de José Luis López.

Era hijo de José Manuel López (f) y Angélica Avelina Coronel (f).

Cursó sus estudios en la Escuela 1 y su oficio fue camionero, desde la adolescencia.

Recorrió las rutas del país de Norte a Sur y de Este a Oeste.

Casado con Claudia López, formó una hermosa familia. Fue un gran esposo, padre, abuelo, amigo y tío. Siempre estivo presente para todos y dispuesto a ayudar ante cualquier problema.

Gran camionero, hincha de Independiente y amante de la buena música, vivió la vida y la disfrutó, realizando todo lo que quería y cumplió sus sueños.

Dedicatoria

“Comenzaste uno de tus viajes más largos. Esperamos que en este viaje que emprendiste lleves alegrías y risas a todas partes. Guíanos desde el cielo con tu sonrisa.

Siempre te llevaremos en nuestros corazones. Tu mujer, tus hijos Sofía, Suyai, Jael y Gabriel López; tus hijos del corazón Darío y Marcelo Menchón; tu hija política María Belén Rodríguez; tus nietos Lautaro y Ciro López, y Benjamín Menchón Valdez; tu hermano Horacio Coronel; tus primos Adriana, Fabio y Luis Rossi; tus sobrinos Lara, Francisco y Teo López, Thomas Fernández, Emanuel y Facundo Tellechea; tu padre político Francisco López y tus hermanos políticos Fabio y Elisabet López.

FELISA ELENA FIGUEROA (“TITA”)

Cuando contaba con 88 años, el 4 de octubre pasado dejó de existir una querida vecina de Villa Italia, Felisa Elena Figueroa, más conocida como “Tita”.

Nacida en Quequén, el 30 de mayo de 1928, de chica se trasladó a la zona de Tandil.

Estaba unida a Hermenegildo Castro hace cinco décadas y media, con quien tuvo a sus dos últimos hijos, Alfredo y Norma Castro. La pareja también crió con amor a Mabel, Elena, Nelly, María del Carmen y María de los Angeles Jugón, los cinco hijos que “Tita” tuvo con su primera pareja.

“Tita” y su familia vivieron y trabajaron hasta mediados de la década del ’70 en el establecimiento La Pascuala, por lo que bien conocieron los sacrificios que implica el tambo a mano en doble turno.

Posteriormente la familia se radicó en Villa Italia Norte, desde donde “Tita” partía a diario en bicicleta para trabajar en casas de familia.

Felisa Elena Figueroa fue una mujer muy activa y que permanentemente demostraba su voluntad de superación, al punto tal que con más de 70 años estudió de noche en la Escuela 56 para poder terminar su primaria. Así marcó también otro ejemplo para sus nietos, bisnietos y tataranietos, a los que tanto amó.

De espíritu jovial, realizaba diversas manualidades y cursó bordado chino en la Biblioteca Alberdi, además de estar siempre presente para compartir sus alegrías con su querido esposo y sus familiares.

MARIA ASUNCION RODRIGUEZ Vda. DE CARRIQUE (EMA)

El pasado 26 de septiembre se produjo el deceso de María Asunción Rodríguez Vda. de Carrique, popularmente conocida como Ema.

Había nacido en María Ignacia (estación Vela) y arribó a Tandil muy joven, luego de quedar huérfana de pequeña.

En Tandil conoció a Carmelo Carrique, con quien se casó y con el que tuvo cuatro hijos, de los cuales una falleció a los dos años.

Dedicada a su hogar, enviudó tempranamente. Pese a las duras pruebas a que la expuso la vida jamás decayó y siempre logró salir airosa

De carácter bondadoso y solidario, Ema supo ganarse el aprecio y el cariño de todos los que la conocieron.

De convicciones cristianas y con un fuerte apego a la vida llegó a sus 95 años sin perder el optimismo y la visión positiva de la vida.

Ema, como todos la conocían, fue un modelo de vida a tener en cuenta, por sus virtudes personales permanecerá eternamente en el corazón de su familia y amigos.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario