¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Un peritaje lapidario y el “Lado B” del acusado del femicidio

El juez Gustavo Agustín Echevarría, junto a sus pares Guillermo Arecha y Pablo Galli, dio por reanudada la audiencia oral y pública en la que se juzga la responsabilidad penal de Martín Zárate, acusado de asesinar a su expareja Fanny Pollak en un contexto de violencia de género, en lo que resultó uno de los casos de femicidio más resonantes de la historia contemporánea vernácula, a partir de las dramáticas circunstancias que rodearon a la tragedia.

Como dato saliente de la nueva jornada, se escuchó a través de una videoconferencia el comparendo de un perito oportunamente consultado de la Asesoría Pericial de la Corte, cuyo aporte científico no hizo más que profundizar en la de por sí complicada situación procesal del acusado.

Es que ya la versión de Zárate respecto a las circunstancias de cómo ocurrió el incidente que terminó con un disparo en la espalda de Pollak se había visto contrarrestada por los testigos directos del homicidio. Tanto su propia hija, sobrina y los cuñados coincidieron en que apoyó la boca del cañón de la escopeta en la espalda de Fanny y disparó, en contraposición al disparo accidental que propuso el imputado, aludiendo a un forcejeo previo con su cuñado.

Lejos de esta versión, entonces, también expondría el perito Roberto Cejas, jefe del laboratorio balístico de la Asesoría Pericial, que en la instrucción ya había volcado su opinión respecto a cómo se produjo el disparo y, sobre todo, a qué distancia.

En su declaración Zárate habló de aquel forcejeo y que el disparo se produjo accidentalmente a un metro o algo más de distancia de la humanidad de la víctima. El especialista, empero, ratificó desde la comunicación a distancia por la pantalla del televisor dispuesto para la ocasión que el disparo se hizo desde los tres a diez centímetros de tolerancia.

“Es imposible”, enfatizó el perito a repreguntas del fiscal Gustavo Morey sobre la hipótesis que había declarado Zárate, para lo cual vertió una serie de argumentos técnicos que hacían a los restos de pólvora, la desfloración del poder de fuego detectado en las prendas de la mujer muerta dejaba en claro la corta distancia de la que oportunamente plasmó en su informe.

Sin mucho más por indagar al especialista, las partes desistieron de un grupo de testigos que oportunamente habían sido pautados para la instancia, por lo que solo quedó escuchar el comparendo de tres de los once hermanos de Zárate, para dar por cerrado el debate y pasar a un cuarto intermedio para el lunes por la tarde, tiempo en que el fiscal Gustavo Morey y el defensor oficial Diego Araujo serán protagonistas excluyentes a partir de sus respectivos alegatos.

El otro costado del acusado

Convocadas por la defensa, entonces, tres hermanas del acusado prestaron declaración frente al Tribunal, a quien intentaron plasmar el buen concepto para quien vino como imputado, a sabiendas que el Código obliga a que por su parentesco no puedan responder sobre cuestiones que pudieran ir en contra de su propio hermano.

Los dichos de Luciana, Alejandra y Susana Zárate harían quebrar emocionalmente a quien estaba sentado en el banquillo de los acusados. Ese hombre de rosto de facciones rústicas y de imponente contextura física, bajaría su dura mirada hacia el piso y no podría dejar de hacer brotar sus lágrimas. Esas mujeres a las que había criado por el rol de hermano mayor hablarían del otro costado hasta aquí escuchado de Zárate. Sobre el buen hermano, el gran padre y, hasta ese “maldito” 8 de abril, feliz acompañante de Fanny, a quien ubicaron en un rol de complicidad y relación amorosa que la llevó, incluso, a cubrirlo cuando la policía lo buscaba por el pedido de captura que pesaba sobre él por una causa de abigeato. Carne robada que juntos vendían por el barrio.

Sería una de las hermanas, quien tiene en guarda a una de las menores de la pareja, que en medio del dolor por lo que le tocaba en suerte se preguntaba a viva voz en el recinto qué se había hecho para evitar este final. Si la familia Pollak sabía sobre esta violenta relación, por qué no hizo nada antes. “¿Por qué no hizo nada el Estado?”, soltó también con tono de indignación, percibiendo que la suerte de su hermano estaba echada, con una eventual condena severa, muy severa.

Ya nada más quedaba por ventilarse. Los familiares del acusado tuvieron posibilidad de su descargo frente a los jueces. Algo así como el “Lado B” de una historia violenta, sangrienta, con un desenlace fatal. u

El caso

Como oportunamente se informó sobre el femicidio, Zárate quedó apresado por el homicidio de su expareja Mirta Fanny Pollak, en un contexto de violencia de género, ocurrido entre los últimos minutos del 8 de abril y los primeros minutos del 9 de abril de 2015, cuando Zárate persiguió a Pollak (con la que mantuvo una relación de concubinato por espacio de quince años, aproximadamente, unión de la cual nacieron cuatro hijos) hasta el domicilio de calle Paseo de los Niños 2072, donde Zárate al alcanzar a su expareja y valiéndose de una posición de dominio, la atacó aplicándole golpes de puño y puntapiés en distintas partes del cuerpo, mientras anunciaba que la mataría, los que cesaron con motivo de la intervención de Mario Miguel Pollak, quien en defensa de su hermana logró apartar al agresor.

Mientras ello acontecía, Fanny logró recomponerse y empujando la motocicleta en la que se desplazaba, donde a su vez estaban sentados tres hijos de la pareja, alcanzó al umbral de la puerta lateral hacia el interior de la cocina, ocasión en la que Zárate, quien previamente se aproximó al auto marca Peugeot 306, y de donde extrajo la carabina calibre 22 con mira telescópica, con la que, a la carrera pedestre se aproximó a la puerta y le apoyó la boca del cañón del arma de fuego en la espalda efectuando un disparo, provocando con éste el deceso casi inmediato de Pollak.

La calificación legal que se otorgó al hecho es la de “Femicidio agravado por el vínculo y por el empleo de un arma de fuego, y portación ilegal de arma de fuego de uso civil”, en concurso ideal.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario