¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Tras la salida de tres psiquiatras, Salud Mental cubrió las vacantes al sumar otros profesionales

La renuncia presentada por tres psiquiatras a fines del año pasado, obligó a los responsables de la Dirección de Salud Mental a iniciar un proceso de búsqueda para completar los lugares vacantes en la planta. En ese marco, hacia fines de enero se logró incorporar dos profesionales, lo que permitió resolver la urgencia, no interrumpir el servicio y ampliar el plazo en la búsqueda de un trabajador full time.

En ese marco, el área recibió cerca de 30 especialistas de distintos puntos del país interesados en cubrir la vacante. Tras una evaluación finalmente quedó seleccionada una psiquiatra con un cargo de tiempo completo que fue incorporada en los últimos días.

En junio, en tanto, las autoridades del área prevén el ingreso a la dependencia municipal de una cuarta psiquiatra, que se radicaría en la ciudad en las próximas semanas y comenzaría a cumplir funciones en junio.

Así lo informó el director de Salud Mental, Luciano Grasso. En diálogo con El Eco de Tandil destacó que se cubrieron los cargos disponibles y se logró sumar una profesional más.

 

Completar las vacantes

 

“Salieron tres psiquiatras y con la que se suma en junio habría cuatro psiquiatras para adultos”, mientras que se incorporará un segundo profesional infanto juvenil “porque hay mucha demanda en la parte de niños y adolescentes”, confirmó.

Con el escenario planteado el director evaluó que “completaríamos la planta con cuatro psiquiatras de adultos, uno de ellos full time, y dos de infanto juvenil”, lo cual les permite proyectar nuevas acciones en el área.

“Siempre ha habido menor carga horaria de psiquiatría que otras profesiones y esto hacía que algunos profesionales no contaran con el tiempo necesario para participar de ciertos dispositivos”, reconoció el funcionario. Con este nuevo grupo, ampliado, comenzarán a trabajar en otras iniciativas y proyectos, como el de la inserción laboral de pacientes y la articulación con Atención Primaria de la Salud.

No obstante confirmó que “seguiremos con el trabajo interdisciplinario que venimos haciendo”, tanto en el Centro de Día, en la atención ambulatoria y en internación, destacando el rol “fundamental” de la psiquiatría.

 

Las diferencias

 

Sobre el conflicto que se desencadenó hacia mediados de diciembre del año pasado a partir de una solicitada firmada por el titular de la entidad, Jorge Garaguso, Grasso optó por evitar la polémica y ratificó las expresiones vertidas cuando se produjo la discusión al señalar que “en ningún momento se dejó de lado el rol de la profesión”.

Por el contrario, destacó la importancia de esa rama de la medicina en los equipos de Salud Mental y certificó la línea de trabajo con los nuevos profesionales.

A la hora de evaluar la situación, que derivó en la salida de tres psiquiatras, Grasso lo atribuyó a “situaciones que en la vida institucional, en especial en el ámbito público, suelen suceder si uno tiene una mirada más amplia”.

“Son recambios que quizás no sucedieron de la mejor manera posible para ninguno de los actores involucrados”, reconoció.

Para finalizar puso el foco en el crecimiento de la Dirección de Salud Mental y en la importancia “en la búsqueda de equilibrio y el respeto entre todas las profesiones”.

“En este nuevo paradigma, la salud mental se piensa como algo complejo, por lo tanto requiere la intervención de muchas profesiones y el respeto al paciente, al familiar y al trabajo con otras instituciones”, cerró.

 

El planteo

 

Hacia fines del año pasado, la Asociación de Psiquiatras del Centro publicó una solicitada por medio de la cual advirtió sobre la renuncia de tres trabajadoras a la Dirección de Salud Mental, que dejaría al área sin esa disciplina médica en febrero.

Bajo el título “no hay salud mental sin psiquiatría”, planteó que “ya sea por la organización del servicio o por la actitud de la actual conducción, los profesionales no se sintieron respetados y presionados, no pudiendo realizar el libre ejercicio de la práctica pertinente donde defendían el lugar del psiquiatra dentro de la interdisciplina con ética y responsabilidad”.

La Asociación de Psiquiatras hizo especial hincapié en la nueva Ley de Salud Mental, que crea un equipo interdisciplinario que “elimina peligrosamente los especificidades de cada profesión, con sus respectivos derechos y obligaciones, transformándose en un organismo potencialmente negligente y peligroso para el paciente y terceros”.

“Los psiquiatras tomamos la interdisciplina como una perspectiva superadora, donde cada quien debería desde su identificación con el rol profesional, prestarse al encuentro con los otros sin perder su propia identidad e iniciar su camino de verdadero diálogo e intercambio para el bien del paciente y su comunidad”, finalizó.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario