¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Un hombre se encadenó frente al Municipio para reclamar respuestas por ruidos molestos

Un hombre que habita una vivienda en el barrio Las Tunitas se encadenó ayer frente al Municipio molesto y cansado del comportamiento de un vecino a quien acusó de escuchar música durante todo el día.

Con una cadena, candado y un colchón, Feliciano Palavecino se apostó en horas de la mañana frente a las puertas de acceso a la sede de Gobierno como método de protesta para que su reclamo por ruidos molestos sea atendido.

“Vivo al lado de un negocio en Las Tunitas que vende bebidas, a las 18 comienza; y tiene un equipo grande y pone música muy fuerte. Cuando van a comprar todos hablan a los gritos para que atienda, les vende, y otra vez sube. Y así está toda la semana”, dijo para referirse a la situación.

Mientras se mantenía en el lugar, el director de Protección Ciudadana, Martín Romano, y el coordinador de Políticas de Prevención Social Comunitaria, Rubén Diéguez, se acercaron a dialogar con Palavecino.

Luego del intercambio, se definió que el planteo sea abordado por la Dirección de Inspección General y también con la Oficina de Mediación en busca de un eventual acuerdo.

“A vivir a
un country”

En diálogo con El Eco Multimedios el frentista aseguró que antes de comenzar con estas acciones mantuvo en varias oportunidades conversaciones con su vecino para que modificara su comportamiento “pero me manda a vivir a un country”.

También admitió que se presentó en reiteradas ocasiones en la comisaría Primera en busca de una solución “y me mandaron para la Municipalidad; vengo y nadie me da respuestas”.

“Voy a la comisaría, vengo acá y nadie me da una solución”, expresó a la vez que justificó que “no es que sea mal vecino ni nada. Solo le pido que baje la música, que me tengo que levantar a las 6 de la mañana para ir a trabajar”.

“Estoy cansado, no sé qué hacer, busco por todos lados”, reclamó.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario