¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Trabajo decretó la conciliación obligatoria y la UOM suspendió el paro previsto por 36 horas

Tras el anuncio de un paro por 36 horas ante las frustradas negociaciones salariales que lleva adelante la Unión Obrera Metalúrgica a nivel nacional, ayer en la mañana la cartera laboral dictó la conciliación obligatoria. Con esta medida, se suspendió la huelga prevista por el dirigente Antonio Caló. No obstante, hoy los gremialistas se movilizarán en Capital Federal y Gran Buenos Aires en el marco del reclamo.

Si bien la UOM decidió acatar la intervención del Ministerio de Trabajo nacional, el estado de alerta continúa y la situación sigue sin acuerdos. Mientras las empresas del sector insisten en ofrecerles un 24 por ciento, el gremio reclama un aumento de alrededor del 30 por ciento que lleve el salario inicial a 8.500 pesos.

En este contexto, el secretario general en Tandil, Carlos Romano, informó en diálogo con El Eco de Tandil que hacía minutos se había comunicado telefónicamente con las autoridades en Buenos Aires, quienes le confirmaron la disposición de Trabajo. “Ahora seguramente serán convocadas las partes, pero hay movilización”, afirmó, aunque aclaró que sólo será en Capital Federal y Gran Buenos Aires, por ahora.

Estimó que la conciliación obligatoria será por al menos 15 días hábiles y, mientras tanto, “hay que trabajar”, aseguró. Resaltó en este sentido que “es muy importante no cortar el diálogo entre las partes y también haber estado al lado del Gobierno y demostrar que cuidábamos la política y también los puestos de trabajo”.

Lanzó que “cuando nosotros decimos que perdimos poder adquisitivo y ese poder adquisitivo está hecho por economistas del secretariado nacional, por la pérdida que tuvimos en 2014, y por la inflación, nosotros creemos que hoy nos corresponde ese 32 por ciento”.

Atentos a lo que suceda a nivel nacional, Romano contó que está continuamente en contacto con los delegados y la comisión directiva en Tandil. “Sabemos que nos debemos al secretariado, pero dijeron que no movilicemos aún, que solamente se van a movilizar en la Capital Federal y Gran Buenos Aires, y en caso de no prosperar en otras reuniones, sí lo haríamos todos”.

Sobre las expectativas desde el gremio, confesó que se pretende llegar a un arreglo más allá de la economía y que en lo personal no cree que “esto sea un Rodrigazo ni tampoco que se le falte el respeto a nadie, estamos pidiendo algo coherente que se ha perdido, hoy la UOM es uno de los gremios con uno de los salarios más bajos en Rama 17 porque estamos cobrando 6.500, y de bolsillo nos llevamos 5 mil y pico de pesos, y con ese dinero no se logra ni siquiera pagar un alquiler”.

Por lo tanto, insistió en que “se está pidiendo algo coherente y se han respetado las líneas y es importante mantener un diálogo así que nos sometemos al Ministerio de Trabajo”.

 

Apostar al diálogo

 

Por el momento, las cámaras empresarias del sector metalúrgicos aceptan hasta un 24 por ciento, pero la UOM continúa firme en su reclamo del 32 por ciento, aunque para Romano “hay varias alternativas” que podrían plantearse para arribar al fin a un acuerdo para los trabajadores.

Confió así en la importancia de “no perder el diálogo” y afirmó que falta muy poco para llegar al acuerdo, en el marco de un pedido que –reiteró- “es coherente”.

 

Tranquilidad

en Tandil

 

Por otro lado, consultado sobre la situación local de los metalúrgicos, Romano dijo que “está bastante tranquilo, trabajo hay en algunas empresas, no está faltando, lo que falta es inversión pero estamos en un año político, bastante complicado, donde el empresario tampoco va a arriesgar mucho, pero estamos tranquilos y bien”.

Desde la UOM, reiteró que no es agradable para nadie hacer un paro, resaltó que el gremio “nunca ha hecho un paro incoherente”, y lanzó que “inclusive los conflictos y manifestaciones que hemos tenido acá se han dado porque algunos empresarios se han portado mal y porque hay alguien que los ayudó también”.

En este sentido, recordó el último conflicto que hubo en el Parque Industrial local a raíz del reclamo de un grupo de trabajadores de la empresa Aleaciones Simón SRL. “Vino un empresario, compró una empresa por 2 o 3 millones de dólares, alguien le dio la luz, alguien lo habilitó, nadie va ni verifica nada y tenía a diez compañeros trabajando con hornos prendidos”, expuso.

Por lo tanto, el dirigente gremial argumentó que “cada vez que hicimos conflicto, lo hicimos coherentemente. Nunca jamás hicimos un paro porque se nos antojó”

Nota proporcionada por :

Deja un comentario