¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Un vecino del barrio Entresierras denunció un robo en la obra de su vivienda

En el último tiempo las redes sociales se transformaron en un medio de denuncia y esta vez no fue la excepción. Es que un vecino del barrio Entresierras, ubicado al lado de Villa Cordobita, denunció públicamente el robo de cinco aberturas y del cableado eléctrico de su casa que está en construcción. Ya hubo otras oportunidades en que los vecinos notaron faltantes de materiales pero, ya cansados de esta situación y ante el costo extra que les generó, decidieron hacer visible el reclamo.

El Eco de Tandil dialogó con el damnificado del robo Hernán Pepe Petersen quien relató que gracias a la ayuda de sus padres accedió a su terreno y luego salió sorteado con el Procrear por lo que en octubre del 2014 comenzó, junto con su mujer, con la construcción de la casa la cual venía en tiempo y forma hasta el pasado fin de semana.

Petersen relató que hace un tiempo que se encontraba esperando las aberturas ya que por ese motivo tenía frenada la obra; pero hace dos sábados atrás les habían instalado los marcos y el martes a última hora terminaron de colocar los vidrios. Luego hubo tres días de lluvia constantes y los albañiles no fueron a la obra por lo que el damnificado fue algunas veces pero no notó nada extraño hasta el 1 de mayo, cuando se acercó al mediodía y se encontró con el robo.

“Cuando vas llegando a la casa, desde el camino se la puede ver de lejos y ya vi algo raro porque en las ventanas había algo blanco cuando las aberturas eran oscuras así que me preocupé. Ya para la mitad del camino me di cuenta que me habían robado las aberturas y cuando llegué noté que se habían llevado cinco ventanas y lo blanco que se veía era la espuma de sellar que colocan entre la abertura y la mocheta para que quede hermética”, recordó.

El propietario detalló que los ladrones abrieron las ventanas desde adentro por lo que quedaron expuestos los tornillos que estaban amurados a la ventana, lo desatornillaron y amuraron la ventana con un destornillador especial para sacar todo lo que tiene alrededor la abertura; luego palanquearon la abertura del fino, rompieron la mocheta y con eso lo sacaron.

A pesar de que parecía que eso fue lo único que se llevaron, el último fin de semana fue el electricista a la obra y confirmó que además se habían robado todo el cableado de la instalación eléctrica de la casa. En esa instancia ya estaban los cables pasados por los caños y los sacaron totalmente, por lo que intuyen que venderán los cables enteros o los pelarán para vender el metal.

 

“No es la primera vez”

 

“No es la primera vez que nos roban, lo que pasa que antes se llevaron algunos materiales que uno ya se está acostumbrando porque es moneda corriente que en las obras se los roben. También se llevaron una mezcladora de los albañiles que trabajan en mi terreno pero hay otras casas cerca de la mía ya que el barrio está creciendo un montón y supe que a algunos les faltaron materiales pero no más que eso”, especificó.

 

Gastos extra

 

Frente a esta situación, el fin de semana realizaron la denuncia policial correspondiente y los efectivos le mencionaron sobre un seguro Procrear, por lo cual las ilusiones de que podrían tener menos gasto estuvo latente pero luego averiguó en el Banco Hipotecario y les informaron que era solo por incendio y que los robos que suceden en las obras se tiene que hacer cargo el propietario.

“La verdad que no estoy para nada de acuerdo ya que me llegaron muchos casos de personas que atravesaron la misma situación. Además lo que más bronca me dio es que le están robando a familias que pidieron dinero prestado y que se endeudan de acá a 20 años. Por supuesto que no digo que esté bien que le robe a otro ni a nadie, pero ni siquiera tienen el más mínimo código”, confesó.

 

Sin servicios

 

Otra problemática con la que cuentan es que el único servicio accesible con el que cuentan en los terrenos es la luz porque no llega el agua y el gas. El agua no llega hasta ese terreno por lo que tuvo que construir pozo y no logró encontrar agua ya que no recupera lo suficiente como para abastecer la casa.

Por otro lado compraron el terreno sin saber que había sido declarado autosustentable, lo que significa que no les van a llevar los servicios o que por lo menos no es la prioridad. Según  explicó, esto viene desde el momento en el que el dueño de las tierras intentó subdividir los lotes y como en la Municipalidad estaban poniendo restricciones para construir en las sierras, lo llevó a Provincia y lo anotó como barrio autosustentable. “Nosotros eso no lo sabíamos pero luego nos enteramos que no va a llegar el agua ni el gas”, añadió.

La realidad es que Villa Cordobita tiene hecha una obra “media improvisada” que saca agua de la parte inferior de la calle Paraguay y la sube al tanque grande para que abastezca a todo el barrio. Los vecinos del barrio Entresierras no podrían hacer eso porque esa obra fue calculada para quienes están en el otro barrio así que no pueden conectar a otro barrio entero a la misma red. “Primero no queremos perjudicar a los vecinos que sí tienen agua además que no creo que el tanque tenga la capacidad de abastecernos a todos”, concluyó.

Finalmente y ante las distintas problemáticas, decidieron conformar una asociación de vecinos para intentar buscar soluciones a las dificultades.

Nota proporcionada por :

Deja un comentario