¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Tras las denuncias, rotaron a la coordinadora del centro de salud San Juan-Arco Iris

Tal como se acordó, 15 días después las autoridades sanitarias volvieron a reunirse con el equipo de trabajo del centro de salud San Juan Arco Iris para evaluar la situación tras las denuncias presentadas contra la coordinadora de la zona norte de Atención Primaria, Ercilia Leiva. Así, y luego de constatar que la tensión entre los profesionales se mantenía, decidieron implementar una rotación en el centro donde surgió el conflicto, que dejará de pertenecer al área de la funcionaria señalada.

El segundo encuentro se celebró ayer por la mañana en las instalaciones de la sala barrial. Al igual que en la anterior oportunidad, estuvo el jefe de Gabinete, Marcos Nicolini, el subsecretario de Salud, Néstor Müller, el secretario general del Sindicato de Trabajadores Municipales, Roberto Martínez Lastra, y la secretaria gremial, Cecilia Soto, a quienes se sumó el nuevo director de Atención Primaria, Nicolás Heer, y su par de Recursos Humanos, Julieta Vicente.

De la reunión también participó el grupo de trabajo del centro de salud, acompañado por la delegada sindical, Mónica Sánchez.

Tras un intercambio entre las partes, las autoridades finalmente comunicaron la determinación en torno a la funcionaria con cargo político designada por el ex director del área, José Ignacio Gilabert, que seguirá con la coordinación de la zona norte sin San Juan y sumará María Auxiliadora. En tanto, Ana Arzel supervisará el centro de salud barrial.

En su argumentación, el Ejecutivo circunscribió el conflicto con las trabajadoras de ese establecimiento en particular y citó las notas de respaldo que recibió desde otros espacios. En tanto, el Sindicato de Trabajadores Municipales cuestionó la determinación y reclamó una solución “de fondo” puesto que con esta rotación sólo se “trasladó el problema”.

 

Apoyo pese

a las críticas

 

En diálogo con El Eco de Tandil, Müller ratificó que “decidimos, junto al secretario de Salud, Vito Mezzina, rotar a la coordinadora y pasar el centro de San Juan-Arco Iris a la otra funcionaria, Ana Arzel”.

Calificó la postura de “fundamental” para distender el conflicto y que “no queden resquemores” entre el equipo de trabajo, y justificó que “tenemos notas de otros centros de salud apoyando el desempeño de la coordinadora”.

En ese sentido expresó que “sin dudas ha tenido dificultad con la gente que trabaja en el barrio San Juan y puntualmente decidimos rotarla transitoriamente”.

Pese al cambio propuesto, Müller aseguró que harán un seguimiento de la situación. “Hay que dar vuelta la página y comenzar de nuevo la función, siempre teniendo como prioridad la buena atención de los vecinos”, valoró.

Para finalizar reconoció que Leiva fue “una de las fundadoras” de la institución barrial, donde se ejerció como enfermera hasta que fue nombrada por el ex director Gilabert como coordinadora de la zona norte.

 

“Trasladar el problema”

 

Por otro lado, la secretaria gremial del Sindicato de Trabajadores Municipales, Cecilia Soto, puso reparos frente a la decisión del Ejecutivo y advirtió que “lo que hicieron fue trasladar el problema a otro centro de salud”.

En ese sentido consideró que “creemos que vamos a seguir teniendo problemas” y aseguró que “tenemos una denuncia en Rodríguez Selvetti y en Las Tunitas por la misma coordinadora”.

En su evaluación, sostuvo que las autoridades comunales “dejan que los límites se pasen”, y sobre este caso particular contextualizó que esta diferencia en el equipo de trabajo “la veníamos hablando con Gilabert” cuando aún era director de Atención Primaria “y, como siempre, hicieron oídos sordos”.

Luego trasladaron el planteo al subsecretario Néstor Müller a poco de su asunción y ayer comunicaron la decisión tomada “en este centro de salud y no en general. No hay una determinación que le sirva a todos los establecimientos”.

Al consultarla sobre una eventual solución indicó que los trabajadores “están pidiendo que la saquen del cargo”, aunque aclaró que “no estamos diciendo que se quede sin trabajo”, sino que “la jefatura que le dieron se abra a concurso o se elija otra persona”.

“La coordinación fue política. La impusieron en ese cargo”, enfatizó Soto sobre la modalidad, y sugirió que “siga como enfermera o con otro cargo dentro, pero evidentemente el manejo de personas no es lo suyo”.

Por último aseguró que seguirán “de cerca” el tema, atentos a los eventuales escenarios que podrían darse en otros centros de salud.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario